VER INFORMACIóN FIRMA DESCARGAR XML IMPRIMIR


ORD. Nº 1055

ANT: Oficio Nº 472/2020 Solicitud de Evaluación del Estudio de Impacto Ambiental del Proyecto "EIA Parque Eólico La Punta"

MAT: Se pronuncia sobre el Estudio de Impacto Ambiental que indica

Rancagua, 4 de diciembre de 2020



DE: Señor Luis Claudio Marcelo Rodríguez Fuentes
Director
SAG, Región del Libertador General Bernardo O'Higgins
A: Señor Pedro Pablo Miranda Acevedo
Director
Servicio Evaluación Ambiental Región del Libertador General Bernardo O'Higgins

En atención a lo solicitado en el Oficio Ordinario del Antecedente, se informa que se revisó el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto "EIA Parque Eólico La Punta", presentado por el señor Manuel Enrique Sanchez Ceballos, en representación de Proyecto La Punta SpA.

De la revisión del documento citado anteriormente, este órgano de administración del Estado tiene las siguientes observaciones:

Línea de Base

  • 1) La Guía para la Descripción de los Componentes Suelo, Flora y Fauna de Ecosistemas Terrestres en el SEIA (Servicio de Evaluación Ambiental 2015), define como EOR, Especies Objetivo de Relevancia (EOR) a las siguientes: “Corresponden a las especies receptoras de impactos, por ejemplo, las que se verán afectadas por la modificación o pérdida del hábitat que utilizan para sustentar sus procesos demográficos u otros impactos. Se clasifican según estado de conservación, endemismo, distribución (restringida o no), tamaño poblacional (reducida o no) y por su valor para la conservación o influencia en los atributos de composición, estructura o funcionamiento de un ecosistema: dominante; paragua; carismática o clave”.

    a) Al respecto, el informe de Línea Base de fauna de vertebrados terrestres, no reconoce a Liolaemus ubagshi como Especie Objetivo de Relevancia (EOR). Se debe considerar, que L. ubagshi es una especie endémica a la región de O’Higgins, no presentándose en ningún otro territorio del país, siendo uno de los 5 vertebrados terrestres endémicos a nuestra región, hecho que le otorga una singularidad importante como patrimonio natural y genético local. Si bien el solo hecho de ser una especie endémica regional (micro endémica a estos territorios del área Andina norte de la región) ya le otorga una valoración biológica especial, se debe considerar, además, su estado de conservación “En Peligro” según el reciente 16º Proceso de Clasificación de Especies a través del RCE del MMA. 

    b) El informe de Línea Base si describe, pero tampoco reconoce como singularidad o EOR, a Aconaemys sp. siendo que estas poblaciones que justamente habitan el área cordillerana del emplazamiento del proyecto, son las poblaciones más septentrionales en la distribución de la especie (Ramírez-Alvarez & D’Elia 2020), y que justamente, especies en su límite marginal de distribución, son altamente susceptibles de desaparecer ante la intervención antrópica, disrupción, fragmentación y/o destrucción de su hábitat.

    c) Dadas estas singularidades, debe considerarse a L. ubagshi y Aconaemys sp. como Especies Objetivo de Relevancia (EOR), y por lo tanto, si persisten siguientes etapas de la presentación de este proyecto, deben ser estudiadas, revisadas y evaluados sus impactos en consecuencia.

    2)   En relación al punto anterior, el titular describe en su Línea Base la presencia de Alsodes nodosus. Previas prospecciones de este Servicio en conjunto con herpetólogos del ámbito académico nacional, han descrito las poblaciones allí presentes como Alsodes cf. tumultuosus, principalmente dadas las características morfológicas y su ocupación de hábitat alto Andino (no descrito para A. nodosus). Dada la diferencia taxonómica, y a la certeza que se debe tener en la identificación de especies para la evaluación de impactos en un EIA, el titular deberá resolver a través de metodología segura la identidad de la especie del genero Alsodes que habita los arroyos cordilleranos del área de influencia, ya que Alsodes tumultuosus, esta categorizado como En Peligro de Extinción según RCE-MMA, y por lo tanto podría considerarse también como una EOR.

    3)  Adicionalmente, y de acuerdo a los puntos de registro para el género Alsodes y su área de ocupación, sírvase aclarar de qué manera aseguraría no afectar las numerosas quebradas y humedales que conforman el hábitat de estos individuos, durante las fases de construcción y operación, principalmente de los múltiples y amplios caminos que considera el proyecto”. 

