VER INFORMACIóN FIRMA DESCARGAR XML IMPRIMIR


REPÚBLICA DE CHILE
SERVICIO DE EVALUACIÓN AMBIENTAL
REGIÓN DEL BIOBÍO

Pone término a procedimiento de evaluación de impacto ambiental del proyecto "Línea de Transmisión 1x220 kV Punilla - San Fabián"

Resolución Exenta Nº 102

Concepción, 23 de marzo de 2017



VISTOS:

1°.La Declaración de Impacto Ambiental (en adelante, DIA) del Proyecto “Línea de Transmisión 1x220 kV Punilla - San Fabián” (en adelante, el Proyecto),ingresado al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (en adelante, el SEIA) por el señor Corrado  Fabbri, en representación de Astaldi Concessioni S.R.L. Agencia en Chile(en adelante, el Titular), admitida a trámite con fecha 20 de enero del 2017, mediante Resolución Exenta N° 036, de la Comisión de Evaluación de la Región del Biobío.

2°. Los pronunciamientos y observaciones de los órganos de la Administración del Estado con competencia ambiental (en adelante, OAECAs) que, sobre la base de sus facultades legales y atribuciones, participaron en la evaluación de la DIA, los cuales se contienen en los siguientes documentos:

-          Oficio Nº45 sobre la DIA, de fecha 28/02/2017, emitido por el Servicio Nacional Turismo, Región del Biobío.

-          Oficio Nº16-EA/2017 sobre la DIA, de fecha 03/03/2017, emitido por CONAF, Región del Biobío.

-          Oficio Nº112 sobre la DIA, de fecha 06/03/2017, emitido por la SEREMI de Medio Ambiente, Región del Biobío.

-          Oficio Nº 24 sobre la DIA, de fecha 08/03/2017, emitido por la SEREMI de Agricultura, Región del Biobío.

3°.Los demás antecedentes que constan en el expediente de evaluación de impacto ambiental dela DIA del Proyecto.

4°.El Oficio Ord. N° 150.575/2015, de fecha 24 de marzo de 2015, de la Dirección Ejecutiva del Servicio de Evaluación Ambiental, que “Actualiza instrucciones sobre criterios para realizar la evaluación ambiental en etapas tempranas y, si correspondiere, poner término anticipado al procedimiento administrativo de evaluación de impacto ambiental”.

5°.Lo dispuesto en la Ley Nº 19.300, sobre Bases Generales del Medio Ambiente, publicada en el Diario Oficial el 9 de marzo de 1994, modificada por la Ley Nº 20.417, que crea el Ministerio, el Servicio de Evaluación Ambiental y la Superintendencia del Medio Ambiente, publicada en el Diario Oficial el 26 de Enero de 2010; en el Decreto Supremo Nº 40/13, del Ministerio del Medio Ambiente, Reglamento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental y sus modificaciones; en la Ley Nº 19.880, sobre Bases de los Procedimientos Administrativos que rigen los Actos de los Órganos de la Administración del Estado, publicada en el diario Oficial el 29 de mayo de 2003; en la Resolución Nº 1600/08 de la Contraloría General de la República, que fija normas sobre exención del trámite de Toma de Razón; La Resolución N° 138 de fecha 06 de marzo de 2017, de la Dirección Ejecutiva del Servicio de Evaluación Ambiental, que nombra al Primer Subrogante de Director Regional del Servicio de Evaluación Ambiental de la Región del Biobío; y en las demás normas jurídicas que rigen la materia.

CONSIDERANDO:

1°.Que, con fecha 18 de enero de 2017, el señor Corrado Fabbri, en representación de Astaldi Concessioni S.R.L. Agencia en Chile, ingresó al SEIA la DIA del Proyecto ante la Dirección Regional Biobío del Servicio de Evaluación Ambiental.

2°. Que, con fecha 20 de enero de 2017, mediante Resolución Exenta N° 036 del Director Regional del Servicio de Evaluación Ambiental, Secretario Comisión de Evaluación Región del Biobío, se admitió a trámite la DIA del Proyecto.

3°.Que, de acuerdo a lo establecido en el literalb.1) del artículo 3° del Reglamento del SEIA, la tipología principal del Proyecto corresponde a Líneas de transmisión eléctrica de alto voltaje y como tipología secundaria lo establecido en literalp.)Ejecución de obras, programas o actividades en parques nacionales, reservas nacionales, monumentos naturales, reservas de zonas vírgenes, santuarios de la naturaleza, parques marinos, reservas marinas o en cualesquiera otra área colocada bajo protección oficial, en los casos en que la legislación respectiva lo permita, dado que el Proyecto se localiza en la Zona de Interés Turístico (ZOIT) según la Resolución N° 738/2008, que prescribe como área ZOIT la Cordillera de Chillán – Laguna del Laja, que de acuerdo a lo establecido en el Ordinario N° 130.844 del 22 de Mayo de 2013 de la Dirección Ejecutiva del Servicio de Evaluación Ambiental, corresponde a un área bajo protección oficial en el marco del SEIA.

4°.Que, conforme señala el Titular, el Proyecto en síntesis consiste en:

La construcción y operación de la infraestructura necesaria para transmitir e inyectar al Sistema Interconectado Central (SIC) la energía que generará la futura central Embalse Punilla, mediante el empleo de una línea de transmisión eléctrica de simple circuito de 220 kV y de 23 km de longitud aproximadamente.

El proyecto considera la construcción y operación de una línea de transmisión de simple circuito, con una tensión nominal de 220 kV, destinada a la inyección al SIC de la energía generada por Central Hidroeléctrica Punilla. La línea se emplazará específicamente entre la subestación eléctrica del futuro embalse Punilla y la subestación San Fabián, al norte del río Ñuble y la ruta N-31; y considera la construcción de 70 estructuras metálicas, autosoportadas, con alturas entre los 25,88 y 50,48 metros. De acuerdo a lo indicado por el titular más de dos tercios del trazado del proyecto se encuentran insertos dentro de la ZOIT

La superficie que ocupará la Línea de Transmisión se ha estimado en 92 hectáreas, considerando un ancho de faja de 40 m, es decir 20 m a cada lado del eje del trazado proyectado (23 km). Adicionalmente, el proyecto considera habilitar un total de 5,9 km de caminos de acceso a las distintas torres de los cuales 3,4 km corresponden a caminos existentes y 2,5 km a caminos proyectados, por lo que el área a intervenir por éstos últimos es de 1 hectárea y  la superficie que utilizará la obra temporal para la construcción del Proyecto, la instalación de faena, será de 1 hectárea.

Las acciones necesarias para llevar cabo la construcción del proyecto, tienen relación principalmente con el montaje de las torres de alta tensión, tareas tales como despeje de terreno, excavaciones, fabricación de bases de hormigón, montaje de la estructura metálica, construcción de caminos de acceso (cuando corresponda) y tendido de los cables, entre otros. Adicionalmente será necesario implementar una Instalación de Faena como obra temporal durante la construcción, la cual contará con todas las instalaciones necesarias para servir tanto a los trabajadores, como a las obras de construcción destacando comedor, baños, bodegas de almacenamiento temporal de residuos (domésticos; industriales no peligrosos; peligrosos), área de mantención, grupo electrógeno, estanques de agua potable, fosa séptica, entre otros. Para el caso de la fase de operación, no requiere de operación directa, limitándose sólo a las actividades de mantención de sus diferentes componentes.

5°.Que, la Ley N° 19.300 requiere que el proyecto que se somete al SEIA cuente con los contenidos mínimos para realizar una evaluación preventiva de los impactos ambientales, los cuales para el caso de una DIA, se encuentran establecidos en el artículo 12 bis de dicha ley, a saber:

a)      Una descripción del proyecto o actividad;

b)      Los antecedentes necesarios que justifiquen la inexistencia de aquellos efectos, características o circunstancias del artículo 11 que pueden dar origen a la necesidad de efectuar un Estudio de Impacto Ambiental;

c)      La indicación normativa ambiental aplicable, y la forma en la que se cumplirá; y

d)      La indicación de los permisos ambientales sectoriales aplicables, y los antecedentes asociados a los requisitos y exigencias para el respectivo pronunciamiento.

Además, dichos contenidos señalados se encuentran precisados, para el caso de una DIA, en el artículo 19 del Reglamento del SEIA.

De esta manera, la presentación realizada por el titular en el procedimiento administrativo de evaluación de impacto ambiental debe cumplir con los requisitos mínimos que le permitan tanto a la Autoridad como a los OAECA, realizar una completa y correcta evaluación de los impactos ambientales, de manera tal que baste por sí misma para comprender el proyecto como una unidad, así como para determinar la inexistencia de efectos, características o circunstancias del artículo 11 de la Ley N° 19.300, e incluso, determinar si la vía de ingreso al SEIA fue la correcta.

6°.Que, en concordancia con lo anterior, el artículo 18bis de la Ley N° 19.300 establece que: “Si la Declaración de Impacto Ambiental carece de información relevante o esencial para su evaluación que no pudiese ser subsanada mediante aclaraciones, rectificaciones o ampliaciones, o si el respectivo proyecto o actividad requiere de un Estudio de Impacto Ambiental, según corresponda, así lo declarará mediante resolución fundada, ordenando devolver los antecedentes al titular y poniendo término al procedimiento”.

7°. Que, complementando lo anterior, el inciso final del artículo 48del Reglamento del SEIA dispone que:“(…) se entenderá que la Declaración carece de información relevante para su evaluación cuando no se describen todas las partes, obras o acciones del proyecto o actividad sometido al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, o sus distintas etapas; y se entenderá que carece de información esencial para su evaluación, cuando, sobre la base de los antecedentes presentados, no es posible determinar la inexistencia de efectos, características o circunstancias del artículo 11 de la ley”.

8°.Que, por su parte, el Oficio Ord. N°150.575, de fecha 24 de marzo de 2015, dela Dirección Ejecutiva del Servicio de Evaluación Ambiental, citado en el Visto N° 5 de la presente Resolución, señala que: “Actualiza instrucciones sobre criterios para realizar la evaluación ambiental en etapas tempranas y, si correspondiere, poner término anticipado al procedimiento administrativo de evaluación de impacto ambiental”, indica que existen dos causales de término anticipado de la evaluación de impacto ambiental de una DIA:

a)      Falta de información relevante o esencial no subsanable mediante aclaraciones, rectificaciones o ampliaciones;

b)      Necesidad de someter el proyecto o actividad a evaluación mediante un EIA.

En este mismo sentido, dicho oficio señala, respecto de una DIA, que la información relevante corresponde a aquella información indispensable para la comprensión del proyecto o actividad como unidad, sin que falten partes o elementos, así como también de la forma en que éste/a se desarrollará, en las distintas etapas sometidas a evaluación, atendido el o los literales del artículo 10 de la Ley N°19.300 que resulten aplicables al proyecto o actividad que se somete a evaluación, o bien, a las partes, obras o acciones del mismo.

Además, se establece en dicho documento, respecto de una DIA, que la información esencial para la evaluación es la requerida para determinar que las características del proyecto o actividad o sus impactos no generan los efectos, características o circunstancias del artículo 11 de la Ley N°19.300.

Asimismo, el referido instructivo señala que“(…) la imposibilidad de subsanar la falta de información mediante aclaraciones, rectificaciones o ampliaciones es una consecuencia que se deriva necesariamente de la trascendencia de la información omitida. En efecto, en todos los casos señalados, la importancia de la información omitida es tal, que no permite iniciar la evaluación ambiental del Proyecto de manera adecuada y, por otro lado, puede implicar una falta de garantía para la realización de un proceso de participación ciudadana informada y oportuna. Por lo mismo, no es subsanable”.

9°        Que, de conformidad a las normas y criterios citados y examinados los antecedentes presentados, a juicio de esta Dirección Regional el Proyecto debe ingresar por la vía de un Estudio de Impacto Ambiental dado que genera o presenta los efectos, características o circunstancias contemplados en el literal b) y d) del artículo 11 de la Ley, N° 19.300 artículos 6 literal b) y 8 del Reglamento del SEIA. Lo anterior, fundado en los siguientes argumentos:

 

9.1El Proyecto genera o presenta efecto adverso significativo sobre la cantidad y calidad de los recursos naturales renovables, incluidos el suelo, agua y aire de acuerdo a lo dispuesto en la letra b)  artículo 11 de la Ley N° 19.300 y en el artículo 6° del Reglamento del SEIA, específicamente lo estipulado en el literal:

 

b) “La superficie con plantas, algas, hongos, animales silvestres y biota intervenida, explotada, alterada o manejada y el impacto generado en dicha superficie. Para la evaluación del impacto se deberá considerar la diversidad biológica, así como la presencia y abundancia de especies silvestres en estado de conservación o la existencia de un plan de recuperación, conservación y gestión de dichas especies, de conformidad a lo señalado en el artículo 37 de la Ley.”.

Asimismo cabe destacar lo indicado en el inciso segundo del artículo 6 del Reglamento del SEIA que indica que  “Se entenderá que el proyecto o actividad genera un efecto adverso significativo sobre la cantidad y calidad de los recursos naturales renovables, incluidos el suelo, agua y aire si, como consecuencia de la extracción de estos recursos; el emplazamiento de sus partes, obras o acciones; o sus emisiones, efluentes o residuos, se afecta la permanencia del recurso, asociada a su disponibilidad, utilización y aprovechamiento racional futuro; se altera la capacidad de regeneración o renovación del recurso; o bien, se alteran las condiciones que hacen posible la presencia y desarrollo de las especies y ecosistemas. Deberá ponerse especial énfasis en aquellos recursos propios del país que sean escasos, únicos o representativos”. (Énfasis agregado)

 

Flora y vegetación:

 

Respecto de este componente ambiental, el titular presenta adjunto a la DIA el Anexo II Estudio de Flora, Fauna y Vegetación, cuyo objetivo general es “Realizar la caracterización de los sistemas vegetacionales y la fauna vertebrada terrestre en el área de estudio, en términos de su identificación y distribución, con énfasis en aquellas especies en algún estado de conservación. Este estudio permitirá conocer el actual estado del medio biótico en la zona de estudio y su sensibilidad en relación con las actividades planteadas en el proyecto”.

