VER INFORMACIóN FIRMA DESCARGAR XML IMPRIMIR


Resolución Exenta N ° 202208101350
Concepción, 26 de Agosto de 2022

REPÚBLICA DE CHILE
SERVICIO DE EVALUACIÓN AMBIENTAL
REGIÓN DEL BIOBÍO

Pone término a procedimiento de evaluación de impacto ambiental del proyecto "Central Hidroeléctrica San Carlos"



VISTOS:

1º.    El Estudio de Impacto Ambiental (en adelante, el EIA) del Proyecto “Central Hidroeléctrica San Carlos”, (en adelante, el Proyecto), ingresado al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (en adelante, el SEIA) por el señor Jaime Pino Cox en representación de Inversiones San Carlos SpA (en adelante, el Titular), con fecha 23 de junio de 2022 admitida a trámite con fecha 30 de junio de 2022, mediante Resolución Exenta N° 202208001110 de la Directora Regional como Secretaria de la Comisión de Evaluación de la Región del Biobío.

2º.    Los pronunciamientos y observaciones de los órganos de la Administración del Estado con competencia ambiental (en adelante, OAECAs) que, sobre la base de sus facultades legales y atribuciones, participaron en la evaluación del EIA, los cuales se contienen en los siguientes documentos:

·         Oficio Ord. N° 63-EA/2022 de fecha 11 de agosto de 2022, de la Corporación Nacional Forestal, de la Región del Biobío, publicado en el expediente electrónico con igual fecha.

·         Oficio Qrd. N°3199 de fecha 16 de agosto de 2022, del Consejo de Monumentos Nacionales, publicado en el expediente electrónico el 18 de agosto de 2022.

3º.    Los demás antecedentes que constan en el expediente de evaluación de impacto ambiental del EIA del Proyecto.

4º.    El Oficio Ord. N° 150.575/2015, de fecha 24 de marzo de 2015, de la Dirección Ejecutiva del Servicio de Evaluación Ambiental, que “Actualiza instrucciones sobre criterios para realizar la evaluación ambiental en etapas tempranas y, si correspondiere, poner término anticipado al procedimiento administrativo de evaluación de impacto ambiental”.

5º.    Lo dispuesto en la Ley Nº 19.300, Sobre Bases Generales del Medio Ambiente; el D.S. Nº 40, de 2012, del Ministerio del Medio Ambiente, Reglamento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (Reglamento del SEIA); la Ley N° 19.880, que Establece Bases de los Procedimientos Administrativos que Rigen los Actos de los Órganos de la Administración del Estado; la Ley N° 18.575, Ley Orgánica Constitucional de Bases Generales de la Administración del Estado; la Resolución Nº 7, de 2019, de la Contraloría General de la República, que fija normas sobre exención del trámite de toma de razón; la Resolución TRA 119046/161/2022, de fecha 03 de marzo de 2022, del Servicio de Evaluación Ambiental, que renueva nombramiento de la Directora Regional del Servicio de Evaluación Ambiental de la región del Biobío.

CONSIDERANDO:

1º.    Que, con fecha 23 de junio de 2022, el Señor Jaime Pino Cox en representación de Inversiones San Carlos SpA ingresó el Estudio de Impacto Ambiental del Proyecto “Central Hidroeléctrica San Carlos”, ante la Dirección Regional del Servicio de Evaluación Ambiental, de la Región del Biobío.

2º.    Que, con fecha 30 de junio de 2022, mediante Resolución Exenta N° 202208001110 de la Directora Regional como secretaria de la Comisión de Evaluación de la Región del Biobío, se admitió a trámite el EIA del Proyecto.

3º.    Que, de acuerdo a lo establecido en los literales a), b) y c) del artículo 10° de la Ley N°19.300, modificada por la Ley N°20.417, sobre Ley de Bases del Medio Ambiente, las tipologías de ingreso del Proyecto al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental son: a) Acueductos, embalses o tranques y sifones que deban someterse a la autorización establecida en el artículo 294 del Código de Aguas; b) Líneas de transmisión eléctrica de alto voltaje y sus subestaciones; y c)Centrales generadoras de energía mayores a 3 MW”.

4º.    Que, conforme señala el Titular, el Proyecto en síntesis consiste en una central hidroeléctrica de pasada constituida por tres estructuras principales que manejan el cauce del río Biobío por medio de un pretil de cierre y una barrera fija en la ribera derecha y un pretil de cierre por la ribera izquierda; para el control de las crecidas del río se incluye una barrera móvil, una casa de máquinas al costado izquierdo la cual alberga las unidades de generación y dos pretiles (oriente y poniente). Estas estructuras, dan origen a una zona de inundación donde se genera un espejo de agua de una superficie de 640,25 ha, el cual tiene por objetivo, elevar el nivel de las aguas para obtener la altura necesaria para hacer girar las turbinas hidráulicas acopladas a los correspondientes generadores eléctricos. En la casa de máquinas se alojarán tres (3) turbogeneradores, de los cuales dos (2) son llamadas unidades principales compuestas por turbinas de tipo Kaplan y una unidad secundaria, llamada turbina ecológica, la cual también es del tipo Kaplan y usará el caudal ecológico. En total, tienen una capacidad instalada de generación de 154,4 MW. La unidad secundaria, descarga las aguas en forma lateral, al pie de la barrera móvil, mientras que las unidades principales descargarán en el canal de restitución, que se desarrollará en forma paralela al cauce natural, en una zona de la ribera sur hasta llegar al mismo cauce antes del puente antiguo existente. La energía generada por esta central hidroeléctrica será evacuada a través de una subestación eléctrica al costado de la Casa de Máquinas y se incorporará al Sistema Eléctrico Nacional (SEN) por medio de una línea de Alta Tensión (LAT) de 0,65 km que empalmará a la Línea San Carlos –S/E Mulchén.  