    4) Varios estudios (Ej: Lovich et al. 2011; Helldin et al. 2012; Lovich and Ennen, 2013; McCallum et al. 2014; Xi 2014; Arana et al. 2015 Lopucki et al. 2017; Lopucki et al. 2018) demuestran la existencia de efectos adversos o impactos negativos significativos generados por la vibración, sonidos y emisiones electromagnéticas de los aerogeneradores o parque eólicos, sobre la fauna terrestre, especialmente para las especies de baja movilidad que usan el suelo y subsuelo como refugio, área de reproducción y área de alimentación, y por lo tanto, como elemento indispensable para su ciclo de desarrollo. Aparte de la destrucción/fragmentación de hábitat, la mortalidad por atropello debido a la construcción de caminos y el aumento en la actividad antrópica, factores como el ruido y vibración permanente del suelo (a niveles de especies de menor tamaño con mayor sensibilidad y percepción de los estímulos externos) que genera el funcionamiento del aerogenerador, inducen respuestas hormonales (principalmente aumento de corticoesteroides) y otras metabólicas, que generan cambios fisiológicos, funcionales y conductuales en micro mamíferos, reptiles y anfibios. Estos cambios fisiológicos, pueden inducir patologías crónicas en estas especies de baja movilidad, que determinan inhibición de la reproducción, crecimiento, fitness, y finalmente afectan la sobrevivencia del individuo y generan la perdida de la población (Harper & Austad 2000; Sapolsky et al. 2000; Atanasov et al. 2015). Finalmente, las áreas ocupadas por parque eólicos y zonas adyacentes se vuelven menos disponibles a ofrecer hábitat para la fauna nativa, se afectan las cadenas tróficas naturales, y hasta los mamíferos de tamaño mediano a grande (Como podrían ser en el caso de este territorio: P. concolor, C. chinga, Lycalopex spp., Leopardus spp.) abandonan o evitan estos territorios, volviéndose zonas de baja biodiversidad (Helldin et al., 2012; Lopucki et al., 2017). Al respecto, el estudio presentado no aborda el impacto que potencialmente generaría en este tipo de especies terrestres, cuestión esencial de evaluar dada la singularidad de especies y la alta biodiversidad que presenta el territorio, siendo descritas en su Línea Base de fauna especies susceptibles, de alto valor biológico como: Spalacopus cyanus, Aconaemys sp., Euneomys sp., Liolaemus ubagshi; Phylodrias chamissonis; Alsodes sp., etc.). Debiéndose considerar, además, especies que, aunque no son señaladas en su Línea Base, si están identificadas en el área de influencia por prospecciones de la Unidad de Vida Silvestre del SAG O’Higgins: Puma concolor, Leopardus colocolo, Lagidium viscacia, Lycalopex spp.

    5)  En la tabla 13-90 se presenta una baja frecuencia de aguilucho chico (2), sin embargo, la metodología y estacionalidad no dan cuenta que, en determinado momento del año, específicamente durante la migración, le frecuencia sea muy alta durante algunos días. Con el esfuerzo de muestreo realizado, la probabilidad de detectar este fenómeno es baja. De hecho, la frecuencia de vuelos migratorios de aguilucho chico Norte-Sur es alta en el área del proyecto entre finales de marzo y principios de abril, y estas fechas no coinciden con las fechas de las campañas de terreno. Por ello, la línea base no puede dar cuenta de este importante fenómeno migratorio.

    Dado lo anterior, en su acápite de Evaluación de Impactos “FT-OP.02 Colisión de individuos de aves con los aerogeneradores”, no es correcto que se señale con certeza: “En los monitoreos realizados para la línea base del proyecto, se registró aguilucho chico en solo una campaña estacional, la de primavera 2019, con dos avistamientos, por lo que se infiere que su observación fue casual y ocasional, en tránsito hacia los bosques mediterráneos y no que sea un ruta preferente de aguilucho chico a su sitio de nidificación, esto por los escasos avistamientos y que solo se haya observado en una de las cuatro campañas realizadas en la época de migración (verano 2016, verano 2017, primavera 2018 y primavera 2019)”.

     

    Se concluye de lo anterior, una inferencia errada por deficiencia metodológica, ya que ninguna de las campañas se realizó en la ventana de tiempo que usa el aguilucho chico para migrar y específicamente el período en que pasa por el área de estudio rumbo norte (finales de marzo-principios de abril). El área del proyecto está en plena la ruta migratoria de otoño. Es un hecho que hay importantes registros publicados, de migración de aguiluchos, chicos y comunes, en el área del proyecto, como se expone en el siguiente punto.