 

Por otra parte, en dicho Anexo, se determina el área de influencia, respecto de lo cual se indica lo siguiente: “El área de influencia para el componente de flora y vegetación terrestre corresponde a todos aquellos sectores en donde se emplazarán y desarrollarán las obras y actividades asociadas al Proyecto tales como Instalación de Faena, caminos de acceso y estructuras, y faja de seguridad, las cuales podrían generar algún tipo de afectación sobre el componente. (Énfasis agregado)

 

En relación a lo anterior, se estimó que el área de intervención del proyecto (Línea de Transmisión Eléctrica), donde se construirán las 70 estructuras, ocupará alrededor de 23 kilómetros de largo, con un ancho de faja de 40 metros. Además, se considera la superficie intervenida por concepto de caminos de acceso proyectados, correspondiente a 2,5 km, por 4 m de ancho, y la superficie correspondiente a la Instalación de Faenas. Por lo que, el área de influencia abarca aproximadamente 94 hectáreas”. (Énfasis agregado)

 

Cabe indicar que, de acuerdo a la descripción del proyecto, de los 23 km de extensión en los que se distribuyen las torres, existen 7 km aproximadamente donde éstas se ubican en una zona sin ningún tipo de intervención o con una baja incidencia de intervención antrópica, dadas las condiciones topográficas del área y sus condiciones de acceso principalmente, correspondiente al 30% de trazado aproximadamente. En dicha zona se ubicarán las torres 1 a la 22, y de acuerdo a lo indicado por el titular en el Anexo II, esta área corresponde a la de mayor impacto sobre la vegetación. (Página 110 Anexo II)

 

En relación a la flora y vegetación el titular en la DIA indica que identificó “47 especies en total, considerando las campañas de invierno, primavera y verano (44 en invierno, 46 en primavera y 31 en verano). De acuerdo al tipo biológico, 29 corresponden a especies arbóreas (62%), seis arbustivas (12,8%) y 12 herbáceas (25,5%). De éstas, 30 (63,8%) corresponden a especies endémicas, 6 (12,8%) a nativas y 11 (23,4%) a introducidas. Por otro lado, de acuerdo al estado de conservación (RCE y Libro Rojo de la Flora Terrestre Chilena) de las especies registradas, una especie se encuentra En peligro (EN) correspondiendo a Gomortega keule (Queule); Austrocedrus chilensis (Ciprés de la cordillera) como Casi amenazada (NT); Prumnopitys andina (Lleuque) como Vulnerable (VU); Eucryphia glutinosa (Guindo santo) y Adiantum chilense (Palito negro) catalogadas como Preocupación menor (LC). Cabe destacar que la especie Gomortega keule (Queule), se encuentra restringida solamente entre la VII y VIII región, lo cual la vuelve muy vulnerable a las diferentes condiciones climáticas que presentan otras regiones”. (Página 114 de la DIA, énfasis agregado)

 

Sumado a lo anterior, el titular afirma en las conclusiones del estudio de Flora y Vegetación, que “entre las torres 1 y 22 donde sólo se encontraron 4 ejemplares de Lleuques no constituyendo bosque”. No obstante lo anterior, al revisar los datos entregados por el titular en la tabla N° 9 del Anexo II titulada “Estimación de números referenciales de la vegetación en las torres, es posible apreciar que el número de ejemplares de Lleuque corresponde a 14, ubicados en las torres 5 (1), 18 (3), 21 (1), 27(1), 41 (3), 43 (1), 48 (1), 62 (3), el número de individuos de Lleuque se señala entre paréntesis. Según los datos entregados por el titular en dicha tabla, es posible apreciar que los individuos de Lleuque en el área de influencia del proyecto se distribuyen a lo largo del trazado de la línea (hasta la torre 62), y no exclusivamente en el área comprendida entre las torres 1 y 22, y que entre las torres 1 y 22 hay 5 ejemplares y no 4, considerando lo informado para las torres 5, 18 y 21 en la tabla 9 del Anexo II.

 

Por otra parte, es importante indicar que el titular en las 2 primeras conclusiones asociadas al estudio adjunto en el Anexo II de la DIA indica lo siguiente:

 

a.- La florea arbórea en la ribera Norte del río Ñuble en el A.I. presenta 2 especies arbóreas consideradas vulnerables, a saber:

 

Nombre

Común

Familia

Nombre

científico

Estado de

Conservación

ejemplares

Coordenadas

Este

Norte

Lleuque

Podocarpaceae

Prumnopitys

andina

Vulnerable

4

291.926,10

290.908,10

290.452,79

289.439,09

5.940.279,08

5.940.418,23

5.940.893,51

5.941.104,55

guindo

santo

 

Eucryphia

glutinosa

Vulnerable

1

291.666,12

5.940.411,15

 

Sin embargo su abundancia mostró diferencias significativas, el lleuque se presenta como ejemplares individuales en muy baja cantidad, en el área de mayor impacto sobre la vegetación entre las torres 1 y 22 solo se encontraron 4 ejemplares, no constituyendo bosque. El ciprés de la cordillera en la región ha sido considerado como fuera de peligro (Vistos: El articulo 32 N° 6 de la

Constitución Política de la República; Ley N° 19.300), en la cual, Austrocedrus chilensis (Ciprés de la cordillera) se encuentra Fuera de Peligro. El Lleuque aparece como escaso, permitiendo su reforestación en un lugar de Salvataje, dado que no constituye bosque. (Énfasis agregado)

 

b.- Las especies vegetales a intervenir se indican en la tabla 5, señalándose especialmente en las 22 torres que se instalarán desde el sector de La Punilla (Torre 1) a la situada en la torre 22, en donde la intervención sobre la flora, será mayor versus a las torres restantes. En todo caso debemos indicar que especies en estado de vulnerabilidad (VU) como el Lleuque no se encontró constituyendo bosque, por lo tanto la recomendación es mantener un Ingeniero Forestal en terreno para asegurar la no intervención de ésta y otras especies en categoría de conservación que podrían encontrarse, no obstante la presente DIA solicita el PAS 148 para asegurar la corta y reforestación adecuada de bosque nativo.(Énfasis agregado)

 

De la información entregada por el titular e indicada precedentemente, es posible indicar algunos aspectos relevantes:

 

-          De acuerdo a la información presentada en la tabla 9 del Anexo II “número referencial de vegetación en las torres”, se encuentran 14 Lleuques a lo largo del trazado, no 4, y su distribución no se encuentra restringido al área en que se ubican las 22 primeras torres.

-          Si bien tanto en el cuerpo de la DIA, como en el Anexo II, no se indica explícitamente que se requiere cortar Lleuque, si se indica en forma indirecta, toda vez que el titular en las conclusiones realiza afirmaciones tales como que dada su escases “es posible su reforestación en un lugar de salvataje” y que no obstante la presencia de un ingeniero forestal, se solicita el PAS 148 para asegurar la corta y reforestación adecuada del bosque nativo, ambas afirmaciones realizadas cuando se refiere al Lleuque. No obstante lo anterior, se corrobora la corta de esta especie según lo indicado por el titular en el Anexo 19 PAS 148 adjunto a la DIA, en el que se indica en la Tabla 6.1 De la corta, al Lleuque como Tipo forestal y/o especies a eliminar.

-          Dado que el bosque nativo a intervenir por las partes, obras y acciones del proyecto presenta o constituye hábitat de especies clasificadas en categoría “vulnerable”, al menos el Lleuque, dicho bosque correspondería a un bosque de preservación. Lo anterior se ratifica en función de los antecedentes presentados por el titular en el Anexo XIX PAS 148 en donde se indica textualmente que el tipo forestal y/o especies a eliminar, corresponden a “Roble, Raulí, Coigüe y Esclerófilo y Lleuque”.

-          El titular  justifica la no generación de un impacto significativo sobre el Lleuque dado que no constituye bosque por su baja abundancia, y no porque no se vean afectados individuos de Lleuque, lo cual se reitera en el cuerpo de la DIA.

-          En la segunda conclusión citada anteriormente, el titular indica que “las especies vegetales a intervenir se indican en la Tabla 5” (del Anexo II). Al revisar la tabla citada, es posible apreciar que, entre otras especies del bosque nativo, se contabilizan 5 guindos santo, 3 lleuques y 8 Queules. Respecto de la intervención del guindo santo y del queule, el titular no entrega ningún antecedente, ni análisis.

 

Respecto del argumento asociado a que el Lleuque no constituye bosque por su baja abundancia, cabe indicar que, por definición, el bosque es un sitio poblado con formaciones vegetacionales en las que predominan árboles. En particular el bosque nativo es un bosque formado por especies autóctonas, provenientes de generación natural, regeneración natural, o plantación bajo dosel con las mismas especies existentes en el área de distribución original (definiciones según Ley 20.283). Por su parte el Lleuque, de acuerdo a su biología, se caracteriza cómo especie una vegetal endémica, y presenta un área restringida de desarrollo en la zona precordillerana de los Andes, en donde conforma comunidades de mediano a pequeño tamaño en número de individuos, forma parte del bosque nativo junto a otras especies cómo Robles, Raulíes, Mañíos especialmente; es decir es parte de una formación vegetacional, lo cual caracteriza al bosque nativo, no siendo un argumento técnicamente aceptable del punto de vista ecológico y forestal, el que no constituya bosque por sí solo, ya que no necesariamente ocurre así en la naturaleza, por lo cual esa afirmación no da cuenta en ningún caso de una no significancia de la intervención y/o alteración de dichos individuos y/o de su hábitat.

 

Es más, el Lleuque se encuentra en categoría de conservación vulnerable (de acuerdo al último proceso de clasificación de especies DS N° 16/2016 del MMA) y en base a lo establecido en la ley de bosque nativo, el bosque a intervenir por las partes, obras y acciones del proyecto (particularmente la construcción y operación de la línea de transmisión) corresponde a bosque nativo de preservación toda vez que constituye hábitat de especies en categoría de conservación, independiente de su superficie y estaría afecto tanto a intervenciones directas como indirectas para efectos de ejecutar el proyecto, por el emplazamiento de sus partes, obras y acciones. El proyecto afectaría la permanencia del Lleuque toda vez que altera tanto individuos, como su hábitat, en la etapa de construcción y operación dadas las actividades de mantención de la faja de seguridad en forma permanente en función de la vida útil indefinida del proyecto, afectando tanto la permanencia del Lleuque (individuos), así como las condiciones que hacen posible la presencia y desarrollo de la especie y su ecosistema en el área de influencia del proyecto, más aun teniendo en cuenta la representitividad de la especie en el área de influencia del proyecto, considerando las bajas abundancias.

 

Sumado a lo anterior, la Guía de Evaluación de Efectos Adversos Sobre Recursos Naturales Renovables (SEA, 2015), señala que se entiende por recurso escaso: “especie de flora o fauna clasificada en alguna de las siguientes categorías de conservación: en peligro crítico, en peligro y vulnerables (énfasis agregado)

 

Cabe indicar que como corta de bosque se entiende la acción de talar, eliminar o descepar uno o más individuos de especies arbóreas que forman parte de un bosque (por lo cual es irrelevante para efectos de corta de bosque nativo, que el titular reconozca 4 individuos de Lleuque). Si bien no es posible establecer las superficies exactas, ni el número exacto de individuos intervenidos o explotados, tal como se indicó precedentemente, el titular afirma en el plan de manejo presentado en Anexo XIX de la DIA, que el bosque intervenido contempla el Lleuque y que dicha especie está sujeta a corta o eliminación.

 

A mayor abundamiento CONAF señala en su Ord. N° 16-EA/2017 de fecha 02 de marzo de 2017,que A pesar que el estudio de flora es restringido a un área de influencia tan acotada y a la baja intensidad de muestreo a lo largo de la línea de transmisión, se detectan varias especies en categoría de amenaza que, ya sea porque son afectadas directamente por las estructuras como por la alteración de su hábitat, les aplica el Art. 19 de la Ley 20.283 y por lo tanto el PAS 150, aspecto que no es abordado por el titular en la DIA en evaluación. Por lo expuesto y en virtud del Art. 6° del D.S. N° 40, dispone que “el Titular del proyecto deberá presentar un Estudio de Impacto Ambiental si su proyecto o actividad genera o presenta efectos adversos significativos sobre la cantidad y calidad de los recursos naturales renovables incluidos el suelo, agua y aire”. A objeto de evaluar si se presenta tal situación, se considerará lo indicado en el inciso cuarto, literal b) que señala “…Para la evaluación del impacto se deberá considerar la diversidad biológica, así como la presencia y abundancia de especies silvestres en estado de conservación…, de conformidad a lo señalado en el Art. 37 de la Ley 19.300”. Así las cosas, existen al menos 4 especies de flora en estado Vulnerable presentes en el área de influencia del proyecto, a saber lleuque, guindo santo naranjillo y luma del norte; éstas dos últimas no descritas por el titular, a pesar que existen claros antecedentes de ellas. En razón a lo anterior y considerándolo que indica el literal b) del Art. 6 ya señalado, implica que el titular, a juicio de esta Corporación debería someterse al SEIA bajo la forma de un Estudio de Impacto Ambiental para evaluar los impactos significativos adversos y las correspondientes medidas de mitigación, reparación y/o compensación.

 

Respecto de lo indicado por el órgano competente, es importante enfatizar que ante la presencia de especies vulnerables en el bosque nativo, al proyecto le es aplicable el artículo 19 de la Ley N° 20.283 “Sobre recuperación del bosque nativo y fomento forestal” el cual que establece: Prohíbese la corta, eliminación, destrucción o descepado de individuos de las especies vegetales nativas clasificadas, de conformidad con el artículo 37 de la ley N° 19.300 y su reglamento, en las categorías de "en peligro de extinción", "vulnerables", "raras", "insuficientemente conocidas" o "fuera de peligro", que formen parte de un bosque nativo, como asimismo la alteración de su hábitat. Lo anterior implica además que para intervenir dicho bosque el titular requiere una declaratoria de impresindibilidad del proyecto, la cual no presenta en la DIA.

 

En función de todo lo expuesto precedentemente, y considerando, al menos, lo siguiente:

 

-          Presencia y alteración de individuos de la especie Prumnopitys andina (Lleuque) en el área de influencia del proyecto;

-          La baja abundancia de Lleuque en el área de influencia del proyecto (teniendo en cuenta además que naturalmente el Lleuque conforma comunidades de mediano a pequeño tamaño en número de individuos);

-          Lo restringido de su distribución geográfica;

-          La condición del lleuque como vulnerable en cuanto a su categoría de conservación, lo cual implica que no pudiendo ser clasificada en la categoría denominada "En Peligro", se considera que está enfrentando un riesgo alto de extinción en estado silvestre,

-          La intervención de un bosque nativo de preservación que constituye hábitat para el Lleuque; presente especialmente en el área donde se instalarán las torres 1 a 22, y que corresponde a un bosque consolidado del Tipo Forestal denominado Roble-Raulí-Coigüe correspondiente a la formación vegetacional Bosque Caducifolio Mixto, con sotobosque denso y con altos grados de condiciones prístinas principalmente debido a la topografía y accesibilidad del área en cuestión, el cual presenta además una alta diversidad biológica durante todo el año y con otras especies que se encuentran en categoría de conservación, además del lleuque, de acuerdo a lo informado por el titular;

 

Es que este servicio considera significativa la superficie a intervenir por el proyecto, dentro de la cual se indica la existencia de un bosque nativo de preservación, asociado al área entre las torres 1 y 22 correspondiente a 7 km aprox. y que constituye el 30% del trazado de la línea, así como también la afectación directa e indirecta de individuos de Lleuque y la afectación y/o alteración de su hábitat, por efectos de corta de bosque principalmente, así como también considerando las características de las obras y/o acciones del proyecto, las que dan cuenta de un impacto significativo generado en el área del proyecto sobre la diversidad biológica presente en el área de influencia del mismo, la cual será intervenida, alterada y/o manejada por las partes, obras y/o acciones del proyecto tanto en forma temporal, como permanente, con énfasis en el estado de conservación de la misma y la alteración de su hábitat. Por lo anterior se concluye que el proyecto debe ser presentado como un Estudio de Impacto Ambiental y proponer las medidas adecuadas de mitigación, compensación y/o reparación según corresponda, para hacerse cargo de este impacto significativo, así como los respectivos planes de seguimiento, según lo establecido en el artículo 12 letras e) y f) de la Ley N° 19.300.