5º.    Que, conforme señala el Titular, en concordancia con lo dispuesto en el artículo 11 de la Ley N° 19.300, y de acuerdo al análisis realizado de los artículos 5° al 10° del Reglamento del SEIA, el Proyecto ingresa al SEIA mediante un EIA, por cuanto genera o presenta: “Efectos adversos significativos sobre la cantidad y calidad de recursos naturales renovables, incluidos el suelo, agua y aire”; “Reasentamiento de comunidades humanas, o alteración significativa de los sistemas de vida y costumbres de grupos humanos” y “Alteración de monumentos, sitios con valor antropológico, arqueológico, histórico y, en general, los pertenecientes al patrimonio cultural”  en consideración a los literales b), c) y f) del art. 11 de la citada Ley.

6º.    Que, la Ley N° 19.300 requiere que el Proyecto que se somete al SEIA cuente con los contenidos mínimos para realizar una evaluación preventiva de los impactos ambientales, los cuales para el caso de un EIA se encuentran establecidas en el artículo 12 de dicha ley, a saber:

a)      Una descripción del proyecto o actividad;

b)      La descripción de la línea de base, que deberá considerar todos los proyectos que cuenten con resolución de calificación ambiental, aun cuando no se encuentren operando;

c)       Una descripción pormenorizada de aquellos efectos, características o circunstancias del artículo 11 que dan origen a la necesidad de efectuar un Estudio de Impacto Ambiental;

d)      Una predicción y evaluación del impacto ambiental del proyecto o actividad, incluidas las eventuales situaciones de riesgo. Cuando el proyecto deba presentar un Estudio de Impacto Ambiental por generar alguno de los efectos, características o circunstancias señaladas en la letra a) del artículo 11, y no existiera Norma Primaria de Calidad o de Emisión en Chile o en los Estados de referencia que señale el Reglamento, el proponente deberá considerar un capítulo específico relativo a los potenciales riesgo que el proyecto podría generar en la salud de las personas;

e)       Las medidas que se adoptarán para eliminar o minimizar los efectos adversos del proyecto o actividad y las acciones de reparación que se realizarán, cuando ello sea procedente;

f)       Un plan de seguimiento de las variables ambientales relevantes que dan origen al Estudio de Impacto Ambiental, y

g)      Un plan de cumplimiento de la legislación ambiental aplicable.

 

Además, las materias anteriormente señaladas se encuentran precisadas, para el caso de un EIA, en el artículo 18 del Reglamento del SEIA.

7º.    Que, de esta manera, la presentación realizada por el Titular en el procedimiento administrativo de evaluación de impacto ambiental debe cumplir con los requisitos mínimos que le permitan a la Autoridad y demás OAECAs, realizar una completa y correcta evaluación de los impactos ambientales, de manera tal que baste por sí misma para comprender el proyecto como una unidad, así como para asegurar que cada uno de los efectos, características o circunstancias del artículo 11 de la Ley N° 19.300 se encuentren debidamente identificados y que se han descrito las correspondientes medidas de mitigación, reparación y compensación para hacerse cargo de ellos, así como la efectividad del plan de seguimiento.

8º.    Que, en concordancia con lo anterior, el artículo 15 bis de la Ley N° 19.300 establece que: “si el Estudio de Impacto Ambiental carece de información relevante o esencial para su evaluación que no pudiese ser subsanada mediante aclaraciones, rectificaciones o ampliaciones, el Director Regional o el Director Ejecutivo, así lo declarará mediante resolución fundada, ordenando devolver los antecedentes al titular y poniendo término al procedimiento”.

9º.    Que, complementando lo anterior, el inciso final del artículo 36 del Reglamento del SEIA dispone que: “(…) se entenderá que el Estudio carece de información relevante para su evaluación cuando no se describen todas las partes, obras o acciones del proyecto o actividad sometido al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, o sus distintas etapas; y se entenderá que carece de información esencial para su evaluación, cuando, sobre la base de los antecedentes presentados, no es posible evaluar la presencia o generación de efectos, características o circunstancias del artículo 11 de la ley, ni determinar si las medidas de mitigación, reparación o compensación propuestas son adecuadas, así como tampoco la efectividad del plan de seguimiento”.

10º. Que, por su parte, el Oficio Ord. N° 150.575, de fecha 24 de marzo de 2015, de la Dirección Ejecutiva del Servicio de Evaluación Ambiental, citado en el Visto N° 4 de la presente Resolución, que “Actualiza instrucciones sobre criterios para realizar la evaluación ambiental en etapas tempranas y, si correspondiere, poner término anticipado al procedimiento administrativo de evaluación de impacto ambiental”, indica como causal de término anticipado de la evaluación de un EIA la falta de información relevante o esencial no subsanable mediante aclaraciones, rectificaciones o ampliaciones.

En este mismo sentido, dicho oficio señala, respecto de un EIA, que la información relevante corresponde a aquella información indispensable para la comprensión del proyecto o actividad como unidad, sin que falten partes o elementos, así como también de la forma en que éste/a se desarrollará, en las distintas etapas sometidas a evaluación, atendido el o los literales del artículo 10 de la Ley N° 19.300 que resulten aplicables al proyecto o actividad que se somete a evaluación, o bien, a las partes, obras o acciones del mismo.

Además, se establece en dicho documento, respecto de un EIA, que la información esencial es la necesaria para asegurar que cada uno de los efectos, características o circunstancias (ECC) se encuentren debidamente identificados, y que se han descrito las correspondientes medidas de mitigación, reparación y/o compensación asociadas a cada uno de dichos ECC, de manera de poder determinar si las medidas son adecuadas para hacerse cargo de ellos, así como del respectivo seguimiento ambiental de las variables relevantes que dieron origen a presentar el EIA, para poder determinar su eficacia.