     

    6) El proyecto pretende emplazarse en un área que justamente es reconocida como corredor aéreo norte-sur para rapaces migratorias, especialmente Buteo albigula y Geranoaetus polyosoma (desplazamiento interno). Varios de estos movimientos migracionales han sido registrados en esta área por ornitólogos nacionales y han sido publicados: E. Pavez contabiliza en marzo del 2007 a 149 ejemplares de B. albigula en una sola tarde en migración de retorno hacia el norte, F. Fadel contabiliza en marzo del 2014 a 45 ejemplares de B. albigula en solo un par de horas en migración de retorno hacia el norte, F. Fadel contabiliza en septiembre del 2015 a 260 ejemplares de G. polyosoma en una sola tarde en migración hacia el sur (Pavez 2007; Ramírez-Álvarez 2018).

     

    Por lo tanto, el potencial emplazamiento de un parque eólico en este corredor, con los aerogeneradores en operación, se constituiría en una barrera física de alta probabilidad de colisión para ejemplares de estas aves rapaces, tanto en su migración norte-sur en época primaveral, como en su migración sur-norte en época de finales de verano-otoño. Este impacto por colisión en un corredor de tránsito aéreo de especies migratorias, no solo sería un impacto local, sino que podría afectar la población nacional de estas especies, especialmente a la parte de estas que migran hacia el sur del emplazamiento (B. albigula se distribuye hasta la Región de Aysén y G. polyosoma hasta Tierra del Fuego). Dada la concentración gregaria y estacional de estas especies durante sus periodos migracionales, este potencial impacto por colisión puede ser territorial y cuantitativamente elevado, y por lo tanto, el titular deberá ejecutar estudios certeros, estadísticamente representativos, en los periodos migracionales y considerando variaciones anuales, sobre los efectos de su proyecto en estas especies, determinando la significancia del impacto poblacional a nivel nacional para estas especies, y/o rediseñar la operación para evitar colisión de rapaces diurnas.

     

    7) En el acápite 13.2.3.4.6 análisis de sensibilidad, se señala: “Para determinar los aspectos particularmente críticos del componente fauna vertebrada terrestre, se identificaron las “especies sensibles” dentro del conjunto de fauna registrada durante el levantamiento de información en terreno. Para esto, se analizaron las especies o grupos de especies registrados durante la campana, desde el punto de vista de sus características particulares”.

     

    A este respecto cabe señalar que sólo se consideró como criterio de sensibilidad la baja movilidad y la categoría de conservación, siendo que la mayor sensibilidad de este proyecto se asocia a aquellas especies susceptibles a colisionar con aerogeneradores, como es el caso del Cóndor Andino y otras aves rapaces susceptibles a colisiones como Águila y Carancho cordillerano cuya frecuencia en el área es alta y cuya muerte regular producirá un efecto sumidero importante y que debe ser considerado y correctamente evaluado.

     

    8) En su estudio del de Linea Base, el titular describe: “Se señala, además, que no se registraron nidos de Cóndor en el área de influencia del proyecto”. Esta aseveración carece de validez si no se explicita ninguna metodología ni esfuerzo de muestreo para descartar la presencia de nidos, análisis que requiere de una metodología compleja, y alto tiempo, tecnología y horas/hombre de búsqueda.

     

    9) Tal como concluye el estudio del Cóndor Andino ejecutado por el titular, existiría un alto riesgo de colisión con las aspas de los aerogeneradores en operación diurna para esta especie. El lugar de emplazamiento, se constituye justamente en un área de permanente desplazamiento para Cóndor Andino, y adyacente al sector denominado “La Buitrera” (cuenca del Rio Codegua), en donde históricamente han persistido dormideros, zonas de descanso y nidificación para la especie, lo cual determina un tránsito de Cóndor Andino de forma frecuente y abundante. Visitas a terreno de nuestro Servicio al área en donde se pretende emplazar el proyecto, han cuantificado concentraciones de 17 a 25 ejemplares circundando el área al mismo tiempo, incluso sin avistamiento de carcasas cercanas (con evidencia fotográfica). El emplazamiento propuesto para el proyecto, representa una barrera de aproximadamente 17 kilómetros de ancho, orientada predominantemente en el eje Este-Oeste, y los vuelos de los cóndores en la zona tienen un patrón de trayectoria Norte-Sur, justamente perpendicular a la barrera, aumentando aún más la probabilidad de colisión. Estudios en actual ejecución, a través de collares de posicionamiento satelital, evidencian que ejemplares de la especie, aun juveniles en desarrollo de experiencias de vuelo, se desplazan grandes distancias en breves unidades de tiempo, entre la Región Metropolitana, Región de O’Higgins (área de emplazamiento) y Argentina. Se ha descrito un desplazamiento diario para la especie de hasta 350 km (Lots 2018) y un rango de hogar de 66.624 Km2 (Pavez 2014). Por otra parte, y tal como lo señala el estudio presentado por el titular, un reciente censo logró contabilizar la escasa cifra de solamente 130 - 225 ejemplares para Chile central (Escobar, 2014). Finalmente, el Cóndor Andino, además de ser una especie protegida, de estar clasificado como Casi amenazado por el reglamento de clasificación de especies, está declarado como monumento natural de Chile (DS N°2 2006).