 

9.2El Proyecto se localiza en o próximo a poblaciones, recursos y áreas protegidas, sitios prioritarios para la conservación, humedales protegidos y glaciares, susceptibles de ser afectados, así como el valor ambiental del territorio en que se pretende emplazar, de acuerdo a lo dispuesto en la letra d) del artículo 11 de la Ley N° 19.300 y en el artículo 8° del Reglamento del SEIA:

 

9.2.1 Valor ambiental del territorio en que se pretende emplazar:

 

De acuerdo a lo establecido en el Reglamento del SEIA, artículo 8, “Se entenderá que un territorio cuenta con valor ambiental cuando corresponda a un territorio con nula o baja intervención antrópica y provea de servicios ecosistémicos locales relevantes para la población, o cuyos ecosistemas o formaciones naturales presentan características de unicidad, escasez o representatividad”,

 

Respecto de este efecto, característica o circunstancia el titular en la DIA indica lo siguiente: “El área de influencia posee una alta intervención antrópica y el paisaje tiene atributos naturales que le otorgan una calidad que la hace representativa, pero no única, no obstante, el territorio general más amplio cuenta con valor ambiental, dado que sus ecosistemas o formaciones naturales presentan características de unicidad, escasez o representatividad. Lo anterior, debido a que existe la presencia de especies vegetales y su hábitat bajo protección de algún estado de conservación de acuerdo al D.S. N° 13/2013 del Ministerio de Medio Ambiente, tales como: (Énfasis agregado)

 

- Prumnopitys andina (Lleuque): Vulnerable.

- Austrocedruschilensis (Ciprés de la Cordillera): Casi amenazada.

- Eucryphia glutinosa (Guindo Santo): Preocupación menor.

- Gomortegakeule (Queule): En peligro.

- Adiantumchilense (Culantrillo o Palito negro): Preocupación menor”.

 

Cabe indicar que la clasificación de especies señalada por el titular no es actualizada en base al DS 16/2016; el guindo santo actualmente es vulnerable; lo anterior añade otra especie a la cual le es aplicable el artículo 19 de la Ley 20.283, en caso que fuera directamente intervenida o se alterara su hábitat.

El titular continúa indicando que “Adicionalmente gran parte del área oriental de la región del Biobío consta con protección por parte del Estado desde el año 1974, mediante el D.S. 295/74 vigente del Ministerio de Agricultura que prohíbe la corta de árboles en la zona precordillerana y cordillerana que indica, salvo por interés de obras o servicios públicos. Dicho Decreto describe como objetos de protección:

 

a) Proteger los últimos recursos de flora y fauna del sector,

b) Preservar a la vez la belleza del paisaje,

c) Evitar la destrucción de los suelos,

d) Proteger a la brevedad los sistemas hidrográficos presentes en el área, pues constituyen la base del potencial hidroeléctrico de ENDESA para la región y el resto del país.

 

Al respecto, se destaca que dicho cuerpo normativo reconoce el potencial hidroeléctrico de la zona de emplazamiento, siendo el proyecto compatible con este principio.

La misma área anterior conforma la Reserva Mundial de la Biósfera “Corredor Biológico Nevados de Chillán – Laguna del Laja”, anunciada por la UNESCO el año 2011, la cual es un sitio de gran importancia para la biodiversidad a nivel mundial, que se caracteriza también por poseer una gran abundancia de especies endémicas. La Reserva de la biósfera no incorpora nuevas normas de uso al territorio del DS 295/74, sino que involucra un compromiso del Gobierno en términos de darle un uso sustentable al territorio, procurando el desarrollo de las comunidades locales a través de intervenciones que protejan los recursos ambientales existentes, en particular aquellos que le dan sustento a su biodiversidad característica. Sin embargo, de acuerdo a la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural, ratificada por Chile por el D.S. 259/80 del Ministerio de Relaciones Exteriores, las reservas de la biosfera deben cumplir con tres funciones complementarias: una función de conservación para proteger los recursos genéticos, las especies, los ecosistemas y los paisajes; una función de desarrollo, a fin de promover un desarrollo económico y humano sostenible; y una función de apoyo logístico, para respaldar y alentar actividades de investigación y educación. Estas áreas consideran una zona núcleo de preservación, y zonas de amortiguación y transición, en las cuales se permite la existencia de población humana y la realización de actividades económicas aplicando criterios de conservación y protección de la biodiversidad. En este sentido, parte del trazado del Proyecto se ubica en la Zona de Transición (entre las estructuras 1 y 40) y el restante en la Zona de Amortiguación (entre estructuras 40 y 69), en este último tramo recorriendo el área ya intervenida por el canal de aducción de la Central Ñuble de Pasada. Es importante mencionar que debido a la naturaleza del proyecto, éste no interfiere con ninguno de los objetivos perseguidos con la declaración de la Reserva.” (Énfasis agregado)

Sin perjuicio de lo expuesto por el propio titular, éste concluye que “Considerando lo mencionado anteriormente, es posible indicar que el proyecto no genera ninguna contradicción con los objetivos de protección jurídica perseguidos con la Reserva de la Biósfera y de la Zona de Interés Turístico y por lo tanto, es compatible con ellas y no se afectan susceptiblemente. Por último, la intervención del sitio prioritario “Nevados de Chillán”, se realiza principalmente en una superficie ya intervenida por la “Central Ñuble de Pasada”, destacando por otro lado, que la línea es aérea disminuyendo la superficie de afectación del suelo a unas 3 ha. Por lo tanto, este Proyecto no requiere ingresar al SEIA mediante un EIA por lo indicado en este literal…

Sin duda, tanto la declaración de sitio prioritario para la conservación y la declaración de Reserva de la Biósfera del área en cuestión, todas ellas bajo objetivos ambientales de conservación principalmente de los recursos allí existentes con su sus particularidades que los distinguen de otras zonas, las altas tasas de endemismo, belleza escénica, la presencia de una gran biodiversidad y de varias especies catalogadas en categorías de conservación, según la legislación chilena, le otorgan al área un valor ambiental indiscutible. Es más, el propio titular así lo reconoce, cuando indica que “el territorio general más amplio cuenta con valor ambiental, dado que sus ecosistemas o formaciones naturales presentan características de unicidad, escasez o representatividad.”

Ciertamente el valor ambiental del territorio es más amplio que el área de influencia definida por el titular para el proyecto, particularmente en los componente flora, fauna y vegetación, pero sin perjuicio de lo anterior la ejecución de partes, obras y acciones del proyecto contribuyen a antropizar el área de valor ambiental, toda vez que el proyecto contribuye a aumentar la intervención de áreas con baja o nula intervención antrópica, generando un claro efecto acumulativo con otras obras,  toda vez que el propio titular justifica la localización del proyecto indicando que ella está “obedeciendo a la necesidad de transmitir la energía proveniente del proyecto “Embalse Punilla, VIII Región” hacia la subestación San Fabián” y “se ha definido instalar el Proyecto en el sector descrito en el punto 1.3.2, ya que es posible emplazar parte del trazado sobre la faja del canal de aducción del proyecto “Central Ñuble de pasada”.

El territorio o área de influencia del proyecto que presenta nula o baja intervención antrópica, y que corresponde al 30% del trazado de la línea de transmisión, altera en forma directa el valor del territorio, el cual posee un reconocimiento internacional y su ecosistema posee, tal como lo afirma el titular, características de unicidad, escasez o representatividad, toda vez que corresponde a un área de transición vegetacional amplia en la que viven y se desarrollan especies de dos ecosistema de la eco región del bosque esclerófilo de la zona central y del bosque templado austral. En términos ecológicos, éstas zonas de transición se conocen como Ecotonos, y en ellos al converger dos ecosistemas distintos generan condiciones ecológicas únicas para el desarrollo de un alta riqueza y diversidad de especies, altas tasas de endemismo este último incluso restringido a especies que viven exclusivamente en estas áreas de transición, por lo cual además se consideran zonas de alto de gran interés biológico y científico.

 

Cabe indicar además que dadas las condiciones indicadas precedentemente, el área en particular incorpora sitios de alta diversidad (congruente con la información presentada en el Anexo II de la DIA por el titular) y alto recambio de especies, particularmente aves correspondiente a uno de los grupos taxonómicos más susceptibles de ser afectados por las líneas de transmisión eléctricas, sirviendo además el área como corredor migratorio de rapaces. Es más, el territorio es considerado como un hotspot mundial de alta biodiversidad. Todo lo anterior le otorga a su ecosistema características de unicidad, escasez o representatividad.

 

Respecto del área de influencia del proyecto, la SEREMI de Medio Ambiente reafirma el valor ambiental del territorio, la SEREMI afirma que la Reserva de la Biosfera Corredor Biológico Nevados de Chillán-Laguna del Laja, fue reconocida por UNESCO el 29 de junio de 2011, y que el proyecto en cuestión se implementaría en las zonas de transición y amortiguamiento de esta Reserva de la Biosfera, en donde se deben efectuar acciones de manejo tales que sean compatibles con el objetivo de mantener las condiciones naturales de la zona, y estructurales del paisaje, impidiendo alteraciones a la diversidad biológica y conectividad de los hábitat existentes, de tal manera de asegurar la conservación y los objetivos del Corredor Biológico (el cual está ligado a la Reserva de la Biósfera y al Decreto 295/74 modificado el año 78 por el Decreto 391, en consecuencia el Corredor Biológico es un elemento más para acreditar el valor ambiental del territorio). Es importante señalar que esta Reserva de la Biosfera es particular, ya que sus límites coinciden con el área de “Protección Cordillerana”.

Por su parte CONAF indica que “Respecto al valor ambiental de la zona en que se emplaza el proyecto, es necesario destacar los siguientes aspectos:

a)      Área de Protección Cordillerana

La totalidad del proyecto se encuentra inmerso en el “Área de Protección Cordillerana” que fue establecida por D.S. 295 del Ministerio de Agricultura del 9 de noviembre de 1974, el que posteriormente fue complementado por el D.S. 391 del mismo Ministerio de fecha 1 de diciembre de 1978. Lo anterior en razón de ser un área muy expuesta a la erosión, por la necesidad de proteger los últimos recursos de flora y fauna nativos del sector, en especial sectores que constituyen hábitat del huemul, la belleza del paisaje, su importancia turística y la necesidad de proteger los suelos. 

b)      Reserva de Biosfera “Corredor Biológico Nevados de Chillán – Laguna de Laja”

El mismo territorio anterior fue declarado como Reserva de la Biosfera por la UNESCO el 29 de junio de 2011, considerado como un hotspot de alta biodiversidad y zona de transición vegetacional donde confluyen ecosistemas de la ecoregión del bosque esclerófilo de la zona central y del bosque templado austral. Esta Reserva incorpora sitios de alta diversidad de formaciones vegetacionales y alto recambio de especies, particularmente de aves, sirviendo como corredor migratorio de aves rapaces del valor ambiental del territorio. Si bien es cierto dicha declaración no establece una protección legal sobre los territorios involucrados, es un aspecto relevante  a tener en consideración acerca de la valoración ambiental de dicha zona.

c)      Sitio Prioritario para la Conservación de la Biodiversidad

El sitio “Nevados de Chillán” que incluye la totalidad del área del proyecto, fue incluido en la “Estrategia Regional y Plan de Acción  para la Conservación de la Biodiversidad, Región del Bio Bio”, elaborada por la CONAMA en 2002, y es aún hoy reconocido por el Ministerio del Medio Ambiente, junto a otros 5 sitios, como los de más alta prioridad;a nivel regional para la conservación de la Biodiversidad dentro de un listado inicial que superaba las 90 postulaciones

 

d)      Reconocimiento de Fundación Mundial para la Naturaleza (WWF)

El área fue reconocida por la Fundación Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en ingles), como el sitio “Epulafquen –Niblinto - Nevados de Chillán”, como una de las 13 áreas de mayor prioridad para la Conservación dentro de la Ecoregión de los Bosques Templados Valdivianos.

 

Este proyecto, para su implementación efectúa labores de corta, remoción de vegetación, y otras acciones que modificarán el hábitat de las especies que actualmente existen, en un tramo de 23 km por 40 m de ancho, y que además esta intervención se efectuará en los caminos de acceso a las torres, para su instalación y futura mantención, y que además se requieren efectuar otras acciones como montaje de las torres de alta tensión, excavaciones, fabricación de bases de hormigón, montaje de la estructura metálica, tendido de los cables, instalación de faenas, entre otros. Además que este proyecto tiene una duración indefinida, e incorporará elementos (estructuras) artificiales con alturas considerables y que por su disposición conforma un proyecto lineal, los cuales contribuyen a interferir con los corredores biológicos utilizados por las distintas especies, especialmente aves y que por las actividades de corta de vegetación a objeto de generar y mantener una franja de seguridad para la línea de transmisión, afectará lugares de refugio de fauna, y especialmente de reproducción y anidación de aves, contribuyendo a la restricción y alteración de las especies que habitan el área, especialmente aquellas clasificadas en categorías de conservación Más aún acciones como la habilitación de caminos de acceso en áreas con nula o baja intervención antrópica propicia una intervención más amplia al área en cuestión (más allá de lo que en estricto genera el proyecto) dado que existen mayores facilidades para acceder, incluso en vehículos, y aquello provoca que la fauna se vaya desplazando a objeto de evitar amenazas, lo cual contribuye a la restricción de su hábitat.

Por lo tanto, con los antecedentes expuestos es posible constatar que el Titular no se hace cargo de los impactos negativos que generará el proyecto sobre el valor ambiental del territorio, cuya condición se asocia al ecosistema presente en el área de influencia del proyecto, el cual será alterado e intervenido en forma temporal y permanente durante toda la vida útil del proyecto, lo cual implica afectación a la diversidad biológica presente en esta zona, ya que no se consideran medidas de mitigación, reparación ni compensación, para las especies amenazadas, las que se verán significativamente afectadas y de forma permanente debido a la fragmentación de su hábitat; a la pérdida y/o modificación de áreas de reproducción, descanso y alimentación; así como por la alteración de sus patrones de conducta.

En base a los antecedentes expuestos, el proyecto genera el efecto, característica o circunstancia indicado en el artículo 8 del RSEIA, toda vez que el proyecto se localiza en área protegida, sitios prioritarios para la conservación, así como el valor del territorio en que se pretende emplazar, dada la magnitud, extensión o duración de los impactos ambientales generados por el proyecto o actividad, alterando por su localización el valor ambiental del territorio el cual corresponde a un ecosistema asociado a un área de transición en el cual confluyen dos formaciones vegetacionales, lo que genera condiciones únicas para el desarrollo de una importante biodiversidad y endemismo, presentado el ecosistema características de unicidad, escasez o representatividad. Por lo anterior el proyecto debe ser presentado como un Estudio de Impacto Ambiental y proponer las medidas adecuadas de mitigación, compensación y/o reparación según corresponda, para hacerse cargo de este impacto significativo, así como los respectivos planes de seguimiento, según lo establecido en el artículo 12 letras e) y f) de la Ley N° 19.300.