Asimismo, el referido instructivo señala que “(…) la imposibilidad de subsanar la falta de información mediante aclaraciones, rectificaciones o ampliaciones es una consecuencia que se deriva necesariamente de la trascendencia de la información omitida. En efecto, en todos los casos señalados, la importancia de la información omitida es tal, que no permite iniciar la evaluación ambiental del Proyecto de manera adecuada y, por otro lado, puede implicar una falta de garantía para la realización de un proceso de participación ciudadana informada y oportuna. Por lo mismo, no es subsanable”

11°. Que, el titular ingresó su proyecto bajo la modalidad de un Estudio de Impacto Ambiental por la concurrencia de los efectos características y circunstancias de la letra b) del artículo 11 Ley, éste se refieren a lo señalado en el literal a) del Artículo 6 del Reglamento del Sistema de Evaluación de impacto Ambiental (RSEIA), es decir por la “La pérdida de suelo o de su capacidad para sustentar biodiversidad por degradación, erosión, impermeabilización, compactación o presencia de contaminantes” por los impactos identificados “Pérdida del recurso natural suelo” y “Pérdida de su capacidad de sustentar biodiversidad. Asimismo, identificó los impactos significativos conforme a lo establecido en el literal b) del artículo 6 del RSEIA, que se refiere a la “La superficie con plantas, algas, hongos, animales silvestres y biota intervenida, explotada, alterada o manejada y el impacto generado en dicha superficie. Para la evaluación del impacto se deberá considerar la diversidad biológica, así como la presencia y abundancia de especies silvestres en estado de conservación o la existencia de un plan de recuperación, conservación y gestión de dichas especies, de conformidad a lo señalado en el artículo 37 de la Ley”, a través de los impactos “Modificación de hábitat de especies de fauna terrestre”, “Afectación a individuos de fauna nativa de baja movilidad”, “Alteración y/o modificación del hábitat fluvial con perjuicios sobre la flora y fauna acuática nativa con estado de conservación presentes en el río Biobío”, “Fragmentación y homogenización del ecosistema fluvial en el río Biobío” y “Transformación del régimen natural del río”.

En la información presentada en el EIA, referida a flora y vegetación, señala que de acuerdo al levantamiento efectuado por la empresa en terreno muestra que la mayor parte del área de influencia (AI), corresponde a zonas de cultivos agrícolas, plantaciones forestales y bosques naturales de especies exóticas; mientras que, por otro lado, son escasos los sitios en los que se registran elementos de la vegetación nativa, (Capítulo 2.11. Línea de base Flora Vascular y Vegetación del EIA)

Dentro de las formaciones vegetacionales con presencia de especies nativas, el titular reconoce la existencia de bosque nativo en el AI, tipo forestal esclerófilo, subtipo Rodales mixtos que abarca una superficie de 36,02 ha (3,45%), y atendida la presencia de la especie Citronella mucronata (Naranjillo) se configura el registro de dos áreas de bosque de preservación, con una superficie de 6,5 ha, las cuales se encontrarán colindantes a pretiles de protección, obra propuesta por el titular para evitar la intervención por las obras del proyecto, principalmente por el llenado del espejo de agua. La identificación y georreferenciación de las especies en categoría de conservación se encuentran contenidas en la Tabla 12 del capítulo 2.11 del EIA

Respecto de lo establecido en el literal b) del artículo 6 del Reglamento del SEIA, señalar que, conforme lo indicado por el titular textualmente en el Capítulo 5: Análisis del artículo 11, se indica, respeto de la pérdida de comunidades vegetales nativas: “…La fase de construcción considera e involucra la corta y descepado de vegetación y movimientos de tierra para la habilitación de obras temporales y permanentes. Lo anterior, implica pérdida de comunidades vegetales nativas, que en su condición basal sostienen un hábitat con presencia de especies nativas, endémicas; y es una zona que es ocupada como hábitat para la fauna de esa zona.

De esta manera se espera la afectación de 36,02 ha de vegetación nativa representada por siete formaciones boscosas en las que se encuentran especies como Cryptocarya alba, Lithrea caustica, Quillaja saponaria, Maytenus boaria y Peumus boldus Aristotelia chilensis, Sophora macrocarpa, Proustia cuneifolia, Schinus polygamus y Chusquea quila.

De acuerdo con lo descrito anteriormente y presentado en detalle en el Capítulo 4 del EIA, el impacto FV-01: Pérdida de la de comunidades vegetales nativas, se califica como Medio Negativo – No Significativo para la Fase de Construcción.

La fase de operación no tiene mayores impactos sobre la Pérdida de la de comunidades vegetales nativas, debido a que, en la fase anterior ya se desarrolló la corta y despeje de la vegetación y el emplazamiento de obras, por lo tanto, en esta fase no habrá una mayor pérdida del recurso, por lo que no existirán impactos sobre esta componente…..

Que respecto de la afectación a formaciones vegetacionales asociadas a bosque nativo de preservación, señalar que el titular identifica el impacto FV-03 “Potencial pérdida de comunidades vegetales presentes en el Bosque de Preservación, colindante a pretiles de protección del Proyecto”, donde señala “… La fase de construcción considera la construcción de dos pretiles, los cuales están colindante a las dos formaciones de Bosque de Preservación, por lo cual esta zona podría potencialmente ser afectada por pérdida de vegetación principalmente por el uso de maquinaria y la presencia de mano de obra en el sector. Lo anterior, implica una potencial pérdida de comunidades vegetales de la formación Bosque de Preservación, que en su condición basal sostienen un hábitat con presencia de especies nativas, endémicas y especie con categoría de conservación de amenaza.

De acuerdo con lo descrito anteriormente, el impacto FV-03: Potencial pérdida de comunidades vegetales presentes en el Bosque de Preservación, colindante a pretiles de protección del Proyecto – Fase de Construcción, se califica como Bajo Negativo – No Significativo para la Fase de Construcción.

La fase de operación no tiene mayores impactos sobre la Potencial pérdida de comunidades vegetales presentes en el Bosque de Preservación, colindante a pretiles de protección del Proyecto, debido a que no se ejecutarán obras o acciones en el área colindante al bosque de preservación, por lo tanto, en esta fase no habrá una potencial pérdida del recurso, por lo que no existirán impactos sobre esta componente….”

Al respecto señalar que en la ponderación de los criterios señalados por el titular para la valorización del impacto FV-03: Potencial pérdida de comunidades vegetales presentes en el Bosque de Preservación, colindante a pretiles de protección del Proyecto, se destaca la Probabilidad de ocurrencia: 0,2 (poco probable); Extensión: 1 (Puntual); y Duración: 1 (Momentáneo), cuyo ponderador cuantitativo final definió como un impacto negativo bajo, no significativo.