     
    Estos antecedentes, determinan al menos tres condiciones singulares que deben considerarse para este proyecto y que el estudio no ahonda en suficiencia:
    a) La frecuencia y abundancia de Cóndor Andino en la zona de emplazamiento es alta, y dado su sistema de comunicación intraespecifico, los individuos suelen congregarse en vuelos circundantes en bandada, por lo tanto, cualquier impacto potencialmente no afectaría a un solo ejemplar, sino que a un grupo de estos.
    b) La población de Cóndor Andino en Chile central es escasa, y por lo tanto, un impacto aunque sea de baja cantidad de ejemplares, repercute en forma importante a la población total de la especie del país. Sobre todo, considerando que su baja tasa reproductiva, no permitiría un recambio o fuente de incorporación de nuevos ejemplares que permitieran la estabilización de esta escasa población. El propio estudio del titular señala un rango de colisión estimado para el proyecto de hasta 3,8 individuos al año, y considerando que la especie alcanza su madurez reproductiva aproximadamente a los 10 años (edad en la que comienza a reproducirse), y que una pareja de Cóndores maduros genera solo una cría cada dos años,  es decir, antes que un ejemplar de cóndor pudiera comenzar a reproducirse, ya podrían haber muerto 38 ejemplares, sin recambio generacional, el proyecto implicaría una disminución rápida y gradual de su población nacional a niveles críticos.
     
    c) Su amplia capacidad de desplazamiento en búsqueda de recursos, sumado a su proceso de emancipación de ejemplares juveniles, que deben recorrer grandes distancias para establecer sus territorios, determinan que los ejemplares no puedan ser cuantificados como pertenecientes o residentes a un área local, sino que forman parte de una población de alta movilidad a nivel país, e incluso a nivel internacional, considerando la frecuente incursión en territorios argentinos y viceversa. La población de Cóndor Andino, por lo tanto, es un patrimonio natural y genético de todo el cordón Andino Sudamericano, y cualquier intervención antrópica que tenga un impacto local sobre la especie, puede transformarse en un sumidero de la población nacional y afectar el flujo génico de una especie emblemática para la cultura americana y con un rol esencial en la mantención del equilibrio ecosistémico.
    Señalado lo anterior, no sería válido el utilizar los parámetros de valor de tamaño poblacional propuestos por Noguera et al. (2010) para determinar el índice de Sensibilidad para aves Rapaces (RSI) en el estudio presentado por el titular, dadas las particularidades del proyecto e influencia en la población general del Cóndor Andino al menos nacional, ya que no es extrapolable dicha propuesta metodológica local al alcance mayor que tendría el impacto del proyecto, y tal como señala el titular en su propio estudio respecto a esta metodología: “El tamaño poblacional definido por Noguera et al (2010), se basa en el logaritmo neperiano (Ln) del tamaño poblacional de las especies. No obstante, para Chile aún no existen estudios de los tamaños poblacionales de cóndor por zona geográfica específica, por lo que para calcular dicho factor se usaron los números de tamaños poblacional propuestos por dicho artículo”.
     
    El estudio y análisis del titular debe, por lo tanto, aportar antecedentes concretos y actualizados que permitan determinar su impacto sobre la población a nivel nacional de la especie, y determinar qué medidas implementaría para evitar que tales características de proyecto no impliquen convertirlo en un sumidero poblacional (Considerar el modelo de dinámica poblacional Fuente-Sumidero, Robinson et al. 2008).
     
    10) En relaciona la metodología señalada en el último párrafo del punto anterior, para determinar el Índice de Sensibilidad para aves Rapaces (RSI) en el estudio presentado por el titular, podemos señalar que:
     
    a)   El titular en su estudio de Cóndor Andino, para determinar la altura de vuelo, solo señala “Con el objetivo de identificar y mapear la distribución o uso del espacio por parte del cóndor en el área de influencia, se realizó una zonificación en ArcGIS 10.3 con la herramienta de interpolación mediante distancia inversa ponderada”. Es decir, no expone claramente la metodología utilizada para tales efectos, cuál es su grado de certeza, rango de error, existencia de ajustes estadísticos, etc. Por lo tanto, no es posible de corroborar la certeza del análisis.
     
    b) Para calcular el Índice de Sensibilidad para aves Rapaces (RSI), al criterio “Altura de vuelo”, le asigna el indicador 1 (poco sensible). Esto no se condice con la propia argumentación del punto, en donde en su tabla 2-8, expone importantes porcentajes de vuelo de Cóndor dentro de la altura de riesgo de colisión (1 – 200 m (extensión de aspas)), de hasta un 45% del total en periodo invierno 2018.
     