 

9.3       Que, a mayor abundamiento, de acuerdo a sus facultades legales, los OAECAS competentes, señalados en el Visto 2° de la presente Resolución, han señalado lo siguiente:

 

9.3.1Corporación Nacional Forestal, Región del Biobío, en su ORD. N° 16-EA/2017 de fecha 02 de marzo de 2017, señala en relación  a los antecedentes que justifiquen la inexistencia de aquellos efectos, características o circunstancias del artículo 11 de la Ley, que:

Para la descripción de la flora y fauna, se utilizó el método de los transectos en 9 sectores de los 23 km que abarca el proyecto. Si bien este método es ampliamente conocido ya que permite obtener datos dinámicos, a un menor costo  y adecuados a masas vegetacionales con un marcado gradiente espacial, no es menos cierto que la intensidad de muestreo efectuada por el titular es insuficiente para colectar antecedentes sobre número de ejemplares de especies con problemas de conservación a través de todo el tendido. En efecto, no se determinó la presencia de naranjillo (Citronella mucronata) y luma del norte (Legrandia conccina), especies en estado Vulnerable y que les aplica el Art. 19 de la Ley 20.283 y que fueron detectadas por Hidro Ñuble, en sectores incluidos en la faja de intervención por el presente proyecto

El estudio de flora arroja la existencia de varias especies con problemas de conservación, algunas mal categorizadas como por ejemplo guindo santo (Eucriphia glutinosa) que lo clasifica como Preocupación menor, en consecuencia que en el Duodécimo proceso clasificatorio de especies publicado en el diario oficial en septiembre de 2016, lo reclasifica como Vulnerable y le es por tanto aplicable el Art. 19 de la Ley 20.283. Asimismo llama la atención que en el área de influencia del proyecto, determinado por el titular, éste señala que se encontró la presencia de queule (Gomortega queule) en los sectores 2, 3, 6 y 8 con presencia baja, en consecuencia que el área del proyecto está completamente fuera de área de su distribución natural que se ubica en la cordillera de la costa en las Regiones del Maule y Biobío. De ser lo anterior efectivo, aparte que sería  un hallazgo científico de proporciones, a esta especie declarada adicionalmente como Monumento Natural y clasificada En Peligro de Extinción, le sería también aplicable el Art.19 de la Ley 20.283, aspecto que el titular en ningún momento lo consideró.

A pesar que el estudio de flora es restringido a un área de influencia tan acotada y a la baja intensidad de muestreo a lo largo de la línea de transmisión, se detectan varias especies en categoría de amenaza que, ya sea porque son afectadas directamente por las estructuras como por la alteración de su hábitat, les aplica el Art. 11 de la Ley 20.283 y por lo tanto el PAS 150, aspecto que no es abordado por el titular en la DIA en evaluación. Por lo expuesto y en virtud del Art. 6° del D.S. N° 40, dispone que “el Titular del proyecto deberá presentar un Estudio de Impacto Ambiental si su proyecto o actividad genera o presenta efectos adversos significativos sobre la cantidad y calidad de los recursos naturales renovables incluidos el suelo, agua y aire”. A objeto de evaluar si se presenta tal situación, se considerará lo indicado en el inciso cuarto, literal b) que señala “…Para la evaluación del impacto se deberá considerar la diversidad biológica, así como la presencia y abundancia de especies silvestres en estado de conservación…, de conformidad a lo señalado en el Art. 37 de la Ley 19.300”. Así las cosas, existen al menos 4 especies de flora en estado Vulnerable presentes en el área de influencia del proyecto, a saber lleuque, guindo santo naranjillo y luma del norte; éstas dos últimas no descritas por el titular, a pesar que existen claros antecedentes de ellas. En razón a lo anterior y considerando lo que indica el literal b) del Art. 6 ya señalado, implica que el titular, a juicio de esta Corporación debería someterse al SEIA bajo la forma de un Estudio de Impacto Ambiental para evaluar los impactos significativos adversos y las correspondientes medidas de mitigación, reparación y/o compensación.” 

El proyecto omite información relevante para pronunciamiento de este servicio, como lo son los antecedentes sobre la presencia de huemul en las cercanías del proyecto, en lo referente a información bibliográfica y de líneas bases de los otros dos proyectos existentes en la zona, los que si son mencionados para otros fines (Embalse Punilla y Central Ñuble). La Ruta N-31 que utilizará el proyecto en la etapa de operación y mantenimiento, pasa precisamente por el punto donde se registró el tránsito de un huemul hembra al año 2008 a través de un video, y se encuentra distante entre 3 y 7 kilómetros de otros sitios con registro de huemul al norte y sur del proyecto. Esta información indica, que el proyecto se ubica en una zona clave de paso de huemules entre el norte y sur del proyecto y la omisión de esta información, lleva a la no evaluación del efecto del proyecto sobre esta especie, tanto por sí sólo, como de su efecto adicional a los otros dos proyectos ya aprobados en la zona.

El resultado de no presencia de huemul, mencionado para monitoreo de fauna no puede ser considerado válido, dado que no se usan las técnicas adecuadas para búsqueda de esta especie y no es realizado por profesionales con experiencia en prospecciones de dicho ciervo. En base a lo expuesto y en virtud de lo establecido en los artículos 6° letra b) y 18°, el titular debe presentar un EIA para identificar adecuadamente los impactos sobre el huemul y proponer medidas de mitigación, reparación y/o compensación.

Respecto al valor ambiental de la zona en que se emplaza el proyecto, es necesario destacar los siguientes aspectos:

a)      Área de Protección Cordillerana

La totalidad del proyecto se encuentra inmerso en el “Área de Protección Cordillerana” que fue establecida por D.S. 295 del Ministerio de Agricultura del 9 de noviembre de 1974, el que posteriormente fue complementado por el D.S. 391 del mismo Ministerio de fecha 1 de diciembre de 1978. Lo anterior en razón de ser un área muy expuesta a la erosión, por la necesidad de proteger los últimos recursos de flora y fauna nativos del sector, en especial sectores que constituyen hábitat del huemul, la belleza del paisaje, su importancia turística y la necesidad de proteger los suelos. 

b)      Reserva de Biosfera “Corredor Biológico Nevados de Chillán – Laguna de Laja”

El mismo territorio anterior fue declarado como Reserva de la Biosfera por la UNESCO el 29 de junio de 2011, considerado como un hotspot de alta biodiversidad y zona de transición vegetacional donde confluyen ecosistemas de la ecoregión del bosque esclerófilo de la zona central y del bosque templado austral. Esta Reserva incorpora sitios de alta diversidad de formaciones vegetacionales y alto recambio de especies, particularmente de aves, sirviendo como corredor migratorio de aves rapaces del valor ambiental del territorio. Si bien es cierto dicha declaración no establece una protección legal sobre los territorios involucrados, es un aspecto relevante  a tener en consideración acerca de la valoración ambiental de dicha zona.

c)      Sitio Prioritario para la Conservación de la Biodiversidad

El sitio “Nevados de Chillán” que incluye la totalidad del área del proyecto, fue incluido en la “Estrategia Regional y Plan de Acción  para la Conservación de la Biodiversidad, Región del BioBio”, elaborada por la CONAMA en 2002, y es aún hoy reconocido por el Ministerio del Medio Ambiente, junto a otros 5 sitios, como los de más alta prioridad; a nivel regional para la conservación de la Biodiversidad dentro de un listado inicial que superaba las 90 postulaciones

d)      Reconocimiento de Fundación Mundial para la Naturaleza (WWF)

El área fue reconocida por la Fundación Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en ingles), como el sitio “Epulafquen –Niblinto - Nevados de Chillán”, como una de las 13 áreas de mayor prioridad para la Conservación dentro de la Ecoregión de los Bosques Templados Valdivianos.

e)      Presencia efectiva del huemul en el área del proyecto

Finalmente la presencia cierta del huemul, especie heráldica y catalogada como en peligro, que fuera detectada a través de una filmación accidental de un equipo de televisión en el sector El Caracol, en la ruta N-31 al interior de San Fabián y a una distancia corta de la localización del trazado del proyecto, conforman un cuadro que sin lugar a dudas tipifica al territorio y al lugar de emplazamiento del proyecto de una gran biodiversidad.

En particular y en relación a la ubicación específica del proyecto, el titular a través del estudio de flora, con todas las observaciones metodológicas señaladas, hace referencia a una gran cantidad de especies de flora y fauna en categoría de conservación, de especies de flora provenientes de las ecoregiones húmedas y xerofíticas que allí se hacen presente, además de especies endémicas e incluso se menciona la presencia de Nothofagus leonii un hibrido entre N. glauca y N. oblicua. En el lugar de emplazamiento se reúnen prácticamente todos los nothofagus del país, a excepción del Raulí, lo que es una rareza botánica excepcional. El mismo titular reconoce, para todo el universo de especies encontradas en el área de intervención de la línea, que la zona presenta una “biodiversidad media alta”, aun cuando el Índice de Margalef utilizado no discrimina el estado de conservación de las especies de flora, su endemismo y otras características que hacen posible definir el área de intervención como una zona de alta biodiversidad. Si a esto sumamos que de las 59 especies de fauna detectadas por el estudio, 18 se encuentran en alguna categoría de conservación, es decir el 30% de la fauna detectada presenta problemas de conservación.

En consecuencia y en virtud de lo señalado en el Art. 8 del D.S. N° 40, el que prescribe acerca de la localización y valor ambiental del territorio en cuyo caso “El titular deberá presentar un EIA si su proyecto o actividad se localiza en o próxima a poblaciones, recursos y áreas protegidas, sitios prioritarios para la conservación, humedales protegidos y glaciares, susceptibles de ser afectados, así como el valor ambiental del territorio en que se pretende emplazar”.

El mismo artículo 8 hace referencia a sitios prioritarios para la conservación. Aplica aquí sin lugar a dudas a que el proyecto se realiza en el sitio “Nevados de Chillán”, reconocido oficialmente por el Ministerio de Medio Ambiente como ya fue señalado previamente.

En el cuarto inciso se señala que “se entenderá por recursos protegidos aquellos colocados bajo protección oficial mediante acto administrativo de autoridad competente, con fin de asegurar la diversidad biológica, o conservar el patrimonio ambiental” Lo anterior aplica claramente a las especies amenazadas existentes en el área de afectación directa del proyecto.

En el mismo contexto, su inciso séptimo establece que “se entenderá que un territorio cuenta con valor ambiental cuando corresponda a un territorio con nula o baja intervención antrópica y provea de servicios ecosistémicos locales relevantes para la población, o cuyos ecosistemas o formaciones naturales presentan características de unicidad, escasez o representatividad”.

En consecuencia y debido al alto valor ambiental en donde se emplaza el proyecto en evaluación, el titular a juicio de esta Corporación debería someterse al SEIA bajo la forma de un EIA para evaluar los impactos ambientales sobre la flora y fauna,  y en especial sobre el huemul, para precisamente mitigar, reparar y/o compensar los componentes ambientales afectados (…)”

 

9.3.2    SEREMI de Medio Ambiente, Región del Biobío, en su ORD. N° 112 de fecha 06 de marzo de 2017, señala que:

“…el sector donde el proyecto se pretende instalar, se encuentra dentro del “Área de Protección Cordillerana” la que fue establecida por D.S. 295 del Ministerio de Agricultura del 9 de noviembre de 1974, y complementado por el D.S. 391 del mismo Ministerio el 1 de diciembre de 1978, con el fin de proteger los recursos de flora y fauna del sector, preservando la belleza del paisaje, evitar la destrucción de los suelos y proteger el área donde vive el huemul. Cabe señalar que estos Decretos se encuentran vigentes.

Además, el proyecto se encuentra en el Sitio Prioritario Nevados de Chillán, establecido en la Estrategia Regional de Biodiversidad y reconocido por el Instructivo "Sitios Prioritarios para la Conservación en el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental" contenido en el Ord. D.E N° 103008 del 28/09/2002 de la Dirección Ejecutiva de la Comisión Nacional del Medio Ambiente, actualizado por el Ord. D.E N° 100143 del 15/11/2010, que este Sitio Prioritario posee una rica biodiversidad asociada al bosque caducifolio de montaña, caducifolio de la frontera, caducifolio alto andino de la cordillera de Chillán, y estepa alto-andina boscosa; es hábitat de 241 especies de flora, de las cuales el 17% son endémicas de la zona, y se registran varias especies amenazadas tales como Austrocedrus chilensis, ciprés de la cordillera y Orites mirtoidea, radal enano, ambos en categoría Casi Amenazadas; Eucryphia glutinosa, guindo santo, (Vulnerable), 149 especies de fauna de las cuales el 18% son endémicas, y 40 especies con algún grados de amenaza, entre ellas Leopardus guigna Güiña (Vulnerable), Leopardus colocolo Gato colocolo (Casi Amenazada),Lagidium viscacia Viscacha (En Peligro), y la población más septentrional de Hippocamelus bisulcus(Huemul), que se encuentra En Peligro.

Por otro lado, este Sitio Prioritario forma parte de la Reserva de la Biosfera Corredor Biológico Nevados de Chillán-Laguna del Laja, reconocida por UNESCO, el 29 de junio de 2011, y que el proyecto en cuestión se implementaría en las zonas de transición y amortiguamiento, de esta Reserva de la Biosfera, en donde se deben efectuar acciones de manejo tales que  sean compatible con el objetivo de mantener las condiciones naturales de la zona, y estructurales del paisaje, impidiendo alteraciones a la diversidad biológica y conectividad de los hábitat existentes, de tal manera de asegurar la conservación y los objetivos del Corredor Biológico. Es importante señalar que esta Reserva de la Biosfera es particular, ya que sus límites coinciden con el área de “Protección Cordillerana”.

Este proyecto, para su implementación efectúa labores de corta, remoción de vegetación, y otras acciones que modificarán el hábitat de las especies que actualmente existen, en un tramo de 23 km por 40 m de ancho, y que además esta intervención se efectuará en los caminos de acceso a las torres, para su instalación y futura mantención, que además se requieren efectuar otras acciones como montaje de las torres de alta tensión, excavaciones, fabricación de bases de hormigón, montaje de la estructura metálica, tendido de los cables, instalación de faenas, entre otros. Hay que además que este proyecto tiene una duración indefinida.”

10°      Sin perjuicio de lo señalado en el considerando anterior, además se hace presente que la DIA del Proyecto carece de información relevante para su evaluación ambiental, así como de información esencial para descartar si éste genera o presenta alguno de los efectos, características o circunstancias contemplados en los literales b) y e) del artículo 11 de la Ley N° 19.300 y la falta de la misma, además, no es susceptible de ser subsanada.

 

10.1     En relación a la información relevante, eltitular señala en la DIA que el Proyecto

 

Respecto de la construcción de la línea de transmisión eléctrica, el titular señala en la DIA que “Los frentes de trabajo serán móviles se implementarán para la construcción de las estructuras, serán temporales y se desplazarán entre cada uno de los sitios donde se proyecta construir una estructura.” Con lo anterior se entiende que utilizarán dichos frentes móviles para la totalidad de las estructuras que conforman el proyecto

Respecto del área más sensible identificada en el área de influencia del proyecto y que corresponde además a un área con nula o muy baja intervención, esto es donde se ubican las torres 1 a 22, la DIA indica que “Es importante recalcar que los caminos de acceso serán construidos y/o mejorados para las torres ubicadas fuera de la faja de seguridad del canal de la Central Ñuble de Pasada, por tanto todas estas obras se realizarán entre las torres 1 y 22. Tal como se aprecia en el Anexo V los caminos de acceso proporcionarán el acceso a las estructuras 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 8, 9, 13, 14, 15, 19, 20, 21 y 22; el acceso al resto de las estructuras comprendidas en este tramo del trazado será mediante mulas, para lo cual se utilizarán senderos existentes.” Posteriormente, en la tabla 1-11 de la DIA indica que para las torres 10, 11, 12, 16, 17 y 18, al transporte utilizado será Mula.

Indica además que los caminos de acceso requeridos serán de 4 metros de ancho (aunque existen contradicciones en el cuerpo de la DIA que ya se indicaron precedentemente).