12°. Que, asimismo, el titular justificó la modalidad de un Estudio de Impacto Ambiental por la concurrencia de los efectos características y circunstancias de la letra f) del artículo 11 Ley 19.300.

A su respecto, referido al patrimonio arqueológico, se identificaron 3 impactos asociados a la ejecución del proyecto, a saber: “AR-01: Afectación de recursos de valor patrimonial hallazgos HA-01, HA-02, S-01, S-02, S-03, S-05, S-06 y S-07”; “AR-02: Potencial afectación de recursos de valor patrimonial sitio S-04” y “AR-03: Potencial Afectación a hallazgos arqueológicos no previstos”. En cada uno de los ponderadores analizados por el titular y atendido los criterios de valoración en términos de valoración y magnitud del impacto, el titular concluyo impactos con nivel de significancia Medio-Alto. Los tres impactos antes indicados tuvieron una ponderación de impactos significativos, para la fase de construcción, sobre la base de las áreas prospectadas y en los sitios y hallazgos identificados y descritos en la sección 4.4.12 del Capítulo 4 del EIA.

Asimismo, respecto a la posible afectación a monumentos o sitios perteneciente al patrimonio cultural, señala que “…es posible señalar que el Proyecto “Central Hidroeléctrica San Carlos” no generará o presentará alteración a monumentos, sitios con valor antropológico, arqueológico, histórico y, en general, los pertenecientes al patrimonio cultural considerando que:

a) No requiere remover, destruir, excavar, trasladar, deteriorar, intervenir o modificar en forma permanente algún Monumento Nacional de aquellos definidos por la Ley N° 17.288

b) No afecta lugares o sitios en que se lleven a cabo manifestaciones habituales propias de la cultura o folclore de alguna comunidad o grupo humano.

Sin embargo, el presente proyecto requiere ingresar al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental a través de un Estudio de Impacto Ambiental conforme lo establecido en:

Literal b) “La magnitud en que se modifiquen o deterioren en forma permanente construcciones, lugares o sitios que, por sus características constructivas, por su antigüedad, por su valor científico, por su contexto histórico o por si singularidad, pertenecen al patrimonio cultural, incluido el patrimonio cultural indígena” del Artículo 10 del Reglamento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental”.

Respecto a la fase de operación y cierre, el titular señala que “…… no se contempla la realización de obras que impliquen intervenciones a la superficie de áreas no intervenidas previamente durante la fase de construcción, y que impliquen la concurrencia de recursos de valor patrimonial presentes en terreno, es que se considera que en dichas fases no se presentará impactos sobre el patrimonio cultural arqueológico”.

13°. Que, no obstante que el titular ingresó su proyecto reconociendo la concurrencia de los efectos características y circunstancias de los literales b) y f) del artículo 11 de la Ley N° 19.300, tal como se ha señalado en los párrafos precedentes, de todas maneras el EIA del Proyecto carece de información esencial para descartar la generación de todos los efectos, características o circunstancias contemplado en el literal b) y f) del artículo 11 de la Ley N° 19.300 y la falta de la misma, además, no es susceptible de ser subsanada. Lo anterior, fundado en los siguientes argumentos:

13.1. El titular no presenta todos los antecedentes necesarios para evaluar si el proyecto genera o presenta efectos adversos significativos sobre la cantidad y calidad de los recursos naturales renovables, incluidos el suelo, agua y aire, de acuerdo a lo dispuesto en la letra b) del artículo 11 de la Ley N° 19.300 y en el artículo 6° del Reglamento del SEIA respecto del efecto adverso significativo sobre los recursos naturales renovables; y por consiguiente, no permite evaluar si las medidas de mitigación, reparación o compensación son las adecuadas, así como la efectividad de su plan de seguimiento.

Al respecto, señalar que dentro de la información contenida en el EIA, el titular no presenta la información considerada de carácter esencial referida a la afectación a flora y vegetación terrestre, en particular a las formaciones vegetacionales de especies nativas (especialmente en categoría de conservación) y que podría configurar la condición de bosque nativo de preservación., impidiendo en consecuencia, identificar y evaluar potenciales impactos significativos en el componente asociado a la vegetación terrestre.

En tal sentido, el titular, en el Anexo 9-13, señala: “(…) en las zonas contiguas a los BNP identificados, con el objetivo de brindar protección al BNP, se construirán pretiles de cierre, uno para el BNP Oriente y otro para el BNP Poniente que corresponden a estructuras de relleno compactado, fundadas en terreno natural con su cara de aguas arriba impermeabilizada, que contemplan además la construcción de una pared moldeada de cemento bentonita hasta alcanzar la cota del limo cementado ubicado bajo las gravas de fundación del pretil. Sobre el pretil se considera la colocación de un muro parapeto de hormigón armado para asegurar la revancha hidráulica de la poza”. Para el caso el pretil oriente, el titular declara que requerirá cortar bosque natural de especies exóticas. No obstante, y de acuerdo a lo que se puede verificar en la fotografía área, el área de intervención que señala el titular, corresponde a parte del continuo vegetacional del bosque nativo de preservación. De la revisión de la Línea de Base, es posible verificar que el titular no levantó información del área en cuestión que permitiera asegurar que la formación es distinta al bosque nativo donde se identificaron los Naranjillos, ni tampoco descarta la presencia de ejemplares de Naranjillo.

Asimismo, señalar que, respecto de la metodología implementada por el titular, principalmente COT, y muestreo con parcelas forestales, el titular clasifica la vegetación para todo el AI, que, en caso del área del espejo de agua donde no existen puntos de muestreo, no cuenta con información de terreno que permita corroborar la formación que indica. Lo anterior, tiene relevancia, toda vez que indica que las formaciones boscosas corresponden a “Bosque Natural de especies exóticas”, no obstante, pudiese corresponder a “Bosque nativo con presencia accidental de especies exóticas”, lo cual requiere de información cuantitativa, considerando que, de acuerdo al Art. 1 del D.S. 93/2009, Reglamento general de la Ley 21.283, define, en el literal k): “Presencia accidental de especies exóticas en un bosque nativo: Situación en la cual, los individuos de especies exóticas generados naturalmente no superan el 50 % del área basal total o el 50% de la cobertura de copa total del bosque.”.