    Tabla 2-8. Porcentajes de altura de vuelo estimado para cóndor. Verano 2017 e Invierno 2018.

    Altura de Vuelo (m)
    Porcentaje estimado
    Verano 2017
    Invierno 2018
    0-50
    0.94
    0.18
    50-100
    6.29
    3.94
    100-150
    14.62
    14.00
    150-200
    23.78
    27.46
    200-250
    32.63
    41.07
     
    Por otro lado, expone: “De los registros de vuelo detectado mediante la metodología de cámaras trampa es importante señalar que, en verano, cóndor se desplaza a grandes alturas, mayoritariamente sobre los 200 m (25% de los vuelos esperados), mientras que, en invierno, a la misma altura de 200 m se esperan porcentajes de vuelo de 27% (Tabla 3-3 y Tabla 3-4)”.
     
    Es decir, según sus propios resultados, en esa área el Cóndor volaría en el área de riesgo de colisión entre un 73 a un 75% de las veces.
     
    Por lo tanto, si según la propia argumentación de su estudio, el Cóndor en el área de emplazamiento volaría a la altura de riesgo de colisión entre el 45 al 75% de las veces, el criterio “Altura de vuelo” no debe ser subjetivamente estimado como de poca sensibilidad (1) en su cálculo de Índice de Sensibilidad para aves Rapaces (RSI). 
     
    c)  Para calcular el Índice de Sensibilidad para aves Rapaces (RSI), al criterio “Tamaño Poblacional”, le asigna el indicador 1 (poco sensible). Asignación también subjetiva, dados los antecedentes ya presentados, que indican una población escasa de la especie en la zona central de Chile, a la implicancia de un efecto local sobre la población nacional dado su alto desplazamiento, y a que bajo su misma referencia “El tamaño poblacional definido por Noguera et al (2010), se basa en el logaritmo neperiano (Ln) del tamaño poblacional de las especies. No obstante, para Chile aún no existen estudios de los tamaños poblacionales de cóndor por zona geográfica específica, por lo que para calcular dicho factor se usaron los números de tamaños poblacional propuestos por dicho artículo”. La variabilidad y parcialidad en la asignación de criterios, junto a las diferencias de información poblacional, no otorgan garantías claras para usar los parámetros del índice de Sensibilidad para aves Rapaces (RSI) en este caso, y, por lo tanto, el proceso de evaluación de impacto pierde certeza.
     
    11)   El titular reconoce que la actividad de pequeña ganadería transhumante local en el área de emplazamiento es crítica en el sentido de aumentar la disponibilidad de carroña del sector y por lo tanto actuando como foco particular de atracción para el Cóndor Andino. Al respecto, se hace inviable pretender la mantención de una fuente de recurso limitante (alimento, carroña, carcasas de ganado), con la operación de un proyecto que generara un alto impacto a una especie que justamente se especializa en la búsqueda de ese recurso limitante. Si bien se proponen medidas de manejo, estas carecen de efectividad toda vez que dependen de la “colaboración” de terceros ajenos al proyecto, y, por lo tanto, potencialmente tenderán a la desregulación y abandono pasivo, situación que se expone en las observaciones posteriores.

Plan de cumplimiento de la Legislación Ambiental Aplicable - Normativa Ambiental
  • En relación al Capítulo 20 Plan de cumplimiento de la legislación, se solicita al titular no considerar la Ley N° 19.473 “Sustituye Texto de la Ley N°4601, Sobre Caza y Artículo 609 del Código Civil”. Y el Decreto Supremo Nº5/1998, Reglamento de la Ley de Caza, Ministerio de Agricultura. Lo anterior por tratarse de normativa de carácter sectorial.

Efectos, características o circunstancias del Artículo 11 de la Ley que dan origen a la necesidad de efectuar un EIA
  • El titular debe aclarar y/o justificar el hecho de que, a pesar de haber realizado una preevaluación ambiental del proyecto durante los años 2016-2017, durante la cual se registró una alta presencia de cóndores, no haya desistido o cambiado el emplazamiento de su proyecto en un área altamente sensible y en la cual era previsible un impacto significativo sobre el Cóndor Andino. Ello, a pesar de que todas las guías nacionales e internacionales que abordan la problemática de las aves y los proyectos de generación eólica hacen hincapié en la necesidad de desarrollar preevaluaciones antes de desarrollar las líneas bases, y en descartar el emplazamiento de proyectos eólicos en sitios que representan hábitats sensibles, que contienen especies amenazadas o carismáticas o próximos a áreas silvestres protegidas o humedales.