Al respecto este Servicio considera que la DIA carece de información relevante, toda vez que no entrega una descripción adecuada de las partes, obras y acciones asociadas a la descripción de la etapa de construcción, que permita la comprensión del proyecto como unidad. En este sentido, el titular no entrega un detalle de cómo será la construcción de las estructuras in situ, dada las irregularidades del terreno y las dificultades de accesos.

Si bien indica que algunas estructuras serán trasladas a lomo de mula y otras en camión, no entrega un detalle de las obras y acciones necesarias para comprender el efecto de dichas obras sobre los componentes ambientales afectados en cuando, principalmente a su magnitud, considerando que dichas obras y acciones se llevarán a cabo en un área de influencia correspondiente a un bosque de preservación y que alberga una importante cantidad de especies con problemas de conservación, respecto de la fauna asociada, lo que ya da cuenta de impactos ambientales significativos sobre los recursos naturales. El titular no detalla, ni explica cómo se realizará el traslado de las estructuras y materiales de construcción en aquellas torres donde no existen caminos, solo se limita a indicar que se realizará a lomo de mula, pero al respecto cabe preguntarse si, por ejemplo, aquello requiere de la habilitación de senderos, considerando que las mulas serán guiadas por personas a los lugares de destino, también cabe preguntarse si las mismas mulas trasladarán todos los materiales asociados a la construcción de las fundaciones de las torres, así como a aquellos asociados a los frentes de trabajo móviles, los que tal como indica el titular en la DIA, se instalarán donde se proyecta construir cada estructura.

Por otra parte, el titular habla de poda de árboles (como medida para evitar la tala rasa), sin embargo no define en que consiste dicha poda (si se refiere a ganchos o ramas), o bien requiere podar el ápice de algunos ejemplares arbóreos dada su altura, ni menos aún identifica los ejemplares a podar. Cabe indicar que la corta del ápice en algunas especies puede provocar la muerte del árbol y en este caso, el efecto es la eliminación de dichos especímenes, lo cual es sinónimo de corta de bosque, y dado que claramente forman parte de un bosque, requeriría además de plan de manejo forestal. Con el solo hecho de mencionar la poda y no detallar esta acción, el titular no acredita si se eliminan o no especies arbóreas. Esto último, aparte de los aspectos normativos, pudiera tener incidencia en la variación de la magnitud de los impactos ambientales significativos ya identificados precedentemente sobre el componente flora y vegetación.

Tampoco indica, como se manejarás los árboles talados y “podados”, especialmente cómo retirará la madera proveniente de los mismos, cabe preguntarse si se retirarán en camiones o también será a lomo de mula, por ejemplo. Lo anterior pudiera también tener implicancias, al igual de si se requieren o no la construcción de senderos entre otros, en las superficies intervenidas realmente por el proyecto.

Lo anterior implica además que el titular carece de información relevante en descripción de proyecto, toda vez que lo anterior debe ser analizado respecto de los contenidos indicados en el literal a.5 del artículo 19 del RSEIA, particularmente “En caso de corresponder, la ubicación y cantidad de recursos naturales renovables a extraer o explotar por el proyecto o actividad para satisfacer sus necesidades”. Lo anterior tiene directa implicancia con lo indicado en el inciso final del literal a) del artículo 19 de Reglamento del SEIA: “Para efectos de lo señalado en los literales precedentes, la descripción se deberá realizar en consideración a la posibilidad de generar o presentar los efectos, características o circunstancias establecidos en el artículo 11 de la Ley…”

10.2     En relación a la falta de información esencial:

 

10.2.1 Relacionada con el literal literal b) del artículo 11 de la Ley N° 19.300 “Efecto adeverso significativo sobre los recursos naturales renovables” y el artículo 6° del RSEIA en específico los literales:

 

a)      La pérdida de suelo o de su capacidad para sustentar biodiversidad por degradación erosión, impermeabilización, compactación, o presencia de contaminantes

 

Al respecto es importante señalar que la DIA no entrega información clara respecto de las superficies a intervenir por partes, obras y acciones del proyecto, lo cual redunda en que no se cuenta con la base para analizar este efecto considerando las implicancias de la afectación del suelo sobre otros componentes ambientales (flora y fauna especialmente). Tal como indica la SEREMI de Agricultura en su oficio Ord. N° 24 del 08 de marzo de 2017, “Los antecedentes generales del proyecto señalan una superficie de intervención por trazado de la línea de 92 has, considerado una longitud de 23 km y una franja de seguridad de 40 m, más una superficie de instalación de faenas de 1 ha y 2 ha correspondientes a la suma de los caminos existentes y proyectados”

 

Sin embargo esta información presenta una imprecisión que no permite evaluar las áreas a intervenir y el estudio de suelo, sólo entrega información de los cortes asociados a la construcción del canal de aducción de la central Ñuble, pero no se entrega ninguna caracterización asociada al área donde la intervención se genera en un área con baja o nula intervención antrópica (área comprendida entre las torres 1 y 22) y que donde se reconoce que será el área con mayor impacto por sus condiciones naturales.

 

Por otra parte, la SEREMI de Agricultura indica que  “en el Anexo Plan de Manejo Corta y Reforestación de Bosques Nativos para Ejecutar Obras Civiles, punto 4.Descripción de actividades a realizar -Obras permanentes, se señala la existencia de rellenos controlados como “áreas destinadas al depósito de materiales inertes provenientes de la excavación de las diferentes obras” y en punto 7. Medidas de Protección, 7.1 Protección ambiental, letra d) se menciona… “restauración de sectores destinados a botaderos...” los que no están cuantificadas en esta superficie”.

 

La superficie señalada en los antecedentes generales del proyecto ya mencionado, señalan una superficie de caminos existentes, correspondiente a 3.4 km x 3 m(10.000m2) y otra hectárea de caminos proyectados correspondiente a 2.5km x 4 mt(10.000m2), sin embargo esta información es no corresponde a lo indicado en otros puntos de la DIA: En tabla 1-8 del punto 1.5.2.1.11 referido a caminos, la sumatoria del área de los caminos proyectados es de 15.411,51 m2, lo que es coincidente con lo señalado en el Anexo Plan de Manejo Corta y Reforestación de Bosques Nativos para Ejecutar Obras Civiles donde se señala que: “ hay que agregar la intervención de 1,5 hectáreas que serán destinadas a la construcción de caminos o En punto 1.6.1.4 Habilitación de caminos de acceso dice “para todos los caminos se ha considerado un ancho de 4 m”. En tanto en el Anexo Plan de Manejo Corta y Reforestación de Bosques Nativos para Ejecutar Obras Civiles se señala que “En términos generales, el ancho total considerado será de 6 metros”.

 

La información sobre el número de torres a construir, área de instalación y altura es confusa: En el punto 1.2.3,Descripción del proyecto, Tabla 1-1 el número de torres a construir es 70, lo que difiere de lo señalado en el Anexo ya mencionado donde se señala “En la instalación de estas estructuras se utilizará una franja de 10 metros de largo x 10 metros de ancho por cada una de las torres, por lo tanto la intervención en la construcción de las 72 torres, ocupará una superficie total de 0,72 ha”. En el punto 1.5.2.1.5 Fundaciones de la DIA,se señala que para las 70 estructuras a construir, el área total asociada será 1.240 m2aproximadamente, es decir 0,124 ha y en el punto 1.5.2.1.4 Estructuras dice “El proyecto considera la construcción de 70 estructuras metálicas autosoportadas, con alturas entre los 25,88 y 50,48 metros”. Esta última altura no aparece en Tabla 1-7 “Características estructuras a construir, ni en la Tabla 1-3. Coordenadas UTM de las estructuras”, del punto 1.3 Localización del proyecto.

 

En el punto 2.8.2 de la DIA se señala “ …el proyecto solo intervendrá parte de la superficie del suelo correspondiente a las primeras 22 torres, puesto que las restantes se emplazarán en una superficie previamente intervenida por el proyecto Central Ñuble de pasada “afirmación que no es coincidente con lo que se visualiza en archivos KMZ del proyecto en Anexo XVII, donde hay tramos en los que el límite de la franja de seguridad de la línea de trasmisión (línea negra) excede al límite de la franja del canal (línea verde).”

 

En función de los antecedentes contradictorios presentes en el DIA y sus Anexos, no es posible evaluar la real superficie que será intervenida por el proyecto, y con ello la cantidad de suelo que será impermeabilizado, compactado o susceptible a la erosión, por parte, obras y acciones del proyecto, y con ello la pérdida de suelo, pero especialmente su capacidad de sustentar biodiversidad, ya que de acuerdo a los antecedentes del área de emplazamiento del proyecto (dada por otros proyectos evaluados en el SEIA como EIA y antecedentes sectoriales), alberga importante biodiversidad y una fracción importante de ella se encuentra con problemas de conservación. Dicha contradicción, no permite evaluar el impacto real del proyecto sobre la superficie de suelo y su capacidad para sustentar biodiversidad, en particular sobre el trazado de la línea que se proyecta sobre la servidumbre del canal de aducción de la Centra Ñuble de Pasada, ya que el KMZ adjuntado por el titular, muestra gran parte de las áreas por donde va el trazado con vegetación boscosa presente. Al respecto cabe aclarar que el SEIA evalúa proyectos sobre la condición del área de influencia al momento de la evaluación ambiental y no bajo supuestos, ya que la información presentada por el titular no permite distinguir si la servidumbre a la que alude se refiere estrictamente a la calificada mediante RE N° 218/2007 o no, y documentadamente es sabido por los órganos competentes del Estado que en esas áreas es altamente probable encontrar otras especies de flora con problemas de conservación, a las cuales les es aplicable el artículo 19 de la ley de bosque nativo, como la luma del norte, naranjillo y guindo santo, ya que han sido catastradas.

 

Es más, lo indicado anteriormente pudiera tener implicancias en la evaluación del literal d) del artículo 6 del RSEIA, toda vez que las especies con problemas de conservación tanto en afectación de individuos como de su hábitat, podrían corresponder a un número mayor respecto del Lleuque, claramente identificado en la DIA, lo cual aumentaría la magnitud y duración de la alteración significativa sobre este componente ambiental (flora y vegetación) y sobre el suelo y su capacidad de sustentar biodiversidad, ya que con la instalación de torres de alta tensión y sus fundaciones, así como los caminos de acceso y en gran medida la faja de seguridad, bajo un proyecto que presume una vida útil indefinida, el impacto ambiental es de carácter permanente e irreversible.

 

b) “La superficie con plantas, algas, hongos, animales silvestres y biota intervenida, explotada, alterada o manejada y el impacto generado en dicha superficie. Para la evaluación del impacto se deberá considerar la diversidad biológica, así como la presencia y abundancia de especies silvestres en estado de conservación o la existencia de un plan de recuperación, conservación y gestión de dichas especies, de conformidad a lo señalado en el artículo 37 de la Ley.”.

 

Respecto de la flora y vegetación

 

Según indica el titular en la segunda conclusión del Anexo II de la DIA;

 

“b.- Las especies vegetales a intervenir se indican en la tabla 5, señalándose especialmente en las 22 torres que se instalarán desde el sector de La Punilla (Torre 1) a la situada en la torre 22, en donde la intervención sobre la flora, será mayor versus a las torres restantes. En todo caso debemos indicar que especies en estado de vulnerabilidad (VU) como el Lleuque no se encontró constituyendo bosque, por lo tanto la recomendación es mantener un Ingeniero Forestal en terreno para asegurar la no intervención de ésta y otras especies en categoría de conservación que podrían encontrarse, no obstante la presente DIA solicita el PAS 148 para asegurar la corta y reforestación adecuada de bosque nativo.” (Énfasis agregado)

 

De la información entregada por el titular e indicada precedentemente, es posible indicar el titular afirma que “las especies vegetales a intervenir se indican en la Tabla 5” (del Anexo II). Al revisar la tabla citada, es posible apreciar que, entre otras especies del bosque nativo, se contabilizan 5 guindos santo, 3 lleuques y 8 Queules. Respecto de la intervención del guindo santo y del queule, el titular no entrega ningún antecedente, ni análisis, ni tampoco se mencionan en el PAS 148 Anexo XIX.

 

Lo anterior corresponde a falta de información relevante toda vez que el guindo santo está clasificada en categoría de conservación vulnerable y el queule “En Peligro”, Este último además  corresponde a un recurso protegido declarado monumento natural (DS 13/95) y que posee un plan de nacional de conservación vigente. Sin embargo el titular no entrega ningún antecedente que de cuenta de la localización de estos ejemplares respecto de las partes, obras y acciones del proyecto, por lo cual  no es posible evaluar el impacto ambiental sobre los mismos.

 

Es relevante señalar que ambas especies al estar en categorías de conservación les aplicaría el artículo 19 de la Ley de Bosque nativo, por lo cual formarían parte de un bosque de preservación.

 

Por otra parte, de acuerdo a la información  presentada en DIA respecto de la ubicación de las torres, el titular no presenta información esencial respecto de la faja de seguridad en la cual el titular indica que va a talar a los individuos que generen riesgo a la seguridad de la línea o “podar” otros que por su altura sea necesario, no indicando si en esas acciones están implicados individuos de Lleuque (que puede crecer hasta 30 metros), ni menos de queule y guindo santo, u otras especies en estado de conservación, altamente probables de encontrar en el área en cuestión (según información base de Estudios de Impacto Ambiental de proyectos en la misma área de influencia disponible en www.sea.gob.cl, así como de parte de los órganos del estado competentes, como luma del norte y naranjillo). Dicha falta de información no permite evaluar el impacto sobre la flora con problemas de conservación en relación a la totalidad de especies en categorías que sería afectadas y/o alteradas, en su totalidad.

 

Por otra parte, si bien el titular indica en el punto 2.8.2 de la DIA que“ …el proyecto solo intervendrá parte de la superficie del suelo correspondiente a las primeras 22 torres, puesto que las restantes se emplazarán en una superficie previamente intervenida por el proyecto Central Ñuble de pasada “afirmación que no es coincidente con lo que se visualiza en archivos KMZ del proyecto en Anexo XVII, donde se muestra que gran parte del trazado de la línea pasa por sectores con presencia de bosque.

 

 

Respecto a la Fauna:

 

En relación a la fauna se señala en la DIA:”…se realizaron 3 campañas, una de invierno, una de primavera y una de verano, se detectó la presencia total de 59 especies comparando todas las campañas (56 especies en invierno, 59 en primavera y 57 en verano), de las cuales 2 corresponden a anfibios, 6 a reptiles, 43 aves y 8 a mamíferos (Ver Anexo II “Estudios Flora, Fauna y Vegetación”). De éstas, 2 especies son endémicas, 56 nativas y 1 introducida. Respecto al estado de conservación (en base al RCE y la Ley de Caza), 1 especie se encuentra En Peligro (Patagioenas araucana, torcaza), 3 Vulnerable (Galictis cuja, quique; Leopardusguigna, güiña y Pudupudu, pudú), 4 catalogadas como Casi Amenazadas (Batrachylataeniata, ranita de antifaz; Merganettaarmata, pato cortacorrientes; Dromiciopsgliroides, monito del monte y Puma concolor, puma), 1 Rara (Vulturgryphus, cóndor), 7 en categoría de Preocupación menor (Eupsophusaff.calcaratus, rana de hojarasca austral; Liolaemuspictus, lagartija pintada; Liolaemuslemniscatus, lagartija lemniscata; Liolaemustenuis, lagartija esbelta; Liolaemuschiliensis, lagarto llorón; Philodryaschamissonis, culebra de cola larga y Lycalopexculpaeus, zorro culpeo), 1 Insuficientemente conocida (Tachyerespatachonicus, quetru volador) y 1 Fuera de Peligro (Liolaemuscyanogaster, lagartija valdiviana)…

 

Se detectó la presencia de 2 especies que presentan baja movilidad y están en categoría de conservación riesgosa, éstas corresponden a Batrachylataeniata (ranita de antifaz, Casi Amenazada) y Dromiciopsgliroides (monito del monte, Casi Amenazada), para las cuales, previo al inicio de la etapa de construcción, se realizará rescate y relocalización de los ejemplares de estas especies, dada la fragilidad que presentan.