Con lo indicado en el párrafo anterior, resulta una evidente falta de información de la línea base de la vegetación que resulta esencial para la identificación y valoración de los impactos sobre el componente flora y vegetación terrestre presente en ese bosque nativo de preservación, sobre especies en categoría de conservación vulnerable que constituyen “recursos escasos” y, en consecuencia, no es posible evaluar la suficiencia de las medidas de mitigación, compensación y/o reparación presentadas, así como establecer que el plan de seguimiento ambiental comprende todos los impactos significativos que corresponde abarcar. Asimismo, resulta importante relevar la condición ambiental del área potencial intervenida, que se refiere a un área que, si bien el titular destaca como una zona altamente intervenida, indicar que dicha formación representa una condición donde la presencia de bosque nativo se encuentra representada por una especie en categoría de conservación vulnerable que otorga al área un valor de bosque de preservación y que configura una condición de hábitat de un alto valor ambiental susceptible de ser afectado y que la falta de dicha información, omite o desconoce la susceptibilidad de afectación a especies consideradas como recursos escaso.

En consecuencia, dicha información, en los estudios de Línea de Base asociada al componente vegetacional en la Descripción de las áreas de influencia por componente, resulta de carácter esencial para la evaluación ambiental del proyecto, toda vez un bosque nativo con presencia de especie en categoría de Conservación su afectación se encuentra regulada por el artículo 19 de la Ley N°20.283 sobre Recuperación del Bosque Nativo y Fomento Forestal, constituyendo un potencial impacto significativo sobre especies de flora protegida, tipificado igualmente como recurso escaso según lo indicado en el Artículo 6, inciso 2° del D.S. N°40/2012, definido en la “Guía sobre efectos adversos sobre recursos naturales renovables”.

Lo anterior, es claramente refrendado por la Corporación Nacional Forestal de la región del Biobío quién en su pronunciamiento, a través de su oficio Ord. N° 63-EA/2022 de fecha 11 de agosto de 2022, señala sobre la materia lo siguiente: “…..El proyecto, producto del emplazamiento de los pretriles como se muestra en las figuras N2 y 3, producirán efectos adversos significativos sobre la cantidad y calidad de los recursos naturales renovables y alteración de hábitat de la ECC Citronella mucronata”; “En La Figura N°2, se observa con línea puenteada, en color rojo, que esta franja de bosque es BNP, y que no está incorporado y que forma parte del continuo natural del BNP definido. Esta franja de BNP es eliminada, por lo tanto, se altera y elimina hábitat de BNP de C. mucronata. En la figura N° 3, se puede observar que el emplazamiento de pretil, provocará alteración de hábitat del BNP de C. mucronata”; “El titular no entrega antecedentes fundados que permitan concluir que se descarta potenciales efectos adversos significativos sobre bosque nativo de preservación (BNP) de Citronella mucronata (Naranjillo) y a la vez no existiría alteración de hábitat, no considerando el efecto de los pretriles sobre el BNP de C. mucronata”; “Que no habiendo sido demostrado de forma satisfactoria que el proyecto no descarta potenciales efectos adversos significativos sobre el BNP de C. muconata, el principio precautorio, plenamente aplicable en nuestro ordenamiento jurídico según al Excma. Corte Suprema (v.gr. Sentencias en causas Rol N° 2643-2012; Rol N° 2138-2012; Rol Nº15.499-2018, entre otras), impone el deber a CONAF, como órgano del Estado, de evitar posibles daños o impactos al medio ambiente ante escenarios de incerteza como el sujeto a la evaluación que por este acto se resuelve, por lo que se debe recurrir a todos los medios que la Constitución y las Leyes permitan a fin de tomar una decisión fundada en pos de la protección del patrimonio ambiental del país, de acuerdo al deber de tutelar la preservación de la naturaleza consagrado el en artículo19 N° 8 de la Constitución Política de la República”

En conclusión, de conformidad a las normas y criterios citados en los considerandos 7 a 10, la opinión técnica del órgano de la Administración del Estado competente en la materia y examinados los antecedentes presentes en el EIA, el proyecto carece de información de Línea de Base de la zona de estudio respecto del componente Flora y Vegetación. La omisión de información respecto de la condición basal del área de influencia y en particular de las zonas efectivas de intervención por las obras y acciones del proyecto asociadas a la presencia de especies clasificadas en estado de conservación vulnerable en un ambiente de bosque nativo de preservación, no permite evaluar los efectos, características o circunstancias que se generarán sobre las especies de flora en categoría de conservación por las acciones del proyecto, así como tampoco es posible evaluar la magnitud y duración del impacto del proyecto sobre dicho componente, en relación con la condición de línea de base, así como tampoco permite evaluar o valorar  adecuadamente las medidas de mitigación, reparación y/o de compensación adecuadas según corresponda, así como los respectivos planes de seguimiento, lo que constituye información esencial para la evaluación ambiental del proyecto.

13.2. El titular no presenta los antecedentes necesarios para evaluar si el proyecto genera o presenta efectos adversos significativos sobre la Alteración de monumentos, sitios con valor antropológico, arqueológico, histórico y, en general, los pertenecientes al patrimonio cultural, de acuerdo a lo dispuesto en la letra f) del artículo 11 de la Ley N° 19.300 y en el artículo 10° del Reglamento del SEIA respecto del efecto adverso significativo sobre la alteración del patrimonio cultural; y por consiguiente, no permite evaluar si las medidas de mitigación, reparación o compensación son las adecuadas, así como la efectividad de su plan de seguimiento.