    Dado la amplitud territorial que ocuparía el proyecto, y la escala con la que se han representado las áreas y actividades que conforman el presente EIA, este Servicio considera relevante y necesario, que, para una correcta evaluación territorial de sus contenidos gráficos y su análisis espacial, el Titular disponga de las capas geográficas en formato shape (SHP) y con su respectiva metadata, de los caminos (incluidos los exteriores e internos del proyecto), la red hidrográfica local, los aerogeneradores, trazado de líneas de alta tensión (LAT), las obras relativas al proyecto (tanto las temporales como las permanentes), área total del proyecto, área de influencia del componente fauna (buffer dinámico), área de influencia para el componente áreas protegidas y sitios prioritarios, y todos los puntos de registro de fauna (PRF) de todas las especies en categoría de conservación identificados en las campañas realizadas.  

    El área de emplazamiento del proyecto, considera una gran extensión de territorio, en una zona de alta biodiversidad regional, escasamente intervenida (salvo la pequeña ganadería transhumante como actividad tradicional). Tanto la Línea Base que presenta el titular, como anteriores prospecciones de fauna nativa ejecutadas por nuestro Servicio, destacan la riqueza y abundancia de especies constitutivas de alto valor biológico, genético y natural, algunas de ellas singularidades (35 especies de vertebrados singulares, con un 3,5% de amenaza según propia Línea Base), que coexisten en un ensamble ecológico saludable, con estabilidad poblacional, adecuadas redes tróficas y disponibilidad de recursos, dado justamente a la escasa intervención antrópica de estos territorios. La ejecución de un proyecto con características industriales, sería el único disrruptor antrópico relevante en estos territorios (ya que la ganadería transhumante por su forma de ejecución se considera un disrruptor menor). Dado lo anterior, el titular deberá considerar en la presentación de antecedentes para evaluación de su proyecto, determinar el Valor Ambiental del Territorio, y desde el punto de vista del componente fauna, más allá del análisis de impacto por especie o poblaciones, estudiar y determinar la influencia y potencial impacto de su proyecto sobre la dinámica ecosistémica y equilibrio comunitario de la fauna nativa presente en el área de influencia. Área de influencia que, debe determinarse considerando en su alcance, todas las externalidades perceptibles por las especies del ecosistema, incluyendo potenciales disrruptores fisiológicos.

    Por lo anterior, y dado la existencia de poblaciones que cumplen de acuerdo a las definiciones de la Guía para la Descripción de los Componentes Suelo, Flora y Fauna de Ecosistemas Terrestres en el SEIA (Servicio de Evaluación Ambiental 2015), con la condición de Especie Objetivo de Relevancia, este Servicio estima necesario que el titular re-califique como impactos significativos los efectos adversos que se indican como no significativos en el Capítulo 15 Descripción de los Efectos, Características y Circunstancias del Artículo 11 de la Ley. En lo particular, en fase de construcción para los códigos de impacto FT-CO.01, FT-CO.02, FT-CO.03, así como considerar impacto por alteración y/o disminución de la superficie de hábitat para Alsodes tumultuosus. Adicionalmente, incorporar como impacto significativo en fase de operación, la Perturbación de los ambientes para fauna terrestre y la Perturbación a los individuos de fauna de baja movilidad, en atención a la existencia de efectos adversos o impactos negativos significativos generados por la vibración, sonidos y emisiones electromagnéticas de los aerogeneradores o parque eólicos, sobre la fauna terrestre, especialmente para las especies de baja movilidad que usan el suelo y subsuelo como refugio, área de reproducción y área de alimentación, y por lo tanto, como elemento indispensable para su ciclo de desarrollo.

Predicción y evaluación del impacto ambiental del proyecto o actividad
  • En atención a, estudios de modelización así como de experiencias de campo, relativas a impactos ecoclimáticos y efectos meteorológicos de parques eólicos en el mundo, los cuales concluyen la ocurrencia de ciertos fenómenos, tales como; que la resistencia ejercida por los aerogeneradores ralentiza significativamente el viento a la altura de sus ejes, lo que sumado a las turbulencias que generan los rotores, religan corrientes con un consecuente incremento de temperaturas del aire cerca de la superficie, bajando la humedad y consiguiendo un calentamiento local sobre el suelo y sus primeras estratas aéreas (Baidya Roy et al. 2004).

    Asimismo, recientes investigaciones a través del uso de sensores remotos (MODIS) y análisis espaciotemporal, durante periodos de varios años antes y posterior a la implantación de turbinas, han logrado validar datos relativos a impactos climáticos locales ejercidos por la operación de turbinas eólicas (Geng Xia et al. 2017).
     