Las especies en categoría riesgosa, pero que poseen alta movilidad (pudú, güiña, puma, torcaza, cóndor y quique), es poco probable que sean afectadas, ya que es un proyecto de tipo lineal, pero se deben tener precauciones por la probabilidad de encuentro de estas especies durante las obras, por lo cual se realizarán charlas educativas a los trabajadores sobre la presencia de estas especies en el sector y generar señalética informativa para la protección de estos animales.

Durante la fase de operación no se considera la afectación de fauna, ya que en las estructuras se instalarán disuasores de aves para evitar que las aves se posicionen o colisionen con el cable de guardia, tal como se indica en el punto 1.6.1.9 de la DIA. En cuanto a las especies terrestres presentes en el área del trazado del proyecto, dado que se trata de una línea aérea no habrá afectación significativa, sólo en la etapa de construcción y en la de abandono, que serán temporalmente breves.

Es importante mencionar que el proyecto no generará una pérdida de hábitat para la fauna presente en el lugar, puesto que solo se considera el despeje de vegetación en la superficie correspondiente a las estructuras y los caminos de acceso. En cuanto a la faja de seguridad de la línea, solo se considera la poda evitando la afectación, por tala, de especies vegetales

Por otro lado, y considerando la naturaleza del proyecto, éste no considera la fragmentación del hábitat, puesto que no genera una barrera física que impida la libre movilidad y tránsito de la fauna.

 

La afectación y/o alteración de este componente ambiental, guarda directa relación con la intervención a la componente flora, dado que con la intervención de la flora y vegetación se verán afectados, alterados y/o fraccionados los hábitat que dan sustento a la fauna presente, con especial atención en la fauna en categoría de conservación y en su conjunto a la alta biodiversidad presente en el área, dando paso además para un mayor flujo de personas a las áreas a intervenir por el proyecto. Lo anterior, dado que será necesario, además del despeje de la franja de seguridad de la línea, la construcción de caminos para acceder con los materiales a los distintos sitios de construcción de cada torre y para la posterior mantención de la faja durante la fase de operación del proyecto.

 

Sin perjuicio de lo señalado por el titular en la DIA, tal como se indica en el párrafo precedente, ocurre una similar situación de la descrita para la flora, respecto de la fauna asociada al área del proyecto. De acuerdo a los antecedentes que entrega el titular en el Anexo II, en el área de influencia del proyecto (ciertamente muy restringida según lo determina el titular para los componentes flora-vegetación y fauna  y que carece de un análisis ecosistémico), presenta varias especies en categoría de conservación y entre ellas mamíferos mayores que por razones de su rol en el ecosistema (ej: depredadores tope), así como su estado de conservación donde una de las principales amenazas es la intervención y restricción de su hábitat, no se caracterizan por presentar abundancias altas. Cabe indicar que la misma desactualización presentada en la flora, está presente en la fauna respecto de los estados de conservación.  Sin perjuicio de esto último, no se le quita relevancia a las especies afectadas y/o alteradas por las partes, obras y acciones del proyecto, las cuales dada la descripción del mismo respecto de las fases de construcción y operación. De acuerdo a la acciones y análisis, la fauna estaría expuesta a una alteración permanente durante la vida útil del proyecto (la cual es indefinida por sus características) y que posee distintos niveles de impacto según los estratos de bosque afectados para las distintas especies identificadas, en particular sobre los individuos propiamente tal, así como sus nidos y madrigueras.

 

Cabe indicar que la corta de bosques y la fragmentación del hábitat son reconocidos impactos generados por este tipo de proyectos, especialmente en zonas con las características de baja o nula intervención, como lo es parte del área de influencia del presente proyecto. A su vez, los mayores impactos resultan del mantenimiento y las actividades de construcción, como la habilitación de caminos de acceso, limpieza de vegetación en la franja de servidumbre y la preparación del terreno.

 

De acuerdo a lo informado por el titular en la DIA, en el área de influencia del proyecto se encuentran presentes 59 especies, lo cual da cuenta de una alta biodiversidad en el área. Se indica además la presencia de especies en categoría de conservación, a saber: la torcaza, en peligro, vulnerables; el quique, gato guiña y pudú, este último además parte de la dieta del puma y zorro culpeo; casi amenazada el puma y monito del monte, esta última categoría implica que cuando habiendo sido evaluada, no satisface, actualmente, los criterios para las categorías En Peligro Crítico, En Peligro o Vulnerable; pero está próximo a satisfacer los criterios de estos últimos, o posiblemente los satisfaga, en el futuro cercano. Cabe indicar que la clasificación de especies en estado de conservación presentada en la DIA por el titular, posee discrepancias con el actual proceso de clasificación de especies vigentes, aunque ello no cambia el análisis aquí expuesto. Cabe destacar la relevancia del ecosistema afectado no solo por las especies en categorías de conservación presentes, sino que también por su alto nivel de endemismo, lo cual realza la relevancia ecológica del sector a intervenir.

 

Es más, el titular indica que no generará impactos significativos aludiendo a que implementará algunas medidas bajo las cuales argumenta la no significancia de los impactos que puede generar el proyecto sobre la fauna en cuanto a alteración de individuos, poblaciones y comunidades (como las conformadas en el área de influencia), sino que también sobre sus variables relevantes sobre la amenaza o vulneración del hábitat de dichas especies, como son los sitios de alimentación, reproducción, áreas de crianza y de albergue, entre otros aspectos ecosistémicos relevantes para la conservación de las especies, en especial aquellas clasificadas en estados de conservación.

 

En función de lo anterior, dadas las características del bosque nativo presente en el área de influencia del proyecto, especialmente el área donde se instalarán las torres 1 a 22, y que corresponde a un bosque consolidado del Tipo Forestal denominado Roble-Raulí-Coigüe correspondiente a la formación vegetacional Bosque Caducifolio Mixto, con sotobosque denso y con altos grados de pristinidad principalmente debido a la topografía y accesibilidad del área en cuestión con nulo o bajo nivel de intervención antrópica, el cual presenta una alta diversidad biológica durante todo el año y con una importante cantidad de especies que se encuentran en categoría de conservación  y dada las características de las obras y/o acciones del proyecto, que el titular si bien entrega un catastro de especies de fauna no entrega un detalle de los hábitat que serán afectados en función de los principales hitos biológicos de las especies, como son la alimentación , reproducción, refugio, lugares de nidificación, por ejemplo. Por lo cual, en función de las intervenciones a la vegetación y al suelo para efectos de ejecutar el proyecto, así como acciones tales como el tránsito vehicular y uso de maquinaria, el proyecto no entrega todos los antecedentes que permitan evaluar si existe un efecto significativo sobre la fauna y sus abundancias, así como la magnitud de la alteración en el hábitat de la misma. Lo anterior dado que el proyecto considera tanto la tala de árboles como su “poda”, así como el tránsito de maquinarias y personas durante la fase de construcción y operación del proyecto da cuenta de un efecto adverso significativo sobre la fauna, especialmente aquella en estado de conservación.

 

Respecto a los cuerpos de agua y fauna asociada

 

El titular en la DIA hace mención al cruce de cuerpos de agua en el área de influencia del proyecto entre las estructuras 1A-1 y 70-71 y menciona además de la intervención de cauces menores debido a la construcción de caminos de acceso a las torres, mencionados de manera tangencial. Sin embargo el titular no hace una caracterización hidrológica del área de influencia del proyecto, considerando que en parte de dicha área, especialmente aquella donde se localizarían las estructuras N°1 a 22, por topografía condiciones del sector, pendientes y presencia de quebradas, así como las condiciones de humedad que requiere el bosque nativo ahí establecido, es altamente probable la existencia de cuerpos de agua tanto temporales, como permanentes.

 

Es más en visita a terreno realizada con fecha 15 de febrero de 2017 se recorrió un camino existente, que será utilizado por el proyecto según se describe en la DIA, a objeto de acceder a la torre 14, cercano al punto de la torre existía un curso de agua menor, el cual presentaba una no menor cantidad de anfibios en estadíos acuáticos de su ciclo de vida (renacuajos). Sin embargo, lo anterior no está descrito en la DIA, considerando que la etapa de construcción considera el mejoramiento de dichos caminos y todas las acciones asociadas a la instalación de las torres, etc.

 

Dada esta falta de información esencial, la cual se asocia directamente a los componentes ambientales que podrían verse afectados y/o alterados por las partes, obras y/o acciones del proyecto en sus distintas fases, no es posible evaluar si se generan o no efectos adversos significativos sobre los cursos de agua superficiales, así como sobre la biodiversidad asociada a los mismos, toda vez que le titular no entrega la información que permita realizar lo indicado

 

A mayor abundamiento, el titular no entrega información básica y esencial tal como; la ubicación de los cauces que serían intervenidos producto de la construcción de caminos de acceso a las torres y a otras partes y obras del proyecto, como las plataformas de las torres, instalación de faenas, la forma de intervención, etc. El titular no caracteriza dichos cuerpos de agua, a objeto de corroborar o descartar la presencia de fauna íctica nativa en los cursos de agua presentes en el área de influencia del proyecto, así como de otros grupos fa fauna, como anfibios, que requieran de agua para el desarrollo de su ciclo de vida, especialmente considerando que el titular en el Anexo II de la DIA, en el cual describe la presencia de anfibios clasificados en categorías de conservación.

 

Respecto al Huemul

El proyecto omite información esencial para evaluar la afectación del Huemul en el área de influencia del proyecto, en función de las partes, obras y acciones que el proyecto requiere para su ejecución en sus distintas fases. El titular en el Anexo II de la DIA, se limita a indicar que tuvo “especial atención en encuentro de evidencias que permitan determinar en el AI la presencia de algún ejemplar de huemul…” (…)” las evidencias fueron  de coprolitos y ramoneo de la flora…) “A pesar de una acuciosa observación no se determinó la presencia de esta especie en el área de influencia. A lo anterior, se indica sólo a modo complementario, que otros titulares de proyecto, como es el Ministerio de Obras Públicas, desarrollan campañas de fauna terrestre en torno a la ruta N310, desde la localidad de San Fabián de Alico hasta el sector La Punilla, durante el año 2014, y en la cual tampoco se encontraron rastros de forma directa o indirecta de la especie en cuestión”.

De acuerdo a lo planteado por CONAF al respecto, y sin perjuicio de lo indicado en el párrafo anterior, el titular omite información de variadas fuentes,  como lo son los antecedentes sobre la presencia de huemul en las cercanías del proyecto, en lo referente a información bibliográfica y de líneas bases de los otros dos proyectos existentes en la zona, los que si son mencionados para otros fines (Embalse Punilla y Central Ñuble). La Ruta N-31 que utilizará el proyecto en la etapa de operación y mantenimiento, pasa precisamente por el punto donde se registró el tránsito de un huemul hembra al año 2008 a través de un video, y se encuentra distante entre 3 y 7 kilómetros de otros sitios con registro de huemul al norte y sur del proyecto. Esta información indica, que el proyecto se ubica en una zona clave de paso de huemules entre el norte y sur del proyecto y la omisión de esta información, lleva a la no evaluación del efecto del proyecto sobre esta especie, tanto por sí sólo, como de su efecto adicional a los otros dos proyectos ya aprobados en la zona.

El resultado de no presencia de huemul, mencionado para monitoreo de fauna no puede ser considerado válido, dado que no se usan las técnicas adecuadas para búsqueda de esta especie y no es realizado por profesionales con experiencia en prospecciones de dicho ciervo. Cabe indicar que la presencia de esta especie es uno de los aspectos que le otorga valor ambiental al territorio, considerando que la población de huemul en el área se encuentra reducida, especialmente por las presiones antrópicas y que desde hace tiempo se han destinado recursos del Estado para la conservación del huemul en el área.

Cabe indicar que el huemul se encuentra en categoría de conservación En Peligro, y que la población de huemules en el área corresponde a la población más septentrional de la especie y que justamente los esfuerzos en conservación de la misma, radica en la disminución abismante de su abundancia y a la fragmentación de su hábitat. Por lo cual dada esta condición es relevante la utilización de metodologías específica para efectos de determinar la presencia de la especie

 

Por lo anterior la DIA carece de información esencial a efectos de evaluar la presencia del huemul, así como la eventual alteración de la especie y su hábitat, lo cual no puede ser subsanado a través de una Adenda, y que corresponde a información esencial para que la autoridad pueda definir si el proyecto dadas sus partes, obras y acciones genera o presenta efectos adversos significativos sobre esta especie que requiera ser evaluado mediante un Estudio de Impacto Ambiental.

 

e) La diferencia entre los niveles estimados de ruido con proyecto o actividad y el nivel de ruido de fondo representativo y característico del entorno donde se concentre fauna nativa asociada a hábitats de relevancia para su nidificación, reproducción o alimentación.

 

En relación a esto, el titular señala que “…debido a la inexistencia de una normativa nacional referida a los efectos del ruido en la fauna, se utilizó la guía de evaluación ambiental para fauna silvestre del Servicio Agrícola y Ganadero del año 2012, que considera al criterio de la EPA (UnitedStatesEnvironmentalProtection Agency, “Effects of NoiseonWildlife and OtherAnimals”, 1971), establece una norma de referencia de 85 dB para no generar efectos sobre la fauna silvestre. Durante la fase de construcción del proyecto, se generarán emisiones de ruido provenientes principalmente del uso de maquinaria pesada asociada a la construcción de las obras civiles y montaje. Por su parte, durante la fase de operación, la principal fuente de ruido corresponderá al Efecto Corona de la línea de transmisión, fenómeno presente en cables de alta tensión, el que se manifiesta como un zumbido, el cual alcanza mayores Niveles de emisión sonora en condiciones de mayor humedad, y finalmente la fase de cierre, el nivel de ruido está asociado principalmente al desmantelamiento de las estructuras. Para evaluar la diferencia entre los niveles estimados de ruido con proyecto y el nivel de ruido de fondo característico del entorno, se desarrolló un estudio acústico que incluyó una estimación de los niveles de inmisión de ruido en 17 puntos sensibles identificados en el área del Proyecto, para las fases de construcción y operación del mismo…”

 

Sin embargo en el estudio de ruido adjunto en el anexo N° IX, de la DIA, se señala que los niveles de ruido críticos que podrían ocasionar daños a los diferentes grupos de fauna que señala el manual de la EPA serían los siguientes: Mamíferos 90 dB; Aves 85 dB; reptiles 95 dB; roedores 85-100 dB y detalla en la tabla 5 el umbral de daño en diferentes grupos de animales, justificando la no significancia del impacto en términos del ruido sobre la fauna ya que el proyecto resguardaría con un nivel igual o inferior a 85 dB como máximo, según una antigua recomendación de la EPA.