Que, no obstante que el titular ingresa su proyecto bajo la modalidad de un Estudio de Impacto Ambiental por la concurrencia de los efectos características y circunstancias de la letra f) del artículo 11 Ley, éstos se refieren sólo a una fracción de la superficie total afectada y, por lo tanto, no es representativa de los potenciales impactos sobre el componente arqueológico y paleontológico, atendida la alta susceptibilidad arqueológica del área, que le otorga alto valor patrimonial que presenta la zona de emplazamiento del proyecto, incluyendo la zona de inundación.

A mayor detalle, fue posible observar que la evaluación arqueológica del área de influencia del proyecto, definida en una superficie de 684,7 ha, fue prospectada solo en una superficie total de 282 ha (con cobertura del 71%), dentro de la cual el titular y documenta la existencia de 9 sitios/hallazgos careciendo de información esencial relacionada con la extensiones de los sitios identificados (7 de los cuales serán impactados totalmente) y con  las características depositacionales a nivel subsuperficial, por lo cual no es posible reconocer la magnitud del/los impactos y, en consecuencia, la significancia de éstos impactos sobre el patrimonio arqueológico. En consideración a lo anterior, y considerando la alta susceptibilidad arqueológica del AI, no se puede descartar la existencia de impactos sobre otros monumentos arqueológicos, que pudiesen no haber sido identificados en el marco de la inspección visual.

Asimismo, se destaca que, respecto del sitio S-04 (fuerte Juan Bautista),  el titular indica que este no será afectado por las obras, no obstante en la ficha de registro del sitio (apéndice C), se informa de la existencia de improntas del foso del fuerte, cuyo emplazamiento no es entregado en el informe, junto con señalar la existencia de piedras canteadas en la orilla del río, por tanto, el polígono del sitio arqueológico sería mayor al informado por el titular, no pudiendo descartarse el impacto producto de las obras asociadas al pretil izquierdo, camino temporal y espejo de agua. Por otro lado, el titular no presentó una evaluación de los sitios cercanos al AI, documentados en literatura a fin de descartar su afectación (sitio Los Zancudos, LT Kv 220 Charrua- Nueva Temuco, Ha-01 LAT San Carlos- Mulchén, Sitio Las Garzas, Catastro MOP).

El Titular no evalúa, ni descarta la generación de alguno de los efectos, características y circunstancias del artículo 11, letra f) de la Ley N° 19.300, respecto al Patrimonio Cultural Subacuático (D.S. 311- 1999, Ministerio de Educación) el cual, dada las características del proyecto, que considera la intervención del río Biobío y su cercanía al MH Fuerte San Carlos de Purén (D.S. N°630-1975 y N° 964-2004, Ministerio de Educación) y el  Sitio arqueológico S-02, probablemente correspondiente al Fuerte Español San Juan, ambos parte del sistema defensivo Español del Biobío, dan cuenta de una alta susceptibilidad de la existencia de Patrimonio Cultural Subacuático en el área.

Asimismo, dada la baja cobertura de la superficie prospectada, no permite evaluar ni identificar potenciales registros o hallazgos que quedarían en la zona de inundación durante la fase de operación del proyecto, y que se presentan en la extensión de superficie que no fue prospectada dentro del área de influencia asociada al patrimonio arqueológico.

En conclusión, el proyecto carece de información de Línea de Base de la zona de estudio respecto del componente Patrimonio cultural consistente en la falta de dicha información respecto del patrimonio arqueológico y paleontológico del área de influencia y, en particular, de las zonas de intervención por las obras y/o embalse del río, asociadas a la ausencia de la información relacionada con la extensión de los sitios detectados y a reducida de la cobertura de las áreas prospectadas en una zona de alta sensibilidad arqueológica, no permite evaluar los efectos características o circunstancias sobre el patrimonio cultural por las acciones del proyecto, así como tampoco es posible evaluar la magnitud y duración del impacto del proyecto sobre dicho componente, en relación con la condición de línea de base y de las medidas de mitigación, reparación y/o de compensación adecuadas según corresponda, así como los respectivos planes de seguimiento, lo que constituye información esencial para la evaluación ambiental del proyecto.

Lo anterior, es corroborado en el pronunciamiento del Consejo de Monumentos Nacionales quién en su pronunciamiento, a través de su oficio Ord. N° 3199 de fecha 16 de agosto de 2022, señala sobre la materia lo siguiente: “…..Revisado el Estudio de Impacto Ambiental, el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) estima que el documento no presenta los antecedentes necesarios que certifiquen que el proyecto no tiene algunos de los efectos, características o circunstancias descritos en la letra f) del artículo 11 de la Ley 19.300. El titular debe reevaluar la magnitud, relevancia y significancia de los impactos que el proyecto ocasionará sobre el Patrimonio Arqueológico, histórico y paleontológico del área de San Carlos.

   Componente arqueológico: A partir de la revisión del EIA, y en especial de la Línea de Base de Patrimonio Cultural Arqueológico y sus anexos, el CMN señala que el EIA carece de antecedentes esenciales que permitan una adecuada evaluación del componente arqueológico.

I.- En la página Nº 239 del Capítulo 4 (Evaluación de impacto), y la página Nº 215 del Capítulo 5 (Análisis del Artículo Nº 11 de la Ley), se señala que HA-01 y HA-02 no forman parte de contextos arqueológicos. Se aclara que mientras no se realice la caracterización subsuperficial en el lugar de estos hallazgos, no es posible descartar que estos formen parte de sitios arqueológicos, más aún dada la cercanía entre HA-01 y S-03 (112 m, en contextos de disturbación por prácticas agrícolas).

    Asimismo, y en relación q todos los hallazgos arqueológicos identificados dentro del área del proyecto, ya que el EIA informa que existen condiciones de visibilidad que dificultan establecer los límites de los sitios, además de la disturbación de los mismos por actividades agrícolas, el CMN considera indispensable haber efectuado la caracterización subsuperficial de HA-01, HA-02, S-01, S-02, S-03, S-05, S-06 y S-07. La realización de esta actividad es mencionada muy someramente por el titular en el Anexo 9-2 Antecedentes del PAS 132, sin embargo, no es mencionada en otras secciones del EIA. Las indicaciones para la adecuada ejecución de las caracterizaciones fueron entregadas en el capítulo Línea de Base.