    Dado lo anterior, y ante el hecho que la energía eólica se ha desarrollado rápidamente en los últimos años, y que sus impactos sobre el clima han recibido una amplia atención (Hongwei Sun et al. 2018), y dado el alto valor ambiental así como la fragilidad ecosistémica del territorio donde proyectan el parque eólico La Punta, este Servicio considera de mayor relevancia, que el Titular pueda demostrar, de qué manera garantizaría que no ocurrirán efectos adversos que fragmenten la estabilidad y balance del ecosistema alto Andino y en consecuencia, de los servicios ecosistemicos dependientes de la conectividad funcional del ciclo hidrologico asi como la interfase de biodiversidad que se desarrolla dentro del área del proyecto y de su área de influencia, impidiendo así, impactos ambientales no previstos (IANP).
Plan de medidas de mitigación, reparación y compensación
  • 1) Las Medidas de Mitigación “Determinación de áreas de riesgo (MM-FT.02)” y “Programa de monitoreo de la ganadería y el cóndor (MM-FT.03)”, aparecen como insuficientes para mitigar impactos bajo el alcance de las observaciones señaladas anteriormente. Plantear medidas que dependan totalmente de la observación, acuerdos y coordinación de grupos humanos, tiende a presentar alta probabilidad de error humano, incerteza y falibilidad en la operación en terreno. Más aun cuando estas medidas deben aplicarse en vastas unidades territoriales con escasa disponibilidad de personal, y sometidas a influencias externas como meteorología, geografía, disponibilidad comunicacional, etc. Estas medidas estrictamente dependientes del personal, son “capacitación-dependientes”, generando una amplia diversidad en patrones operacionales y respuesta, y por lo tanto, resultan inefectivas en mitigar el impacto, o aun peor, generar impactos no previstos en materias de protección y conservación de la biodiversidad.

    Además, el hecho de que las medidas propongan acuerdos de “colaboración” con terceros ajenos al proyecto (Ej: Agrupaciones y pequeños ganaderos) sin responsabilidad legal, genera aun mayor incerteza en su grado de cumplimiento, potencialmente llevando estas medidas a la desregulación y/o abandono pasivo. Sobre todo, de alta falibilidad seria coordinar un plan de acción con los ganaderos, considerando la escasa supervisión humana que caracteriza la ganadería extensiva en las veranadas de la cordillera de Chile central.

    Las Medidas de Mitigación deben comprometer su ejecución en dependencia del titular, y no depender de voluntades de colaboración u organización de personas o entidades externas al proyecto.

    Incluso dada la alta frecuencia y congregación de ejemplares que hemos señalado para el área, el planteamiento de la detención de aerogeneradores podría ser permanente en horario diurno.

    Ante los nuevos estudios y/o rediseño operacional que deberá ejecutar el titular para determinar la significancia de su impacto, en las sucesivas presentaciones de su proyecto, deberá replantear Medidas de Mitigación concretas, al alcance de su dependencia y que permitan abordar y minimizar en forma efectiva, certera y cuantificable, los impactos significativos que determine.

    2) En complemento a la observación anterior, respecto de la medida de mitigación “Determinación de áreas de riesgo (MM-FT.02)”, su planteamiento incurre en varios errores dada la dinámica ecológica del Cóndor y las características de la actividad ganadera trashumante:
     
    Que el ganado se concentre en las vegas no implica que en las vegas se concentre la carroña. De hecho, las carroñas suelen ser frecuentes en fondos de quebradas, como consecuencia de accidentes. Además, la presencia de vegas no es un predictor adecuado para suponer presencia de cóndores, como lo son las altas pendientes por ejemplo (Pavez 2012) y las vegas suelen estar en terrenos de escasa pendiente.
     
    Establecer una circunferencia con radio 324 está totalmente subestimado, considerando los patrones de uso del espacio que hace el cóndor.
    La presencia de cóndores en el área no se puede vincular sólo a la presencia de ganado. De hecho, el área es usada por los cóndores principalmente como zona de remonte y tránsito.
     
    Considerando las escalas espaciales en las que opera el cóndor, su presencia en el área del proyecto, como área principalmente de remonte y tránsito (como lo señala la propia línea base), está determinada por la dinámica de presencia/ausencia de carroñas en una amplia zona a nivel regional, no a nivel local.
     
    Como indicador de cumplimiento de la medida se plantea: “tomar registros fotográficos de la instalación de la señalética en los aerogeneradores que presentan áreas de riesgo y áreas de vigilancia, además de las charlas de capacitación a los operarios y de información a los ganaderos”, un indicador que no garantiza en lo absoluto el cumplimiento del objetivo de la medida.
     