 

Sin embargo en la página 46 de la DIA el titular indica que “Posteriormente se procederá al despeje de vegetación con motosierras en las áreas a intervenir, privilegiando el uso de huellas y/o caminos existentes, minimizando de esta forma el área de intervención. Las motosierras a utilizar serán eléctricas o a combustión, con un nivel de potencia sonora no superior a 95 db(A) de acuerdo a lo indicado por el fabricante.”

 

En base a lo anterior, claramente el titular utilizará maquinaria tanto en construcción y operación (para “poda”) que sobrepasa los niveles de ruido analizados en el Anexo IX de la DIA y que pudieran tener efectos sobre la audición de distintos grupos de fauna. Sin embargo el titular no entrega ninguna información asociada a los lugares donde en específico habita la fauna catastrada, ni menos aún sobre los hábitat de relevancia donde es altamente probable la presencia de la misma, tales como sitios de alimentación, reproducción, anidamiento, madrigueras, así como si éstos corresponden a fauna con mayor o menos nivel de movilidad, entre otros. En base a lo anterior, y a los antecedentes presentados por el titular, no es posible evaluar el impacto del ruido sobre la fauna para la fase de construcción del proyecto, con los antecedentes presentados, ya que carece de información esencial respecto de la caracterización del hábitat de la fauna presente en el área de influencia del proyecto, en especial aquella clasificada en categorías de conservación, especialmente en el entorno de las faenas que generarán ruido y en lugares en donde se concentre la fauna nativa asociada a hábitat de relevancia para la misma, es decir para su nidificación, reproducción o alimentación.

 

10.2.2  Relacionada con el literal literal c) del artículo 11 de la Ley N° 19.300 “Reasentamiento de comunidades humanas, o alteración significativa de sistemas de vida y costumbres de grupos humanos” y el artículo 7° del RSEIA en específico los literales:

 

a)      La intervención, uso o restricción  al acceso de los recursos naturales utilizados como sustento económico del grupo humano o para cualquier u otro uso tradicional, tales como uso medicinal, espiritual o cultural

 

En el Anexo XV Estudio de Medio Humano asociado a la DIA, caracterización socioeconómica, la actividad silvoagropecuaria está identificada como la actividad económica preferente en los 4 sectores del área de influencia, pero no obstante haber declarado el titular la realización de una encuesta a 100 informantes en el área de influencia, no entrega una caracterización precisa de dicha actividad. Al respecto el titular no entrega información esencial para evaluar si existe o no alteración, tal como los productores/as silvoagropecuarios, sus sistemas productivos, ni tampoco entrega información respecto del uso actual del suelo en los predios que serán objeto de intervención directa a través de la instalación de torres, de construcción y habilitación de caminos, de faenas y de rellenos controlados y botaderos, que permita evaluar los efectos que esa intervención podrá generar sobre la actividad silvoagriopecuaria en función de los grados de intervención de sectores por parte de las partes, obras y acciones tanto temporales como permanentes en las distintas fases del proyecto. Un ejemplo claro de lo anterior, es que en la zona se reconoce la existencia de una actividad apícola permanente y transhumante, explicada por la existencia de abundante flora melífera, dicha actividad no es identificada por el titular en la DIA y en visita en terreno, se constató la presencia de al menos dos sectores donde existían cajones para abejas, en el área de influencia del proyecto, uno de ellos justo en la faja de seguridad de la futura línea de transmisión.

 

En función de lo anterior, la DIA carece de información esencial para evaluar la significancia debido a la intervención, uso o restricción al acceso de los recursos naturales utilizados como sustento económico en el área de influencia del proyecto, por lo cual no es posible concluir si la ejecución del proyecto o actividad, sus partes, acciones y/o obras físicas, en la distintas fases del proyecto, debe ser evaluado a través de un Estudio de Impacto ambiental, no siendo subsanable a través de una Adenda.

 

10.2.3  Relacionada con el literal literal d) del artículo 11 de la Ley N° 19.300 “Localización y valor ambiental del territorio” y el artículo 8° del RSEIA en específico los literales:

 

Recursos protegidos: El titular en la justificación de que no genera los efectos del artículo 11 letra b) sobre recursos naturales renovables indica que se identificó en el área del proyecto a la especie Gomortegakeule (nombre vulgar Queule) e indica que “Cabe destacar que la especie Gomortegakeule (Queule), se encuentra restringida solamente entre la VII y VIII región, lo cual la vuelve muy vulnerable a las diferentes condiciones climáticas que presentan otras regiones.”

Al respecto, cabe señalar que si efectivamente el titular encontró la presencia de esta especie en el área de influencia del proyecto está ante a un recurso protegido declarado monumento natural mediante el DS 13/95,  y que además posee un plan de nacional de conservación vigente. Por lo demás, tal como indica CONAF en su oficio Ord N°16 EA/2017, y que el SEA comparte, “Asimismo llama la atención que en el área de influencia del proyecto, determinado por el titular, éste señala que se encontró la presencia de queule (Gomortega queule) en los sectores 2, 3, 6 y 8 con presencia baja, en consecuencia que el área del proyecto está completamente fuera de área de su distribución natural que se ubica en la cordillera de la costa en las Regiones del Maule y Biobío. De ser lo anterior efectivo, aparte que sería un hallazgo científico de proporciones, a esta especie declarada adicionalmente como Monumento Natural y clasificada En Peligro de Extinción, le sería también aplicable el Art.19 de la Ley 20.283, aspecto que el titular en ningún momento lo consideró.” Por lo cual, por esta sola razón el proyecto requiere de la presentación de un Estudio de Impacto Ambiental.

 

Sitios prioritarios para la conservación:

De acuerdo a lo establecido en el Reglamento del SEIA, artículo 8, “…A objeto de evaluar si el proyecto o actividad es susceptible de afectar recursos y áreas protegidas, sitios prioritarios para la conservación, humedales protegidos, glaciares o territorios con valor ambiental, se considerará la extensión magnitud o duración de la intervención de sus partes, obras o acciones, así como de los impactos generados por el proyecto o actividad, teniendo en especial consideración los objetos de protección que se pretenden resguardar

Al respecto, el titular en la DIA señala que “El proyecto se encuentra inserto en el sitio prioritario para la conservación “Nevados de Chillán”, que abarca una superficie de 157.421,59 ha, conforme al ORD. SEA 100143/2010. El sitio prioritario se destaca por presentar una alta diversidad de asociaciones vegetales y un alto nivel de endemismo.

Más de dos tercios del trazado de la línea están emplazadas en una superficie ya intervenida antrópicamente, en particular, por la “Central Ñuble de Pasada” aprobada mediante Resolución Exenta N° 218/2007 de la CONAMA de VIII Región del Biobío. La superficie de suelo utilizada por el proyecto es de aproximadamente 3 ha de las 94 ha que corresponden a la faja de servidumbre eléctrica y otros del proyecto”.

 

Al respecto, es posible destacar que el sitio prioritario dentro del que se localiza el proyecto, presenta una alta diversidad de asociaciones vegetales y un alto nivel de endemismo. Lo anterior es reafirmado por el titular en la DIA, particularmente en el Anexo II Estudio de Flora, Fauna y Vegetación, en el cual presenta un catastro de las especies presentes invierno, primavera y verano, cuyos resultados indican que “En relación a la fauna, se realizaron 3 campañas, una de invierno, una de primavera y una de verano, se detectó la presencia total de 59 especies comparando todas las campañas (56 especies en invierno, 59 en primavera y 57 en verano), de las cuales 2 corresponden a anfibios, 6 a reptiles, 43 aves y 8 a mamíferos (Ver Anexo II “Estudios Flora, Fauna y Vegetación”). De éstas, 2 especies son endémicas, 56 nativas y 1 introducida. Respecto al estado de conservación (en base al RCE y la Ley de Caza), 1 especie se encuentra En Peligro (Patagioenas araucana, torcaza), 3 Vulnerable (Galictis cuja, quique; Leopardus guigna, güiña y Pudu pudu, pudú), 4 catalogadas como Casi Amenazadas (Batrachyla taeniata, ranita de antifaz; Merganetta armata, pato cortacorrientes; Dromiciops gliroides, monito del monte y Puma concolor, puma), 1 Rara (Vultur gryphus, cóndor), 7 en categoría de Preocupación menor (Eupsophus aff.calcaratus, rana de hojarasca austral; Liolaemus pictus, lagartija pintada; Liolaemus lemniscatus, lagartija lemniscata; Liolaemus tenuis, lagartija esbelta; Liolaemus chiliensis, lagarto llorón; Philodryas chamissonis, culebra de cola larga y Lycalopex culpaeus, zorro culpeo), 1 Insuficientemente conocida (Tachyeres patachonicus, quetru volador) y 1 Fuera de Peligro (Liolaemus cyanogaster, lagartija valdiviana). Del total de especies, 32 están catalogadas como beneficiosas para la actividad silvoagropecuaria (B), 11 con densidades poblacionales reducidas (S) y 31 catalogadas como benéficas para la mantención del equilibrio de los ecosistemas naturales (E).

Al respecto, se puede indicar: Se detectó la presencia de 2 especies que presentan baja movilidad y están en categoría de conservación riesgosa, éstas corresponden a Batrachyla taeniata (ranita de antifaz, Casi Amenazada) y Dromiciops gliroides (monito del monte, Casi Amenazada), para las cuales, previo al inicio de la etapa de construcción, se realizará rescate y relocalización de los ejemplares de estas especies, dada la fragilidad que presentan. Mayores antecedentes en el PAS 146. Se observaron 6 especies de reptiles (lagartijas y culebra) en la zona de estudio. A pesar de que éstas no se encuentran en categoría de conservación riesgosa, es importante considerarlas debido a su baja movilidad.(…)

En cuanto a la flora y vegetación se identificaron 47 especies en total, considerando las campañas de invierno, primavera y verano (44 en invierno, 46 en primavera y 31 en verano). De acuerdo al tipo biológico, 29 corresponden a especies arbóreas (62%), seis arbustivas (12,8%) y 12 herbáceas (25,5%). De éstas, 30 (63,8%) corresponden a especies endémicas, 6 (12,8%) a nativas y 11 (23,4%) a introducidas. Por otro lado, de acuerdo al estado de conservación (RCE y Libro Rojo de la Flora Terrestre Chilena) de las especies registradas, una especie se encuentra En peligro (EN) correspondiendo a Gomortega keule (Queule); Austrocedrus chilensis (Ciprés de la cordillera) como Casi amenazada (NT); Prumnopitys andina (Lleuque) como Vulnerable (VU); Eucryphia glutinosa (Guindo santo) y Adiantum chilense (Palito negro) catalogadas como Preocupación menor (LC).”

Respecto del sitio prioritario para la conservación la SEREMI de Medio Ambiente en su Of. Ord. N°112 del 6 de marzo de 2017 indica que, “el proyecto se encuentra en el Sitio Prioritario Nevados de Chillán, establecido en la Estrategia Regional de Biodiversidad y reconocido por el Instructivo "Sitios Prioritarios para la Conservación en el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental" contenido en el Ord. D.E N° 103008 del 28/09/2002  de la Dirección Ejecutiva de la Comisión Nacional del Medio Ambiente, actualizado por el Ord. D.E N° 100143 del 15/11/2010, que este Sitio Prioritario posee una rica biodiversidad asociada al bosque caducifolio de montaña, caducifolio de la frontera, caducifolio alto andino de la cordillera de Chillán, y estepa alto-andina boscosa; es hábitat de 241 especies de flora, de las cuales el 17% son endémicas de la zona, y se registran varias especies amenazadas tales como Austrocedrus chilensis, ciprés de la cordillera y Orites mirtoidea, radal enano, ambos en categoría Casi Amenazadas; Eucryphia glutinosa, guindo santo, (Vulnerable), 149 especies de fauna de las cuales el 18% son endémicas, y 40 especies con algún grados de amenaza, entre ellas Leopardus guigna Güiña(Vulnerable), Leopardus colocolo Gato colocolo (Casi Amenazada), Lagidium viscacia Viscacha (En Peligro), y la población más septentrional de Hippocamelus bisulcus(Huemul), que se encuentra En Peligro.”

 

Los resultados de la caracterización del área de influencia dan cuenta de la alta biodiversidad tal como se indica precedentemente, siendo congruente con las características del sitio prioritario. Es importante considerar que para efectos de definir el área de influencia de los componentes flora, fauna y vegetación, el titular se limitó en forma estricta al área donde se ejecutarán obras físicas principalmente (23 kilómetros de largo, con un ancho de faja de 40 metros y la superficie intervenida por concepto de caminos de acceso proyectados, correspondiente a 2,5 km, por 4 m de ancho), utilizando esta limitación para justificar que el proyecto no susceptible de afectar el sitio prioritario para la conservación. Sin embargo el proyecto considera la intervención en un 30% de su trazado de un bosque de preservación, con nulo bajo grado de intervención antrópica y la ejecución del proyecto considera la intrusión de personas, animales (mulas), maquinaria, motosierras, camiones, etc, para lo cual requiere de la corta de vegetación y poda. Por otra parte, durante la etapa de operación las estructuras (torres) quedarán instaladas en forma indefinida en el área, y durante la vida útil se deberán llevar a cabo mantenciones preventivas y correctivas, lo cual dará cuenta de una perturbación constante en el tiempo en el ecosistema.

 

Por otro lado, una de las razones a las que obedece la baja o nula intervención antrópica del área es su topografía y difícil acceso, el proyecto implica la construcción de caminos de acceso a ciertas torres, los cuales serán utilizados por distintos actores y no exclusivamente para efectos del proyecto, lo anterior aumenta el riesgo del área (por ejemplo incendios), y permite el acceso a la zona no solo de personas y vehículos, sino que también de animales domésticos, los que constituyen una amenaza a la fauna nativa, por efectos de depredación, transmisión de enfermedades, entre otros. Por dar un ejemplo, es ampliamente sabido el efecto que han generado los perros sobre la población de huemul en la cordillera de la región.

 

Si bien el titular propone medidas sobre la fauna, éstas se limitan principalmente, a minimizar el impacto que el proyecto genera en situaciones puntuales, por ejemplo la perturbación de la fauna previo a la construcción, pero en ningún caso de hace cargo del efecto que pueda tener sobre el área las condiciones en que queda la zona tras la ejecución de partes y obras del proyecto, la cual al generar más accesos, por ejemplo, propicia la intervención dado que existen mayores facilidades para acceder, incluso en vehículos, y aquello provoca que la fauna se vaya desplazando a objeto de evitar amenazas y con ello se va restringiendo su hábitat. Lo anterior en ningún caso es compatible con un sitio prioritario, ya que su objetivo es la conservación de las especies presentes, especialmente aquellas en alguna categoría de conservación, teniendo en cuenta además que de acuerdo a la definición de la localización del proyecto, asociada a otras obras de envergadura presentes en el área, contribuye a aumentar (como efecto acumulativo) la pérdida de hábitat de las especies de flora y fauna.