II.- Los sitios arqueológicos registrados por otras entidades y que se encuentran más cercanos al Proyecto corresponden al sitio Los Zalncudos-1 (sitio habitacional prehispánico), a 100 m al S del polígono 9; el hallazgo HA01, a 135 m al suroeste del polígono 6; y el sitio Las Garzas (sitio habitacional y funerario prehispánico), a 900 m al este del polígono 12. El titular debe evaluar si las obras del proyecto son susceptibles de afectar esos monumentos arqueológicos; además, aclarar si estas distancias reportadas se establecieron en función de los límites externos de los polígonos de delimitación de los sitios o desde su punto central, y si dichos polígonos estuvieron adecuadamente definidos.

III-. Pese a que el EIA del proyecto en evaluación reconoce el valor patrimonial de los hallazgos realizados dentro de su área de influencia, y a que describe al sector como poseedor de un “gran interés científico para la recreación y comprensión de las dinámicas poblaciones y relaciones intergrupales que dieron vida al estado nación de Chile”, sólo se realizó una inspección visual arqueológica sobre una porción muy menor del área del proyecto, como fue detallado previamente en el capítulo Línea de Base (no alcanza el 30% del área total). El CMN estima que los argumentos entregados por el titular para explicar la baja cobertura de esta actividad no son apropiados ni suficientes como para justificarlo, toda vez que un porcentaje significativo del área del proyecto fue excluido a priori en base a criterios muy amplios y que no fueron contrastados posteriormente en terreno. Por todo lo anteriormente expuesto, el CMN estima que el EIA no presenta información suficiente para establecer que el titular ha efectuado una caracterización adecuada del patrimonio arqueológico que se encuentra en superficie en el área del proyecto, y que es indispensable para establecer acciones a seguir durante etapas posteriores del proceso de evaluación ambiental del proyecto.

IV.- Debido a la relevancia patrimonial del sitio S-04 (Fuerte San Juan Bautista), y a que su extensión y relación espacial con las obras del proyecto no han sido adecuadamente establecidas, y en orden a evitar la afectación del sitio por parte de las obras y/o acciones del proyecto, se deberá efectuar una delimitación subsuperficial mediante una red de pozos de sondeo de 1 x 0,5 m, que corrobore la ausencia de depósito arqueológico en el área o buffer de protección del sitio, para posteriormente proceder a su cercado. Las indicaciones para ello fueron entregadas en el capítulo Línea de Base.

V. Por todo lo anterior, el CMN ha acordado señalar que el presente Estudio de Impacto Ambiental carece de información esencial para su evaluación en particular de antecedentes que permitan determinar de manera fundada el grado de alteración del patrimonio cultural arqueológico e histórico en el área de influencia del proyecto, y con ello no es posible evaluar adecuadamente los efectos, características o circunstancias del Artículo 11, letra f) en cuanto a magnitud, relevancia y significancia del impacto que el proyecto ocasionará sobre estos monumentos….. “.

    En conclusión, de conformidad a las normas y criterios citados en los considerandos 7 a 10, la opinión técnica del órgano de la Administración del Estado competente en la materia y examinados los antecedentes presentes en el EIA, el proyecto carece de información de Línea de Base de la zona de estudio respecto del componente patrimonio arqueológico, que no es susceptible de aclarar, subsanar o ampliar.

14°. Que, la información omitida, de acuerdo a lo expuesto en los Considerandos N° 12 y 13 de la presente Resolución, permite establecer que el EIA del Proyecto carece de información esencial que no es posible de subsanar a través de Adenda, por cuanto el Titular no podría, respecto de los puntos contenidos en dichos considerandos “aclarar, rectificar o ampliar antecedentes”, ya que ellos están ausentes y que en rigor debiesen, según lo dispuesto en los artículos 12 y 15 bis de la Ley N° 19.300, y 18 y 36 del Reglamento del SEIA, haber sido incorporados al tiempo de presentación del EIA. La falta de información, a juicio de esta Dirección Regional, es de una trascendencia que no permite iniciar la evaluación ambiental del Proyecto de manera adecuada y, por otro lado, puede implicar una falta de garantías para la realización de un proceso de participación ciudadana informada y oportuna. Por lo mismo, no es subsanable.

15°. Que, sin perjuicio de no constituir información esencial que sea considerado como materia que funda el término anticipado, en la presentación por parte del titular se detectó la falta de información y análisis que resultan de máxima relevancia en la ponderación y evaluación de impactos sobre el componente medio humano asociado población protegida, y sobre el componente turístico y paisajístico del área a saber:

15.1. De acuerdo a lo informado por CONADI, Para la dimensión sistemas de vida y costumbres de grupos humanos pertenecientes a pueblos indígenas, “Existe una potencial alteración a los sistemas de vida y costumbres de grupos humanos pertenecientes a pueblos indígenas. Lo anterior, debido a que la operación del proyecto podría generar alguna afectación de los sentimientos de arraigo de los pueblos pertenecientes a grupos indígenas que se encuentran en el área de influencia del proyecto, en este caso la comunidad indígena los Boldos. Al respecto, el titular identifica 2 impactos., a saber: Pérdida del 8% de la zona utilizada para la recolección, corta de leña, talaje, pastoreo, pesca y recreación por parte de la comunidad indígena de los Boldos; Alteración de los sentimientos de arraigo y la cohesión social del grupo por efectos del impedimento para el acceso a la recolección, corta de leña, pastoreo, pesca, caza y recreación, actividades consideradas parte de las manifestaciones de la cultura y el patrimonio cultural indígena de la Comunidad de los Boldos.

   Estos impactos son identificados como no significativos., lo que no se condice con impactos que resultarían permanentes e irreversibles. Por este motivo, se solicita al titular informar cómo se hace cargo de estas alteraciones al medio natural. Y la interdependencia que tienen los Grupos humanos pertenecientes a pueblos indígenas (GHPPI) sobre el territorio de intervenir, considerando para ello la permanencia e irreversibilidad de ellos. Se solicita al titular revaluar este impacto, ya que impedirá el acceso a los lugares donde GHPPI, CI los boldos realiza sus actividades de recolección. Además de informar cómo se hace cargo de esta alteración al medio natural. Y que la interdependencia que tienen los GHPPI sobre el territorio intervenir.