    3)  En complemento a la observación anterior, respecto de la medida de mitigación “Programa de monitoreo de la ganadería y el cóndor (MM-FT.03)”, su planteamiento nuevamente incurre en varios errores dada la dinámica ecológica del Cóndor y las características de la actividad ganadera trashumante:
     
    La presencia de cóndores en el área del proyecto no está determinada por el manejo ganadero particular que se haga en el sitio, sino que está influida principalmente por: a) la presencia de vientos y corrientes térmicas (así está dicho en la LB), lo que determina su uso como área de remonte y tránsito, y b) por la actividad ganadera en una amplia escala espacial regional, lo que no es manejable por el proyecto.
     
    Una medida y su efectividad no puede depender de una “relación colaborativa” con terceros, como plantea el titular, especialmente si se trata de una actividad como la ganadería extensiva, que está descrita como muy precaria en términos de utilidad económica y que por lo mismo usa la mínima supervisión posible por parte de los ganaderos.
    Se señala un Plan de acción en caso de registrar Cóndores en áreas de riesgo, sin embargo, en los hechos la presencia de Cóndores en la zona es permanente.
     
    El establecimiento de cuadrillas de vigilancia que evalúen situaciones, riesgos y acciones, como por ejemplo la detención de algún aerogenerador, es una medida de escasa utilidad considerando la extensión del área, el número de aerogeneradores y la alta frecuencia y velocidad de la dinámica de movimientos de cóndores en el área. Dados los resultados de la línea base y los antecedentes que manejamos, el tránsito de cóndores y sus riesgos asociados serán permanentes durante el día y de desarrollo rápido, con baja posibilidad de detección y menor posibilidad de acción.
     
    Se propone el retiro de animales muertos desde las proximidades de los aerogeneradores y su disposición a distancias de 1 km, distancia escasa pensando en las escalas espaciales a las que operan los vuelos de los cóndores.
     
    No es operativamente factible plantear el retiro del cadáver de un animal, por ejemplo, de 400-500 kg, desde un fondo de quebrada, en una breve cantidad de tiempo que no genere sobrevuelo de Cóndores.
     
    Como indicador de cumplimiento se plantea realizar un informe anual de la ejecución del programa, un indicador que no garantiza en lo absoluto el cumplimiento del objetivo de la medida.
     
    4) El titular propone como Medida de Compensación ejecutar un “Seguimiento para el estudio del cóndor Andino (MC-FT.01)”. Sírvase aclarar, de qué manera o a través de que metodología ha calculado o estimado que esta Medida Compensatoria produciría o generaría un efecto positivo equivalente al efecto adverso potencial identificado, para ser calificada como tal. Entendiéndose que aplicó entonces parámetros medibles o contaría con evidencia cuantitativa del daño o efecto adverso que su proyecto generará, y que este no puede ser mitigado o reparado. El artículo 100 del Reglamento del SEIA señala que la finalidad de las medidas de compensación es: “producir o generar un efecto positivo alternativo y equivalente a un efecto adverso identificado, que no sea posible mitigar o reparar”, siendo, por lo tanto, copulativo, estableciendo dos condicionantes en la determinación de una Medida de Compensación, por un lado, producir un Efecto Positivo y por el otro, Equivalente.
     
    La generación de información, siendo sin duda valiosa y necesaria, no repara, mitiga ni compensa impactos significativos sobre la fauna nativa. Una actividad cuyo objetivo es generar información, no puede ser planteada como medida de compensación frente al impacto por mortalidad de cóndores (véase la Guía para la compensación de Biodiversidad en el SEIA).

Compromisos ambientales voluntarios
  • En relación a la observación N°4 a la Línea de Base, señalara que el titular propone como Compromiso Ambiental Voluntario la ejecución de una “Perturbación a los individuos de fauna de baja movilidad FT.CO.03”. La ejecución de esta medida carece de efectividad si se ejecutará solamente en las áreas donde habrá intervención directa de la superficie del suelo para construcción (Emplazamiento de caminos, aerogeneradores u otra infraestructura), ya que no está considerando en su estudio, el potencial impacto generado como disrruptor fisiológico por la instalación y operación de los aerogeneradores, el cual tendrá un alcance lógicamente muy superior sobre el territorio. Las medidas de mitigación, compensación o compromisos voluntarios, quedaran supeditadas a los resultados de nuevos estudios que permitan dimensionar estos impactos.

Sin otro particular, saluda atentamente a usted,

 



Luis Claudio Marcelo Rodríguez Fuentes
Director
SAG, Región del Libertador General Bernardo O'Higgins


PSO/ISA

C/c:

  • Archivo

Firmas Electrónicas:

El documento original está disponible en la siguiente dirección url: https://infofirma.sea.gob.cl/DocumentosSEA/MostrarDocumento?docId=c0/96/65a9750f406d5b5796b68707950f60252073


VER INFORMACIóN FIRMA DESCARGAR XML IMPRIMIR