 

En adición a lo indicado anteriormente que se refiere al área donde se instalarán las torres 1 a la 22, no se cuentan con todos los antecedentes para evaluar si el efectos sobre los objetivos de protección del sitio prioritario Nevados de Chillán, se limita a esa área o es mayor.  Lo anterior, toda vez que si bien el titular argumenta que más de dos tercios de la línea están emplazados en una superficie intervenida antrópicamente, particularmente por la faja del canal de aducción de la Central Hidroñuble, no se aprecia de esa forma en base al KMZ del proyecto presentado por el titular en el Anexo  XVII de la DIA, en el cual se aprecia claramente que gran parte del trazado de la línea está en áreas con presencia de bosque, considerando que las partes, obras y acciones del proyecto tanto en su fase de construcción, como de operación, se realizarán a lo largo de todo el trazado de la línea, por lo cual es atendible pensar, de acuerdo a lo ilustrado en el KMZ presentado por el titular, que en dicho sector también es probable la tala de bosque y “poda”, por ejemplo.

 

En función de lo expuesto precedentemente, es que este servicio considera que la DIA y sus Anexos, carece de información esencial que permita evaluar si el proyecto genera o no el efecto, característica o circunstancia indicado en el artículo 11 de la Ley 19.300 literal d), y en el artículo 8 del Reglamento del SEIA, más aun considerando las partes, obras y acciones del proyecto, especialmente la construcción de caminos de acceso, instalación de torres de alta tensión, alteración y corta de las formaciones vegetacionales presentes en el área de influencia a objeto de generar la franja de seguridad de la línea de transmisión y frentes de trabajo, así como  efectos sobre la fauna asociada. En adición a lo anterior, las actividades asociadas a la operación del proyecto (mantención de la faja y actividades preventivas y correctivas), las cuales presentan una magnitud y duración significativas de carácter permanente e irreversible y que se localizan íntegramente en el sitio  prioritario para la conservación Nevados de Chillán, conforme lo establece el ORD. SEA 100143/2010.

 

10.2.3  Relacionada con el literal literal e) del artículo 11 de la Ley N° 19.300 “Valor paisajístico o turístico” y el artículo 9° del RSEIA en específico los literales:

 

a)      La duración o la magnitud en que se alteren atributos de una zona con valor paisajístico

El Titular señala en su justificación en la DIA indica que “En el Anexo XIII, “Estudio Impacto Visual y Paisajístico Línea de Transmisión Eléctrica Comuna San Fabián Región del Biobío”, se concluye que el tipo de impacto que generará el Proyecto sobre el paisaje corresponde a una Intrusión Visual, que consiste en la incorporación de un nuevo elemento torres de alta tensión; que pasará a ser dominante a la escala de paisaje y concentrará la atención del observador sobre los otros elementos a la vista. Sin embargo, esta intrusión no es permanente a lo largo de todo el trazado propuesto de la línea de transmisión, dado que una parte importante de la longitud de dicha estructura no será visible producto de la diferencia de cota entre la rasante de la ruta N-31 y la base de la torre. Adicionalmente, los sectores donde las torres son más visibles, coinciden con el canal de aducción en construcción de la empresa Hidroñuble, por lo tanto, la intrusión visual de las torres, se acoplará a la intrusión visual ya producida por dicho canal, haciendo que la magnitud del impacto sea media.”

Agrega que la zona donde se instalarán las primeras 22 torres (aprox.) corresponde a un lugar sin intervención antrópica y como se menciona en la DIA la calidad visual es alta al inicio de la línea de transmisión, siendo en este sector los impactos de las obras y/o acciones del proyecto con mayor significancia y, por otra parte, como se indica en la DIA el proyecto generará un impacto debido a la intrusión visual provocada por la instalación de las torres que pasará a ser dominante en el paisaje y que éste es significativo dado que las torres tendrán una altura entre 25,88 m y 50,48m  y de acuerdo a la información presentada en el kmz  en el Anexo XVII de la DIA, éstas se ubicarán en las zonas altas del cerro paralelas al trazado de la Ruta N-31, siendo mayoritariamente visibles desde la Ruta, además la línea de transmisión considera el uso de disuasores de aves haciendo visible los cables conductores de electricidad, sumado a que la presencia de las torres es permanente y que se extienden por 23 km.

Además el proyecto se ubica en la ZOIT Cordillera de Chillán- Laguna del Laja en la Región del Biobío, declarada mediante R.E. N° 738/2008 del Servicio Nacional de Turismo, donde su declaratoria se fundamenta en “que el área propuesta comprende un territorio de alto valor paisajístico donde destacan recursos naturales y ecosistemas junto a otros atractivos turísticos naturales y culturales, todo lo cual constituye un marco y posibilidades adecuadas para un desarrollo turístico local futuro”, lo que hace énfasis en el valor paisajístico del territorio que será intervenido y alterado de manera permanente por las obras del Proyecto.

 

En relación a lo indicado por el titular donde se indica: “Adicionalmente, los sectores donde las torres son más visibles, coinciden con el canal de aducción en construcción de la empresa Hidroñuble, por lo tanto, la intrusión visual de las torres, se acoplará a la intrusión visual ya producida por dicho canal, haciendo que la magnitud del impacto sea media” se indica que el impacto visual generado por el canal de aducción es diferente al impacto visual de las torres dado que el canal estará instalado a nivel del terreno y las torres generarán un impacto en altura, dado que éstas tendrán una altura entre 25,88 m y 50,48 m, lo cual las hace visible a mayor distancia y de distintos puntos de observación, además se debe considerar el área que será alterada por la franja de seguridad de la línea de transmisión.

 

En este sentido, se advierte que el titular en su análisis a subestimado dicho impacto toda vez que, según lo indica la autoridad competente, “del análisis del estudio de paisaje propuesto se concluye que éste presenta falta de información, errores metodológicos y contradicciones entre el análisis y las conclusiones entregadas. Falta de información: El Estudio sólo entrega información respecto al tramo donde la LTE se emplaza sobre la servidumbre del canal de aducción del Proyecto Hidro Ñuble, minimizando esos impactos dado que “la zona ya se encuentra intervenida con las obras de la central de pasada, generando ya un cambio sustantivo en la percepción del paisaje”. Además de complementar información respecto a este tramo, debe adjuntarse el análisis respecto al tramo donde no hay canal de aducción, que además corresponde a un paisaje prístino dado que no existe acción antrópica sobre él.” En este mismo sentido, la autoridad competente también indica que “Las conclusiones no son coherentes con el análisis realizado, y en general tienden a minimizar los impactos, a pesar de lo señalado por el mismo estudio. Por ejemplo: en el Capítulo “Valorización de la calidad” se afirma que “el lugar del proyecto tiene una calidad visual media, y a medida que se asciende en la cuenca del río, la calidad visual cobra mayor valor, volviéndose alta hacia el inicio de la LTE”, y en el capítulo “Predicción de Impactos” el Titular señala “Del análisis desarrollado se concluye que se producirá una alteración de la zona con atributos paisajísticos producto de la construcción de la red de transmisión, sin perjuicio de que la zona ya se encuentra intervenida con las obras de la central de pasada de Hidroñuble”. Además identifica como impactos generados la “intrusión visual, artificialidad, pérdida de atributos biofísicos y modificación de atributos estéticos” (página 45 Anexo XIII)”. Cabe reiterar que las partes, obras y acciones del proyecto en su fase de construcción y operación incorporan la intrusión de elementos discordantes con el paisaje afectando la belleza escénica del área, y alterando las condiciones naturales de sitios con nula o baja intervención antrópica, siendo ésta uno de sus atributos más relevantes para efectos del turismo. Es más, el propio estudio presentado por el titular en la DIA reconoce impactos de intrusión visual, artificialidad, pérdida de atributos biofísicos y modificación de atributos estéticos en el área de influencia que serán permanentes e irreversibles.

El mismo estudio propuesto que reconoce impactos de intrusión visual, artificialidad, pérdida de atributos biofísicos y modificación de atributos estéticos. En base a lo expuesto esta Dirección Regional es de la opinión que el proyecto carece de información esencial a objeto de evaluar el impacto sobre el valor paisajístico del área ya que el Estudio sólo entrega información respecto al tramo donde la LTE se emplaza sobre la servidumbre del canal de aducción del Proyecto Hidro Ñuble, minimizando esos impactos dado que “la zona ya se encuentra intervenida con las obras de la central de pasada, generando ya un cambio sustantivo en la percepción del paisaje”. Además de la falta de información sobre este tramo, el titular debe acompañar el análisis respecto al tramo donde no hay canal de aducción, que además corresponde a un paisaje prístino dado que no existe acción antrópica sobre él.  A su vez, no existe una secuencia metodológica ordenada en la línea base para la determinación del valor paisajístico de la zona y la calidad visual del paisaje. Por ejemplo, se describen los atributos del paisaje pero no se determinan previamente los puntos de observación, la determinación de las cuencas visuales es un paso previo a la determinación de la calidad visual del paisaje no posterior, la modelación digital del terreno se utiliza para predecir “impactos”, es decir en una etapa posterior, y por lo demás en dicha modelación no se incluyen las torres de alta tensión, sólo viene el trazado de la línea, por lo tanto no da cuenta del posible efecto o impacto que podría tener el proyecto en la zona de influencia, la tabla 3 en el “capítulo 5 Resultados” es para determinar si el área tiene o no valor paisajístico de acuerdo a la descripción de los atributos biofísicos y luego se determina la calidad del paisaje.

Respecto del valor turístico

El Estudio propuesto sólo entrega información respecto al número de establecimientos turísticos existentes en el área de influencia directa del proyecto y que es sólo uno de los componentes de la oferta turística del lugar.

Sin embargo, el titular en DIA no entrega un análisis de la totalidad del sistema turístico, es decir la oferta, la demanda, el espacio geográfico y los operadores de los componentes del mercado. Con los antecedentes aportados no es posible concluir si el proyecto genera o presenta alteración significativa del valor turístico de esta zona, que además cabe reiterar que la zona está declarada Zona de Interés Turístico, reconocimiento que es otorgado a aquellos territorios “que tengan condiciones especiales para la atracción turística” y que el turismo desarrollado en el área se asocia a las bellezas escénicas y al paisaje, por lo cual principalmente el turismo de naturaleza e intereses especiales es de especial interés.

Por la anterior, la DIA carece de información esencial asociada al desarrollo turístico del área en donde se pretende ejecutar el proyecto, la cual por su potencial turístico fue declarada Zona de Interés Turístico, dadas sus condiciones especiales para la atracción turística, basada en turismo de naturaleza, la cual no puede ser subsanada mediante una adenda.

11°      Que, en virtud de los antecedentes y argumentos expuestos, en el Considerando N° 9 de la  presente Resolución, corresponde poner término anticipado al procedimiento de evaluación de impacto ambiental dela Declaración de Impacto Ambiental del proyecto por cuanto genera o presenta a lo menos los efectos, características o circunstancias comprendidas en los literales b) y d) del artículo 11 de la Ley 19.300 y de los artículo 6 y 8 del D.S. N° 40/2012 Reglamento del SEIA, requiriéndose que el Proyecto se presente como un Estudio de Impacto Ambiental.

 

12°. Que, asimismo, de acuerdo a lo expuesto en el Considerandos N° 10 de la presente Resolución, la DIA del Proyecto carece de información relevante y esencial para descartar los efectos características o circunstancias de la letra b), c), d) y e) del artículo 11 de la Ley 19.300 y en los del artículo 6°, 7°, 8° y 9° del D.S N° 40/2012 Reglamento del SEIA, que no es posible de subsanar a través de Adenda, por cuanto el Titular no podría, respecto de los puntos contenidos en dichos considerandos “aclarar, rectificar o ampliar antecedentes”, ya que ellos están ausentes y que en rigor debiesen, según lo dispuesto en los artículos 12 bis y 18 bis de la Ley N° 19.300, y 19 y 48 del Reglamento del SEIA, haber sido incorporados al tiempo de presentación de la DIA.

 

13°.Que, en virtud de los antecedentes expuestos,

 

RESUELVO:

1°.PONER TÉRMINO anticipado al procedimiento de evaluación de impacto ambiental de la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto “Línea de Transmisión 1x220 kV Punilla - San Fabián” presentado por el Señor Corrado Fabbrien representación de Astaldi Concessioni S.R.L. Agencia en Chile, conforme a lo dispuesto en el artículo 18bis de la Ley N°19.300, sobre Bases Generales del Medio Ambiente, y en el artículo 48 del Reglamento del SEIA, dado que:

  • El Proyecto genera o presenta a lo menos los efectos, características o circunstancia de los literales  b) y d) del artículo 11 de la Ley 19.300 y artículos 6 literal b) y 8 del D.S. N° 40/2012 Reglamento del SEIA, requiriéndose que el Proyecto se presente como un Estudio de Impacto Ambiental.
  • La DIA del Proyecto carece de información relevante y esencial para descartar los efectos características o circunstancias de la letra b) c), d) y e) del artículo 11 de la Ley 19.300 y en los del artículo 6° literales a), b) y e), 7° literal a), 8° y 9° literal b) del D.S N° 40/2012 Reglamento del SEIA, en los términos expresados en el considerando 10 de la presente resolución.

 

2°. DEVOLVER los antecedentes vinculados al Proyecto que se encuentren en poder de esta Dirección Regional del Servicio de Evaluación Ambiental, sin perjuicio de conservar el original de la DIA.

 

3°. TÉNGASE presente que contra la presente resolución se podrá recurrir, dentro del plazo de cinco días hábiles contados desde su notificación, ante esta Dirección Regional del Servicio de Evaluación Ambiental, de conformidad a lo preceptuado en el artículo 18 bis de la Ley Nº 19.300, sobre Bases Generales del Medio Ambiente.





Notifíquese y Archívese





CHRISTIAN ANDRES CIFUENTES BASTIAS
Director (S) Regional del Servicio de Evaluación Ambiental
Región del Biobío




RMM

Distribución:

  • Corrado Fabbri
  • CONADI, Región del Biobío
  • CONAF, Región del Biobío
  • DGA, Región del Biobío
  • Dirección de Vialidad, Región del Biobío
  • DOH, Región del Biobío
  • Gobierno Regional, Región de Biobío
  • Ilustre Municipalidad de Coihueco
  • Ilustre Municipalidad de San Fabián
  • SAG, Región del Biobío
  • SEC, Región del Biobío
  • SEREMI de Agricultura, Región del Biobío
  • SEREMI de Bienes Nacionales, Región del Bio bío
  • SEREMI de Energía, Región del Biobío
  • SEREMI del Medio Ambiente, Región del Biobío
  • SEREMI de Minería, Región del Biobío
  • SEREMI de Salud, Región del Biobío
  • SEREMI de Transportes y Telecomunicaciones, Región del Biobío
  • SEREMI de Vivienda y Urbanismo, Región del Biobío
  • SEREMI MOP, Región del Biobío
  • SERNAGEOMIN, Zona Sur
  • Servicio Nacional de Pesca, Región del Biobío
  • Servicio Nacional Turismo, Región del Biobío
  • Consejo de Monumentos Nacionales
  • Subsecretaría de Pesca y Acuicultura
C/c:

  • Marcela Paola Vargas Escobar (Oficial de Partes)
  • Andrea Gloria Santelices Spikin (Coordinador de PAC)
  • Expediente del Proyecto "Línea de Transmisión 1x220 kV Punilla - San Fabián"
  • Archivo Servicio Evaluación Ambiental, Región del Biobío

Firmas Electrónicas:

El documento original está disponible en la siguiente dirección url: https://infofirma.sea.gob.cl/DocumentosSEA/MostrarDocumento?docId=01/28/25a81cfddeeae5fd65e637420a99dd3bc829


VER INFORMACIóN FIRMA DESCARGAR XML IMPRIMIR