   Por otra parte, el titular no se refiere en un análisis específico sobre si la alteración al cauce del río, que de acuerdo a las entrevistas realizadas, es de gran relevancia para los GHPPI, toda vez que manifiestan que “Siempre nuestra gente ha vivido y dependido del río Biobío”, sosteniendo una “relación ancestral con el río Biobío”, genera algunas de las circunstancias contempladas en el artículo 11 de la ley 19300, en especial los literales c), d) y f).

15.2. Respecto del análisis de turismo y paisaje, es posible señalar que la valoración entregada adolece de información de tipo local respecto de actividades turísticas que se desarrollan en el área de influencia, que le otorga relevancia y valor al área, así como la influencia o relación de la Ruta 5 respecto del proyecto. Falta la incorporación de actividades recreativas locales, emprendimiento y prestadores de servicios turísticos, aun cuando éstos sean informales, así como actividades de tipo religioso importantes en el sector. De igual forma, es preciso aclarar que el concepto de áreas turísticas prioritarias señaladas por el titular en sus informes sobre turismo, ya no es utilizado por el servicio Nacional de Turismo, razón por la cual se solicita sea actualizado y reemplazado por la información que se dispone actualmente sobre destinos turísticos a nivel regional. Respecto del análisis sobre el valor paisajístico entregado en el EIA, se considera que, a la luz de la falta de información que adolece en EIA, se considera simplista, incluso considerando la presencia del río Biobío y otros atributos de la zona susceptibles de ser afectadas por las partes, obras y acciones del proyecto.

16°. Que, lo anterior dice relación con las instrucciones, sugerencias y lineamientos que establecen las siguientes guía sobre la descripción e identificación de los impactos en relación al literal b), d) e) y f) del artículo 11 de la Ley 19.300, a saber: “Guía para la descripción de los componentes suelo, flora y fauna de ecosistemas terrestres en el SEIA”, “Guía para la Evaluación de Impacto Ambiental del Valor Paisajístico en el SEIA”, “Guía de Evaluación de Impacto Ambiental: Valor Turístico en el SEIA” y “Guía de Evaluación de Monumentos Nacionales Pertenecientes al Patrimonio Cultural en el SEIA” disponibles en http://sea.gob.cl/documentacion/guias-evaluacion-impacto-ambiental .

17°   Que, en virtud de los antecedentes expuestos,

RESUELVO:

1º.    PONER TÉRMINO anticipado al procedimiento de evaluación de impacto ambiental del Estudio de Impacto Ambiental del proyecto “Central Hidroeléctrica San Carlos” presentado por el señor Jaime Pino Cox, en representación de Inversiones San Carlos SpA, conforme a lo dispuesto en el artículo 15 bis de la Ley N° 19.300, sobre Bases Generales del Medio Ambiente, y en el artículo 36 del Reglamento del SEIA, por los fundamentos señalados en los Considerandos N° 11 y 12 de la presente resolución.

2º.    DEVOLVER los antecedentes vinculados al Proyecto que se encuentren en poder de esta Dirección Regional del Servicio de Evaluación Ambiental de la Región del Biobío, sin perjuicio de conservar el original del EIA.

3º.    TÉNGASE presente que contra la presente resolución se podrá recurrir, dentro del plazo de cinco días hábiles contados desde su notificación, ante esta Dirección Regional de la Región del Biobío, de conformidad a lo preceptuado en el artículo 15 bis de la Ley Nº 19.300, sobre Bases Generales del Medio Ambiente.





Notifíquese y Archívese





Silvana Suanes Araneda
Directora Regional
Servicio de Evaluación Ambiental
Región del Biobío




NCM

Distribución:

  • Jaime Andrés Pino Cox
  • CONADI, Región del Biobío
  • CONAF, Región del Biobío
  • DGA, Región del Biobío
  • Direccion Regional de Aeropuertos, Region Biobío
  • Dirección de Vialidad, Región del Biobío
  • Dirección Regional de Obras Portuarias, Región del Biobío
  • DOH, Región del Biobío
  • Gobernación Marítima de Talcahuano
  • Gobierno Regional, Región de Biobío
  • Ilustre Municipalidad de Los Angeles
  • Ilustre Municipalidad de Mulchén
  • Ilustre Municipalidad de Santa Bárbara
  • SAG, Región del Biobío
  • SEC, Región del Biobío
  • SEREMI de Agricultura, Región del Biobío
  • SEREMI de Bienes Nacionales, Región del Bio bío
  • SEREMI de Desarrollo Social y Familia, Región del Biobío
  • SEREMI de Energía, Región del Biobío
  • SEREMI del Medio Ambiente, Región del Biobío
  • SEREMI de Minería, Región del Biobío
  • SEREMI de Salud, Región del Biobío
  • SEREMI de Transportes y Telecomunicaciones, Región del Biobío
  • SEREMI de Vivienda y Urbanismo, Región del Biobío
  • SEREMI MOP, Región del Biobío
  • SERNAGEOMIN, Zona Sur
  • Servicio Nacional Turismo, Región del Biobío
  • Consejo de Monumentos Nacionales
  • Subsecretaría de Pesca y Acuicultura
  • Superintendencia de Servicios Sanitarios
C/c:

  • Erwin Patricio Escalona Rivas (Oficial de Partes)
  • Expediente del Proyecto "Central Hidroeléctrica San Carlos"
  • Archivo Servicio Evaluación Ambiental, Región del Biobío

Firmas Electrónicas:

El documento original está disponible en la siguiente dirección url: https://infofirma.sea.gob.cl/DocumentosSEA/MostrarDocumento?docId=34/c7/769a3056a70fb56487f0352a464af4327a01


VER INFORMACIóN FIRMA DESCARGAR XML IMPRIMIR